jueves, 31 de octubre de 2019

Cuatro grandes se disputan el #1 en el Reino Unido



Mañana salen los datos de la semana de los discos más vendidos en el Reino Unido. Cuatro grandes pesos de la música compiten por hacerse con el puesto más alto en una lucha que hace mucho tiempo que no veíamos.  
Rick Astley, James Blunt, Kanye West y Stereophonics quieren volver a situar sus nuevos trabajos en lo más alto, y saben que si no lo consiguen la primera semana, ya no lo van lograr, pues son trabajos de fuerte tirada inicial, sobre todo por la cantidad de seguidores que arrastran, y que suelen desinflarse en las semanas posteriores por el fondo de las listas.
Para un artista, hay una diferencia enorme entre un #1 y #2. Es algo como "ser recordado para la posteridad" y poder colocar la pegatina de "el álbum número 1" o "ser relegado al olvido", porque nadie le da importancia a un disco en segundo, tercer o cuarto puesto.

Los galeses Stereophonics, según los datos de los midweeks, van ganando la partida. "Kind" sería el séptimo #1 de la banda. A pesar de ser uno de los trabajos aparentemente más flojos del grupo, en el Reino Unido los chicos de Kelly Jones tienen una cantidad de fans admirable, que les han sido fieles con el transcurso del tiempo, mientras que Stereophonics por su parte han sido fieles a su sonido de siempre. Ya dimos cuenta del anuncio de este disco en su día aquí.
Su anterior trabajo, "Scream above the cosmos", se tuvo que conformar con el #2 lugar y si otro lanzamiento más fuerte se hubiera dado esta semana, pensemos en una Lana del Rey o un Liam Gallagher, es muy probable que tampoco lo hubieran alcanzado esta semana.


Para Rick Astley, después del #6 que obtuvo "Beautiful life", un reconocimiento en segunda plaza para su compilación de éxitos, "The best of me", que es lo que pronostican los midweeks, sería todo un triunfo, pero podemos ser más ambiciosos (y avariciosos) ya que debe andar muy cerca en número de copias para superar a los Stereophonics y se podría dar la campanada en los resultados finales. La campaña de promoción que ha hecho el inglés ha sido incansable, y además, su recopilatorio es el perfecto regalo intergeneracional, tanto para padres como hijos. Su nuevo éxito, "Every one of us", también está teniendo bastante repercusión en las plataformas de streaming y en las radios británicas. Como hablamos aquí, se trata de un doble disco que incluye versiones reimaginadas con arreglos simplistas de sus mayores éxitos (además de las originales), aliciente éste para quien ya tenga todos sus discos y no quiera gastar en algo que ya tiene.


James Blunt y su "Once upon a mind" se desmarca de la carrera oficial, a no ser que la cantidad de singles que ha lanzado en tropel esta última semana hayan causado mella en sus oyentes y se hayan volcado a comprarlo. En Amazon su disco estaba en preventa firmado, sin alterar el precio, lo que ayuda mucho a conseguir un buen puesto inicial (admitámoslo, el de Rick también), así que este #3 si lo comparamos con lo que fue el anterior, "The afterlove", que se quedó en el #6 es una buena clasificación para él. Por lo menos sigue presente en los consumidores británicos, no como el pobre Mika, cuyo último disco fue un desastre total que no queremos ni recordar. Aunque "Cold", el primer single, ganara con las escuchas, otros temas eran realmente irritantes ("Champions" es francamente odiosa).


"Jesus is King" de Kanye West triunfará en USA, pero a este lado del charco no es tan bien recibido. Será por su temática religiosa, será por la manía que se le está cogiendo a Kanye por su acercamiento y casi apareamiento con Trump, será que ya no tiene el mismo tirón... El rapero es el que más podría atraer al público joven de los 4 en el top, y aún así, no parece que vaya a superar a los otros tres, que son autoctónos y bien queridos, aunque también es probable que es el que mejor vaya a resentirse del desinflamiento de la segunda semana en ventas.


No sólo tendremos estas cuatro grandes novedades en listas. Rex Orange County y su debut "Pony", se espera en el #5, la versión cinematográfica de las canciones de "Western stars", lo último de Bruce Springsteen, puede caer en el #9, Editors y su primer recopilatorio, "Black gold", en el #10, el nuevo disco de Cigarretes After Sex se puede colar en el top20 o el EP de Shakespears Sisters por el top 30.
También cabe destacar la edición aniversario del primer trabajo de White Lies, "To lose my life", que podría aparecer en el top40.


Emoción al máximo en las listas de ventas de esta semana, y sólo uno se llevará el codiciado gong que le pondrá en la historia. Aunque Stereophonics es un grupo que nos gusta, nuestro deseo sería que fuera finalmente Rick Astley el que se llevara el título. Es un gran artista que después de tantísimos años ninguneado, merece seguir disfrutando de esta nueva y hermosa vida (beautiful life) que está disfrutando.


miércoles, 30 de octubre de 2019

INXS (Michael Hutchence) - La gran estrella que nos perdimos


Para Michael Hutchence, el rock&roll era liberación. Expulsar energía, adrenalina, entregarse en cuerpo y alma al público, dejarse la piel en cada nota, retozar por el escenario como un animal que está siendo acechado. Michael era una bestia escénica, como pocos se han visto, y sólo por eso debería haber disfrutado de más reconocimiento desde que tristemente nos dejara hace ya 22 años.

Los que pudieron contemplarle en directo reconocen que parecía un ser de otro mundo; desprendía un aura tan mágica que no se ha visto ni en otros iconos del rock como Bono o Mick Jagger.

Hace pocas semanas se estrenaba en cines de todo el mundo el documental "Mistify" sobre la vida del líder de INXS.
Dirigido por Richard Lowenstein, que fue el director de la mayoría de los clips de la banda, incluye fotografías y videos inéditos hasta la fecha, obtenidos del archivo privado del cantante y del que conservaban amigos, parejas y familia.
Es un retrato fidedigno del carisma que le caracterizaba, de ese ser vulnerable en las distancias cortas y especialmente sensitivo, pero que mostraba furia sobre las tablas, una voz de escalas mayores y una presencia indómita ante los espectadores que se sentían en éxtasis ante él. Así aparece en este documental, que el mes que viene se estrenará en España y que coincidirá con la reedición del famoso concierto de INXS en Wembley del 13 de Julio de 1991, tanto en cines (Ultra HD 4K con Dolby Atmos) como en formato físico (2 CDS o 3 LPS). Una fecha que todos los asistentes guardan como un recuerdo imborrable en sus memorias. Para muchos de los que allí estuvieron, el concierto de sus vidas.

"Live baby live", en directo en Wembley, ya fue publicado en 1992, pero a diferencia de esa versión, esta vez tendremos el concierto íntegro de ese estadio y no las varias actuaciones de la gira que recogían el original, que daban la falsa sensación de tratarse del mismo show.
Hay variaciones en el tracklist, "Original Sin" será sustituida por "Lately", que fue la que tocaron realmente en ese concierto.

Hablar de INXS genera confusión y rabia. No podemos ser tan hipócritas como para decir que gozaran de gran fama toda su carrera y que se mantuvieron en la cresta de la ola hasta el final. Cuando Michael se suicidó en 1997, los últimos discos de los australianos no habían disfrutado de gran repercusión, ni por parte del público ni la crítica. He de admitir que si tengo que elegir una sóla pieza de todo su repertorio, mi elección iría para "The gift", y ésta es una canción de su penúltimo disco (no hablamos de la reconversión de INXS años después con nuevo cantante). Por eso, pienso que estos juicios a sus últimas obras son completamente injustos.


Es interesante conocer un poco más de la errática personalidad de Michael, así como lo cuentan en el documental, y saber cómo pudo afectarle el grave incidente que sufrió en Copenhague en 1992, cuando un taxista le agredió tras negarse a quitarse del camino, acabando Michael con una fractura de cráneo, perdiendo el sentido del olfato y casi todo el gusto. Esto sumió al cantante en una grave depresión que según dicen, no se llegó a recuperar del todo. En las sesiones de "Full moon, dirty hearts", los compañeros de la banda comentaron que fueron amenazados con un cuchillo por Michael en repetidas ocasiones. Las secuelas de un daño irreparable. Quién sabe si esta desesperación por recuperar parte de sus facultades, de esas sensaciones vitales, fue lo que acabara con su vida.

La historia podría haber sido muy distinta de tener todavía a ese "ser mágico", como algunos le tildaban, que era Michael Hutchence. Puede que si más noches como la de Wembley se hubieran repetido durante muchos años, hoy estaríamos hablando de la mayor estrella del rock de la historia. No hay nadie que se haya acercado tanto como él para hacerse con este título, y nadie parece que quiera reconocer lo enorme que era.

Michael sigue viviendo, cariño, sigue viviendo (live baby live).



Live Baby Live: Wembley Stadium 

2CD set

CD1
Guns in the Sky
New Sensation
I Send a Message
The Stairs
Know the Difference
Disappear
By My Side
Hear That Sound
Lately
The Loved One
Wild Life

CD2
Mystify
Bitter Tears
Suicide Blonde
What You Need
Kick
Need You Tonight
Mediate
Never Tear Us Apart
Who Pays the Price
Devil Inside





martes, 29 de octubre de 2019

Milli Vanilli - La historia de un escándalo que acabó en tragedia

Milli Vanilli, o Rob & Fab, muy masculinos ellos

"Como músicos, tenemos más talento que Bob Dylan", decía Rob Pilatus (a la derecha en la foto) de Milli Vanilli - un nombre ridículo más apropiado para unas galletas o un juguete que para una formación musical - en una entrevista en 1990.
Junto a su compañero Fabrice Morvan, se acababan de llevar a casa un Grammy al Mejor Nuevo Artista justo la semana anterior. Su álbum de 1989, "Girl, you know it's true" - irónico título donde los haya - había despachado 10 millones de copias en todo el mundo, con tres singles en el número 1 de USA.

Antes de la fama, Pilatus, bailarín de origen germano-americano y Morvan, gimnasta francés, eran amigos de salir por clubs en Munich, cuando el productor Frank Farian les contrató en 1988.
En principio, los dos mocetones de buena percha iban a hacer mímica para el video de "Girl, you know it's true" y su colaboración se iba a limitar a eso, pero fueron tan satisfactorios los resultados y se les daba tan bien eso del playback que los planes iniciales del productor y los verdaderos artistas dieron un giro inesperado, que resultó ser de lo más arriesgado. Era una bomba de relojería que en cualquier momento podía estallar.
Detrás se encontraban unos músicos menos fotogénicos de nombre John Davis, Brad Howell y el rapero Charles Shaw.

Los verdaderos Milli Vanilli. Cinco en el lugar de dos.

El éxito y la fama fueron inmediatos. Sus canciones sonaban por todas partes, las niñas de todo el mundo decoraban sus dormitorios con sus posters, llevaban en las carpetas sus fotos... todas se habían vuelto locas por estos dos apuestos chicos con los que tenían tórridos sueños. Para colofón, los Grammy se rindieron ante sus logros otorgándoles un premio que, una vez descubierto el pastel, les tuvieron que quitar.

No les cojáis mucho cariño a los premios, que os van a durar poco


La fecha clave del declive fue el 21 de Julio de 1989. Milli Vanilli estaban actuando en un parque de Connecticut, durante un tour de verano de la MTV, cuando la grabación de fondo empezó a saltar, dejándoles en evidencia al ver todo el mundo que estaban cantando en playback. Esto no sería raro en los tiempos actuales, pues son muchos y muchas los que recurren a este método en sus conciertos. Pero los rumores empezaron a correr. Había voces que aseguraban que no sólo no cantaban en las actuaciones, sino que ni siquiera eran ellos los que ponían sus voces en el disco.


Era tal la insistencia y rotundidad de las afirmaciones que les señalaban, que Farian, el productor tuvo que admitir la verdad allá por Noviembre de 1990.
El efecto inmediato fue despojarles del Grammy, hecho sin precedentes en la historia de la música, y que su compañía discográfica, Arista, eliminara de forma permanente su disco.

Aunque la pareja admitió entonces sentirse liberados, las consecuencias fueron graves. Rob & Fab, bajo ese apelativo, lanzaron un único disco con sus auténticas voces que fue todo un fracaso, y los verdaderos Milli Vanilli, reconvertidos en quinteto, también fallaron en su intento de continuar con el éxito.

Rob& Fab, quitaos la camiseta que venderéis más discos así

Para los escándalos por fraude, lo mejor es tomarse los problemas con humor. Y eso fue su intención protagonizando un anuncio de chicles sin azúcar en las que el locutor preguntaba "¿Cuánto dura el sabor de estos chicles?", y acababa diciendo, "Hasta que estos chicos aprendar a cantar por sí mismos". Aquí podéis ver el anuncio. No tiene desperdicio.


Pilatus fue el que peor llevó el asunto. El 30 de Noviembre de 1991 telefoneó a Los Angeles Times amenazando con suicidarse. Pilatus estaba tomando antidepresivos de forma abusiva cuando la policía le encontró en su habitación de hotel atado a una de sus muñecas y colgando del balcón de un noveno piso. Mientras que Fabrice se tomaba el asunto con otro humor, Rob eligió la autodestrucción.
Sumido en la desesperación

En Diciembre de 1995 agredió a un conocido con una lámpara de metal; el Enero siguiente cometió actos vandálicos en la casa de un hombre que decía le habia acusado de robarle; al otro mes intentó robar un coche y el dueño le atizó con un bate de béisbol... entraba y salía de la cárcel continuamente, no cesaba su adicción a las drogas.

Pilatus en 1996



El 2 de Abril de 1998, Pilatus se presentó en el estudio de Farian, intoxicado y convulsionado, según declaraciones de éste. Esa misma noche fue encontrado muerto por una sobredosis de pastillas y alcohol en un hotel en Fráncfort (Alemania).

Fabrice Morvan ha continuado su carrera más allá del varapalo que supuso en todos los sentidos destapar el fraude. Hasta intentó rescatar el proyecto Milli Vanilli junto a John Davis (en la foto de abajo), uno de los cantantes originales, pasando por varios programas de televisión, pero sin más reconocimiento que el anecdótico.


En el 2015 actuaron en un programa alemán cantando un medley de los éxitos de MV:


A nivel psicológico, la afectación que tuvieron que soportar por el escándalo tuvo que ser impresionante. Es algo que te marca de por vida, te destroza y por más que intentas superarlo, la marca que te deja no la puedes borrar. Ellos fueron parte de un entramado para crear una formación musical de éxito basado en su imagen explosiva, la cara visible de un negocio que seguro lucró a muchos intervenientes, y precisamente por su visibilidad y su falta de credibilidad, fue tanta la afectación en lo personal, que Rob Pilatus no pudo soportarlo. La impresión de Fabrice es otra, para él, "Milli Vanilli no fue una desgracia, la única desgracia es cómo Rob murió, completamente en soledad".

Fabrice Morvan en la actualidad


Nos despedimos con "Girl, you know it's true", que fue su canción más famosa.
Casi 50 millones de reproducciones tiene este video en YouTube.
No, no era verdad.


lunes, 28 de octubre de 2019

Fanfarlo - Reservoir - Crítica de su disco debut




1. I'm A Pilot
2. Ghosts
3. Luna
4. Comets
5. Fire Escape
6. The Walls Are Coming Down
7. Drowning Men
8. If It Is Growing
9. "Harold T. Wilkins, Or How To Wait For A Very Long Time"
10. Finish Line
11. Good Morning Midnight 


London-based acoustic pop debutants think big.

3 *** / 5

Five-piece Fanfarlo make the sort of warm, trumpet-assisted indie that will leave bookish misfits and record shop employees hopelessly smitten. But though the influence of Belle & Sebastian is writ large here, the band’s ambitions extend beyond acoustic pop. “The walls are coming down” recalls the beer cellar sing-alongs of Beirut, while elsewhere they build tracks into Sufjan Stevens-aping mini-epics, complete with different sections and multi-instrumental crescendos. At times this means overloading slight ideas, but when they get it right, as on the glorious “Finish Line”, the results are irresistible.

Download: Comets // The walls are coming down // Finish line

(Q Magazine - November 2009)



Los debutantes Fanfarlo, procedentes de Londres, piensan grande en su pop acústico.

El quinteto Fanfarlo provoca la clase de calidez, ese indie asistido por trompetas que dejará a los inadaptados ratones de biblioteca y a los empleados de tiendas de disco desesperanzadamente afectados. Pero a pesar de la patente influencia de Belle & Sebastian aquí, las ambiciones de la banda se extiende más allá del pop acústico.
“The walls are coming down” recuerda las canciones de bodega de cerveza de Beirut, mientras que por el resto construyen tracks en la similitud de las mini-épicas de Sufjan Stevens, completadas con diferentes secciones y crescendos multi-instrumentales. A veces, esto significa sobrecargar ideas livianas, pero cuando aciertan, como en la gloriosa “Finish line”, los resultados son irresistibles.
 


Tones and I - La canción que no permite que Dua Lipa sea número 1

¿Pero quién o quiénes son los tales "Tones and I" que con esa canción, "Dance monkey", no permiten que el trallazo nu...