miércoles, 7 de agosto de 2019

Elbow vuelven con "Dexter & Sinister"


Ya no reconozco a Jesús.

Así de desesperanzado comienza el retrato pesimista que traza Guy Garvey, del ahora cuarteto Elbow, en su primer anticipo de lo que será su octavo disco, "Giants of all sizes" (Gigantes de todos los tamaños) que se publicará el 11 de Octubre, de nuevo bajo el sello Polydor.
Sólo dos años después de su último trabajo, "Little fictions", los Elbow demuestran seguir en la brecha, hincando "el codo", para que su público no les extrañe. 

"Dexter & Sinister" son dos canciones en una adheridas y extendidas durante casi siete minutos.
A los que les seguimos desde los comienzos, comprobamos que han repartido "a diestro y siniestro" sus influencias en este poco comercial single de adelanto entre los tres primeros discos de la banda (los que grabaron pre-The Seldom seen kid, su más exitoso trabajo).

"Asleep in the back", su debut, también retorcía y transformaba las canciones, como sucede aquí, sorprendiendo al oyente con los volantazos. "Cast of thousands" seguía ensuciando las instrumentaciones y "Leaders of the free world" era una manifiesto contra la política actual, lleno de críticas y acusaciones.

Hacía tiempo que no disfrutábamos de un tema tan perturbador y fuerte en su sonido como primer single de Elbow desde que editaron "Grounds for divorce", aunque la cándida y su mayor éxito hasta la fecha "One day like this" amansara las fieras que llevan dentro marcándoles el camino a seguir en las próximas entregas.

Ahora que ya nada tienen que demostrar en su Gran Bretaña natal, donde triunfan sobradamente (y fuera de estas fronteras poca trascendencia han tenido, por desgracia), vuelven apuntando con su codo a los sonidos con los que disfrutaban antes de que sus discos se colaran en las primeras posiciones de ventas.
Una decisión arriesgada, pero necesaria creativamente.

"Dexter & Sinister" hay que analizarla en sus dos partes.
La primera comienza al galope de unas brumosas guitarras que trotan sobre unos bajos que remontan al blues, en un tono desesperante que analiza con la ironía marca de la casa sobre uno de los temas que más preocupan a los británicos en estos días: el Brexit.

En palabras de Guy, la canción trata sobre sus sentimientos sobre el Brexit, esa enorme incógnita desconcertante que les acecha sobre su futuro, así como la pérdida de la familia y amigos y el sentido general de desafección que podemos sentir en generan alrededor de todos nosotros en estos momentos.

Por eso debe ser que ha perdido toda su fe en la humanidad.

El tono del mensaje no podía ser otro que pesadumbroso. Ni la derecha ni la izquierda pretenden resolver esta incertidumbre que asola a los ciudadanos, que "miran fijamente con ojos de Eastwood al horizonte". Se debate entre una decisión suicida, donde los hombres que ya están muertos van al mar a seguir muriendo, y un encallado archipiélago que se aleja de la luz.

El groso del texto lo encontramos en esta primera parte, sin un estribillo claro (sólo una bajada de tono) y la ausencia de ganchos evidentes, requiere de varias escuchas para sentirse atrapado que convierten a la canción en un valiente adelanto. 

Sabemos de la reticencia del público de juntar política con música (las canciones "deben ser de amor"), y Elbow eso lo saben, por eso Guy ha sido lo suficientemente inteligente como para aplicar metáforas lo justamente difusas como para no señalar ni a un lado ni al otro.

Después, en la explosión a lo jam session de la segunda parte, donde Jesca Hoop participa poniendo su voz sin líneas, como si fueran cánticos agónicos, mientras la música se expande, encontramos el resultado de las decisiones, la redención. Puede ser luminoso, puede ser catastrófico, todo depende de hacia qué lado de tu cerebro te evadas, si al diestro o al siniestro.

NOTA: 9/10

Os dejo el video lyric de la canción. Repetimos, no hagáis valoraciones antes de darle dos o tres escuchas:








No hay comentarios:

Tones and I - La canción que no permite que Dua Lipa sea número 1

¿Pero quién o quiénes son los tales "Tones and I" que con esa canción, "Dance monkey", no permiten que el trallazo nu...