miércoles, 31 de julio de 2019

Madonna - Despejando la X de Madame X



“Madame X” plantea una incógnita ya desde su título, y es que el catorceavo disco de Madonna no es un disco más en su carrera, porque de nuevo es ella la que impone las normas y marca tendencias, haciendo caso omiso de las modas y emprendiendo otra vuelta de tuerca a una carrera llena de vaivenes. 

Es un trabajo de lenta digestión, que requiere varias escuchas pues son muchos los matices que esconde. Cuando se publicó, saltaron voces que pronto valoraron el disco negativamente, y realmente admiro a quienes se creen con la capacidad suficiente para llegar a determinadas conclusiones sobre un trabajo tan complejo como es “Madame X”. 

A mí me ha costado despejar la incógnita, y todavía hoy, con las escuchas, sigo hallando nuevos matices que me hacen apreciar más la calidad de este trabajo, que de primeras me dejó indiferente, porque no encontraba cohesión en sus temas, porque me parecía un batiburrillo de estilos, de flechas lanzadas en todas las direcciones sin llegar a acertar de pleno. 

No había temazos claros, singles que saltaran a la vista. Las canciones más inmediatas, como podían ser “Crave” o “I rise” ya se habían publicado semanas antes de que el disco saliera a la venta, y el resto se me hacía extraño, la X se me antojaba indescifrable. 

Veníamos de un álbum como “Rebel heart” en donde primaban canciones más inmediatas y fáciles de consumir, y de nuevo, la Madonna más ambigua, más ambiciosa, volvía a las andadas con un producto no apto para el público impaciente del 2019. 

Desde “Hard candy”, se ha dejado llevar por los productores de moda, sumándose a unas tendencias que practicaban otras quizás con más acierto que ella, y no ha sido hasta este “Madame X” que podemos afirmar que de nuevo, se ha sacado de la manga un producto insólito que aunque bebe de innumerables fuentes, consigue, sobre todo en sus temas más arriesgados (“Dark ballet”, “God control”) que nos rindamos ante esa Madonna a la que le gustaba descubrir sonidos nuevos y plasmarlos en sus grabaciones. 

El problema es que no todo son aciertos, y suprimido el factor hit, que no será porque lo haya intentado, porque “Crave” es una canción que si la hubiera sacado Ariana Grande o Beyoncé,  hubiera sido un éxito mundial,  se torna muy complicado que Madonna vuelva a las listas de éxitos que tan fea e inmerecidamente la han ninguneado en esta era. 

A pesar de estar ante la Madonna más generosa de los últimos años, con nada más y nada menos que seis sencillos extraídos de su disco hasta la fecha, y sus respectivos videoclips, con una estética impresionante, una muy buena campaña de publicidad que incluyó la para muchos desastrosa actuación en Eurovisión (toda publicidad, aunque sea negativa, viene bien), su disco no ha cuajado en el público, por lo menos más allá del ámbito fanático, y así se ha constatado en su desplome fulminante en los charts mundiales. 

Puede que a Madonna a estas alturas no quiera tener en consideración los resultados de las ventas, pero hemos de ser realistas cuando pensamos que a todos los artistas este factor le resulta determinante, porque supone aceptación, y quien diga lo contrario es que se quiere consolar en el naufragio. 

Yo que viví de pleno la era “Ray of light”, encuentro muchas similitudes en ambas épocas. Estábamos ante una artista que rompía con todo lo anterior para ofrecernos un producto nuevo. Con “Ray of light” me pasaba algo muy parecido a “Madame X”, las canciones se me hacían extrañas, apáticas. Todavía recuerdo mi cara de estupor cuando escuché por primera vez "Drowned world". 
No fue hasta que le dí varias oportunidades, escudándome en los pocos ganchos que encontraba, que aprendí a apreciar en su conjunto el trabajo y a querer de nuevo a una Madonna que parecía desesperada en sus reinvenciones para atraer al público.

Con aquel disco, de la mano de William Orbit, lo consiguió, un espectacular primer single como “Frozen” la devolvió al pódium y marcó un punto y aparte en su carrera. 

Eran otros tiempos, y ahora el reloj ha jugado en su contra. Puede ser que sea demasiado mayor para ser un icono pop, que yo personalmente no lo entiendo así, pero parece ser que tanto apelativo despectivo hacia “la vieja” haga que muchos lo crean, o puede ser que tanto trabajo menor que precede a este disco, como el fallido “MDNA” o el poco ambicioso “Rebel Heart” hayan causado mella en su público, pero lo cierto es que “Madame X” se merecía mejor suerte porque estamos ante uno de los trabajos más elaborados y fructíferos de la diva. 

No se merece ninguno de los reproches que le han llegado. Ni por su edad, huelga decir una obviedad como que todos nos hacemos viejos, ni por su falta de osadía.
A mí me duele en el alma leer tanto calificativo insultante hacia su persona, como que se debería retirar o que está muy mayor para lo que hace. No somos nadie para decirle a una artista cuándo debe detenerse, ella todavía considera que tiene muchas cosas que decir y material que entregarnos, y mientras haya una sola persona en el mundo que quiera escuchar lo que tienes que decir, no debe rendirse. 

Preferiría, pero esto es mucho pedir, que la gente que no se muestra misericordiosa con ella, y menos respetuosa, mirara para otro lado y permitiera que cada uno haga lo que le viene en gana, pero somos tan insolentes y maleducados que apoyados en el anonimato que nos ofrece Internet, soltamos burradas buscando el daño más gratuito.

Una artista tan legendaria como Madonna, que ha demostrado tanto en décadas de carrera, a ver quién puede decir lo mismo, mínimo se merece un respeto, y si no tienes nada bueno que decir, quizás será mejor que no lo digas, por educación, más que nada. 

Pero esto son tribulaciones que no llevan a ningún sitio, y el mundo es como es, por lo que las voces discordantes van a seguir gritando, y artistas como Madonna, se harán más fuertes ante la adversidad y nunca tirarán la toalla. Como dice en su track final, “I rise”, se alzará una y otra vez por encima de todos.

Realmente quería escribir una breve introducción para anunciar que desde aquí, a partir de la semana que viene iré despedazando la X de Madame X, canción por canción, avisando que habrá suspensos y notas altas, porque en conjunto, anticipo, no creo que “Madame X” funcione, por mucho que ella haya puesto su empeño en encontrar sentido a la secuenciación de las canciones. No todo tiene cabida ni queda resuelto en este disco. Hay carencias graves (la falta de un hit claro) y aciertos arriesgados (vivir una temporada en Portugal es lo mejor que le podría haber pasado, por lo menos de cara al material entregado).

No voy a seguir el orden del disco, lo voy a desordenar, empezaré a hablar aleatoriamente de las canciones, según me vaya apeteciendo, porque cada una de estas piezas requiere una atención precisa intentando abandonar el conjunto. 

Espero vuestros comentarios, siempre desde el respeto, y cualquier aportación será bienvenida.

martes, 30 de julio de 2019

Tears for Fears - El mundo sigue estando loco



Cuando Roland Orzabal tenía 18 años no quería salir de la cama.
Su padre había participado en la Segunda Guerra Mundial, le habían dado electroshock, sufría ansiedad continua y lo descargaba abusando de su madre.
Desencadenó una depresión aguda en el adolescente Roland, que veía como el mundo se tambaleaba, se volvía loco, incoherente, desesperante.

"The hurting", el disco debut de Tears for Fears, realmente es un disco hiriente. Las canciones que escribieron Roland, en su mayoría solo, y Curt, no eran propias de unos chavales de su edad. Menos propias serían en estos tiempos en que la mayor preocupación que parecen tener los adolescentes es que no se caiga el Wifi de su casa.

Roland y Curt pertenecían a familias que habían sufrido, y sumaron sus angustias en canciones catárticas en las que despacharon sus horrores más personales.

Apasionados de la psicología, y especialmente de la obra de Arthur Janov, encontraron inspiración en sus líneas para trazar lo que sería el génesis de "Mad world", una canción que ha envejecido fenomenalmente porque sigue hablando de un tema candente, porque según palabras de Roland, lo que él llama "menopausia adolescente" sigue produciéndose. Esa sensación que se produce cuando abandonas la infancia, tus hormonas están revolucionadas y parece que vas a caer por un acantilado, pero te sobrepones buscando fuerzas de donde no las hay.

Año 1980. Un todavía desconocido Roland Orzabal sintoniza Radio 1 y suena "Girls on film" de Duran Duran y decide hacer una composición con la misma efectividad que aquella canción. Sólo tiene una guitarra, y así empieza a trazar los primeros compases de "Mad world", que por lo que dice, sonaba fatal en este formato, y con su voz.




Hablaron con un conocido suyo, Ian Stanley, que tenía una enorme casa y le gustaba tocar los teclados. Ian terminó siendo parte de la banda en los inicios, y después fue un reputado productor con el que han trabajado artistas de renombre como Tori Amos o The Human League.

Ian contaba además con un programador de batería y así, entre los tres, grabaron la primera demo todavía con Roland al micrófono. Pero no le convencía en absoluto el resultado.


Al esbozar las ideas que dieron lugar al texto, Roland recuerda una banda llamada "Darek I love you" que cantaba algo sobre el mundo, que se ha vuelto loco. Arthur Janov volvió a darles más inspiración, como si no hubiera sido suficiente con el nombre del grupo, y su concepto de que las pesadillas son buenas porque ayudan a liberar la tensión. De ahí salió la línea "The dreams in which I'm dying are the best I've ever had".

Para la versión final, Roland cedió el testigo a Curt, cansado de escucharse, y rápidamente vieron que en la voz de Curt, "Mad world" sonaba mucho mejor, más melancólica y oscura. 

Polygram, la discográfica con la que ficharon, no estaba de acuerdo en que "Mad world" fuera una Cara B, porque para ellos era demasiado buena, y querían que formara parte del disco y que incluso fuera uno de los primeros sencillos.
Roland y Curt no lo veían así, pensaban que era demasiado oscura, personal y retorcida, y cedieron hasta que "Mad world" fue presentada como tercer single de "The Hurting".

En el video que rodaron, a Roland le pidieron que ese baile algo raro que hacía en el estudio cuando tocaban "Mad world", lo personarizara en el clip, ya que si Curt iba a cantar, él no tenía nada que hacer, así que estaría bien que saliera al menos haciendo algo....


La canción fue un gran éxito en el Reino Unido, alcanzando el #3 en la lista de sencillos, y se ha convertido en su tema fetiche, al margen de shouts y everybodywantstoruletheworlds.

Culpa de ello la tiene Roland, encargado de la banda sonora de la película Donnie Darko (2001). Le pidieron a Gary Jules, un cantante country desconocido hasta entonces, que interpretara una versión a piano, con algún leve toque, casi imperceptible de sintetizador y vocoder, de "Mad world", que cuadraba a la pefección con la alocada y fantástica historia de la película.

Se convirtió en un éxito inesperado siendo el #1 en las Navidades del 2003 en el Reino Unido, posición que ocupó durante tres semanas.
Así "Mad world", en su concepción original y de la mano de Gary Jules, transcendió en el tiempo y pasó a ser un himno intergeneracional para aquellos que no acaban de comprender el mundo ( y reconozco que yo, con mis casi 40 años, todavía no lo entiendo).





Como curiosidad, mencionamos la última frase de la canción.
En la original podemos escuchar a Curt pronunciando "Halargian world"... pero ¿qué demonios es Halargian?
Pues parece ser que los productores del disco estaban haciendo bromas sobre un planeta imaginario que se llamaba "Halarge" y decidieron, a modo de chiste, mencionarlo al final de la canción.

En la versión de Gary Jules, sin embargo, lo cambiaron a "Enlarging your world" y la mayor parte de las páginas que recogen las lyrics de "Mad world", tienen el texto cambiado.




Dejo también una interesante actuación en el programa Top of the Pops de 1982, a muy buena calidad:




LYRICS:

All around me are familiar faces
Worn out places, worn out faces
Bright and early for their daily races
Going nowhere, going nowhere

Their tears are fillin' up their glasses
No expression, no expression
Hide my head I want to drown my sorrow
No tomorrow, no tomorrow

And I find it kind of funny
I find it kind of sad
The dreams in which I'm dyin'
Are the best I've ever had

I find it hard to tell you
'Cause I find it hard to take
When people run in circles
It's a very, very

Mad world, mad world
Mad world, mad world

Children waitin' for the day they feel good
Happy birthday, happy birthday
Made to feel the way that every child should
Sits and listen, sits and listen

Went to school and I was very nervous
No one knew me, no one knew me
Hello teacher tell me what's my lesson?
Look right through me, look right through me

And I find it kind of funny
I find it kind of sad
The dreams in which I'm dyin'
Are the best I've ever had

I find it hard to tell you
'Cause I find it hard to take
When people run in circles
It's a very, very

Mad world, mad world
Mad world, mad world

And I find it kind of funny
I find it kind of sad
The dreams in which I'm dyin'
Are the best I've ever had

I find it hard to tell you
'Cause I find it hard to take
When people run in circles
It's a very, very

Mad world, mad world
Halargian world
Mad world



lunes, 29 de julio de 2019

Una Playlist de Daniel Radcliffe





En Septiembre del 2010, la revista Q publicó una muy interesante y amplia lista de 1001 canciones para descargar, seleccionadas todas por famosos. Ahí encontramos un referente popular de temas de todas las épocas que han marcado a caras conocidas. 
Repasaremos canciones de estas playlist, algunas de ellas temáticas, por estilos, por décadas, por sellos, y así conocer las piezas musicales que nos pondrían estos famosos de pedirles una canción. 

Daniel Radcliffe empieza esta sección (vendrán muchos más, imaginaos, hasta llegar a las 1001 canciones, y bravo por la redacción por conseguir que no se repitan). 
Parece que el actor famoso por su papel en "Harry Potter" tiene un gusto muy marcado por las canciones con mensajes contundentes, sobre todo de bandas de indie rock alternativo (Weezer, The Libertines, Pavement) junto a infalibles como The Cure, Smashing Pumpkins o Pulp.
Como buen inglés, apunta a su tierra, pero alejado de los convencionalismos que podrían haber supuesto un gusto más a lo britpop de catálogo (Suede, Oasis, Blur... el trío mágico) y alejado de las obviedades, se decanta por una lista más "sucia", más cercana al grunge en algunos cortes, donde las guitarras atronadoras abundan, las melodías marcadas se suceden y sin caer en lo convencional, en el éxito fácil, demuestra un gran conocimiento en estas bandas escogiendo canciones que no fueron los grandes hits de los discos que las contienen.

Lo primero que nos llama la atención de su selección es que, a pesar de que Daniel haya nacido en 1989, estas canciones salieron cuando él era muy pequeño, o incluso antes, por lo que ha debido de ir en sus gustos musicales apartado de las modas, probablemente influenciado por sus padres que son los que le habrían inculcado el gusto en el rock alternativo. 

Reconozco que de todas estas canciones, yo sólo conocía una (y además bastante bien), que es el "Today" de Smashing Pumpkins, que siempre me ha parecido soberbia. Se nota que Butch Vig (Garbage), y productor del "Nevermind" de Nirvana, andaba detrás perfilando su sonido, que ya explotaron y ampliaron en diferentes espectros para sus siguientes trabajos, aunque ya con Flood. 
De las que he ido escuchando, me ha llamado la atención la última (Grandaddy), más melódica, con muchas texturas y capas, e intensa, a pesar de su duración.


PULP - "BABIES" (1994)
Peak: #19 en UK



Extraido de Wikipedia:

Babies follows a simple "teen angst" story-song. The song's protagonist, a teenage boy, spends platonic afternoons in a female friend's room listening to her older sister and the boys she takes to her room and, presumably, has sex with but this is not enough for him and he hides in the elder sister's wardrobe and watches her with David, who works in a local garage. Unable to tell the younger sister, who appears to be the real object of his affections, for fear she will tell her mother the song's narrator listens outside as she proposes sex to a boy named Neve (The song's chorus is a proposal of sex: "I wanna take you home, I wanna give you children...".) Finally he comes "home" to the disappointment that the elder sister has moved out, presumably in an act of nostalgia he re-enters the wardrobe but falls asleep and is found by the elder sister and the two have sex, only to be caught by the younger sister. The song ends with him insisting on the truth of his excuse: "I only went with her 'cos she looks like you."

Jarvis Cocker discussed the song with Will Hodgkinson in the 2009 Sky Arts Jarvis Cocker: Songbook. Cocker described the genesis for the song being when Pulp's drummer Nick Banks played a few mistaken chords on the guitar, leading to some interesting sounds that Cocker then worked into a song.
The Stanhope Road referred to in the song is in the Intake area of Sheffield, four miles south-east of the city centre
 
 
JANIS JOPLIN - "DOWN ON ME"  (1973)
Peak: #42 en UK
 
 

Extraido de Wikipedia:
 
"Down on Me" is a traditional freedom song from the 1920s or earlier that became popular following its remake by Janis Joplin and Big Brother and the Holding Company



THE LIBERTINES - "I GET ALONG"  (2002)



Extraido de Wikipedia:

"I Get Along" is a song by the English rock band The Libertines, originally released as a B-side to their debut single "What a Waster" and later included as a final track on their debut album Up the Bracket. It was also released as a lead song on USA-only 5-track EP, featuring tracks from the band's various single releases.

Import version of the EP charted at number 99 in the UK.



PAVEMENT - "HERE" (1992)



“Here” is one of the few instances of Pavement venturing into ballad territory, and it’s a shame. Not because the song falls short (it’s on this list, after all), but because it suggests what could have been more frequent. The lead guitar acts as a metronome, plucking out a simple and timely melody as Malkmus softly sings about failure. His lyrics are vague, but nonetheless dismal: “I was dressed for success, but success it never comes.” 


THE CURE - "IN BETWEEN DAYS" (1985)
Peak: #15 in UK


Extraido de Wikipedia:
 
"In Between Days" (sometimes listed as "Inbetween Days" or "In-Between Days") is a song by the English rock band The Cure, released in July 1985 as the first single from the band's sixth album The Head on the Door.

The song was an international success, being their first hit song to come off an album rather than a stand-alone single. In the UK, it was the band's ninth chart single and their fourth consecutive Top 20 hit; while in the US it was their first single to reach the Billboard Hot 100, where it peaked at number 99.It was a Top 20 hit in Australia and New Zealand and also charted in several European countries,increasing the popularity of the band.  


WEEZER - "SAY IT AIN'T SO" (1995)
Peak: #37 in UK



"Say It Ain't So" is a song by the American rock band Weezer. It was released as the third and final single from the band's self-titled 1994 debut album.

Written by frontman Rivers Cuomo, the song came to be after he had all the music finished and one line, "Say it ain't so". Cuomo made a connection to an incident in high school where he came home and saw a bottle of beer in the fridge. He believed his mother and father's marriage ended because his father was an alcoholic and this made him fear the marriage between his mother and step-father would end this way as well.

In 2008, Rolling Stone ranked "Say It Ain't So" #72 on "The 100 Greatest Guitar Songs of All Time."Pitchfork Media included the song at number 10 on its Top 200 Tracks of the 90s.

"Say It Ain't So" is a playable track in the video games Rock Band and Rocksmith 2014 in addition to appearing on an episode of Hindsight. 


THE STROKES - "SOMEDAY" (2002)
Peak: #27 in UK



"Someday" is a song by the indie rock band the Strokes, and the third single from Is This It. It peaked at number 17 on the U.S. Alternative Songs chart and at number 27 on the U.K. Singles Chart. It is written in the key of A major. 


THE SMASHING PUMPKINS - "TODAY" (1993)
Peak: #44 in UK
#4 in Alternative US



"Today" is a song by American alternative rock band The Smashing Pumpkins, written by lead vocalist and guitarist Billy Corgan. The song, though seemingly upbeat, contains dark lyrics. Corgan wrote the song about a day in which he was having suicidal thoughts, exemplified by the reference to self-mutilation in the bridge. The contrast between the grim subject matter of the song and the soft instrumental part during the verses, coupled with use of irony in the lyrics, left many listeners unaware of the song's tale of depression and desperation. The song alternates between quiet, dreamy verses and loud choruses with layered, distorted guitar.

"Today" was released in September 1993 as the second single from the band's second album and major label debut, Siamese Dream. Although Corgan opted for "Cherub Rock", the lead single from the album, to be the opening track, "Today" and its follow-up "Disarm" are credited in AllMusic for popularizing the band and "sen[ding] [Siamese Dream] into the stratosphere". "Today" has been generally well received by critics; a Blender article described it as having "achieved a remarkable status as one of the defining songs of its generation, perfectly mirroring the fractured alienation of American youth in the 1990s".


PIXIES - "VELOURIA" (1990) 


"Velouria" is a song by the American alternative rock band Pixies, written and sung by the band's frontman Black Francis. "Velouria" is featured on their album Bossanova, was the first single to be released from it and was the band's first UK Top 40 hit. The song features extensive use of theremin. It featured on the influential 1990 Madchester compilation album Happy Daze. 


GRANDADDY - "He's Simple, He's Dumb, He's the Pilot"
Peak: #82 in UK



Regarding the song's conception and its position as The Sophtware Slump's opening track, Jason Lytle noted: "It was definitely a struggle to get all the three parts to actually sound like they were intended to live together. I usually get into this space where, once the album starts to come together, I start to figure out what's missing or what needs to be added, and I realised that it really needed something like that to set it off in a certain direction. It's just a struggle putting something like that together and making it not sound forced, y’know?"




Tones and I - La canción que no permite que Dua Lipa sea número 1

¿Pero quién o quiénes son los tales "Tones and I" que con esa canción, "Dance monkey", no permiten que el trallazo nu...