miércoles, 20 de abril de 2011

Gloria Estefan - Operación Cher



¿En qué momento Gloria Estefan dejó de ser una artista moderna latina para convertirse en una aburrida señorona? No sabría decirlo con exactitud, lo cierto es que la imagen que hay hoy por hoy de Gloria es muy diferente de la que había en los 90, cuando sacaba discos de baile como "Gloria!", de versiones decentes como el "Hold me, thrill me..." o de temas propios medio acústicos como "Destiny".

El primer punto de inflexión lo podemos encontrar en "Abriendo puertas", su disco de canciones navideñas el cual agradó mayormente a un público demasiado adulto, pero la curva empieza a cerrarse peligrosamente en su tercer disco íntegro en castellano el cual sonaba completamente desfasado e incluía colaboraciones con Celia Cruz, algo que dañó mucho su imagen pública pues se trataba de una colaboración más cercana al territorio Cruz que al de Gloria, y el sector joven no compartía esta ambivalencia. A partir de aquí a Gloria la mirábamos con otros ojos: hablaba incesantemente de sus hijos y sus capacidades musicales (aún por demostrar), de su querido marido productor Emilio, de su "sencilla" vida en Miami, de los tropecientos perros que tiene. Se fue formando una imagen de maruja de revista del corazón que aún no se la ha podido quitar de encima. En lo estrictamente musical nos llegaba con aportaciones aburridas como el "20 millas", no tan enfocadas al mainstream como lo que solía, y de buenas a primera la etiquetaron como dinosauria legendaria en el mismo saco que Joan Manuel Serrat, Chavela Vargas y Raphael. El problema de Gloria es que no era tan mayor para que su público se hubiera reducido al de sus coetáneos, sobre todo cuando su trayectoria había sido más bien global, agradando a varias generaciones.

Esta faceta de señora de su casa la ha perjudicado seriamente, y ella tampoco ha recriminado nunca de serlo, es más, se congratula de ello. Su feliz matrimonio con Emilio es uno de los más longevos y empalagosos de la industria y ella siempre ha sido de dar pocos escándalos, muy correcta y digna. Verla con los pelucones que luce en "Don't let this moment end" es agua pasada, Gloria más cometida se limitaba a lo estrictamente musical en los últimos discos que se atrevía a sacar, cuando representaba un repertorio la mar de aburrido, con muchos años de por medio entre una publicación y otra.

No podemos negar que en la actualidad decir que te gusta Gloria Estefan te mete en la misma categoría que decir que te gusta Massiel o Betty Misiego.

Bien, pues parece que Gloria quiere reinventarse y desempolvarse, dejar de ser la reina de los cassettes para ser la reina del Twitter. Anuncia poco a poco en su cuenta de la página social que está preparando un disco de baile que llevará el original nombre de "Dance", y está trabajando con The Neptunes, productores de Brisni, y con Pharrell Williams, el que produjo el bodrio de "Hard candy" de Madonna, entre otros bodrios. Cuando le preguntan dice que Emilio sigue por ahí, no directamente produciendo pero ahí está. Nos lo imaginamos al pobre hombre llevando mojitos al estudio o sacando a los chuchos a hacer sus necesidades. Luego le pondrán eso sí, como productor ejecutivo. Emilio realizó un trabajo excelente con "Gloria!", produciendo un sonido novedoso y lejos de artificios. Debería intentar repetir esa jugada.

Seguro que The Neptunes hacen muy buen trabajo, de Pharrell no puedo decir lo mismo. Ahora sólo queda ver si Gloria ejecuta un "update" y se atreve con estilismos chulescos como los de su época dorada, o se limita a estar sentada en una silla rodeada de sus dálmatas mientras jóvenes de 16 años bailan a su alrededor. La operación "Believe" de Cher empieza, veremos si a Gloria (que ya debe andar por los 50 o cerca) le aguanta el cuerpo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...