miércoles, 26 de septiembre de 2007


"Long gone before daylight", el penúltimo album de los suecos Cardigans demuestra que a veces en la sencillez está la magia, cuando hay buenas canciones todo lo demás sobra.


Volvieron a dar otra vuelta de tuerca, tras el éxito masivo que obtuvieron con "Gran Turismo", debieron retractarse de sí mismo, ignorar la artificialidad que rezumaba de aquellas composiciones y hurgar en lo más intrínseco de ellos mismos, buscar la pureza de la simpleza.



Desde esa foto casi de familia, con una luz cálida proporcionada por las velas, The Cardigans sentados en una mesa, nos avisan que esta vez los tiros van por otros derroteros, han escogido otra vía, la que ofrecen las melodías del guitarrista Peter Svensson y las letras de Nina Persson. Las fotos del libreto enfatizan esta sensación de encontrarnos con un producto más humilde y cercano.



El disco empieza por la maravillosa "Communication", ambiental, carismático y enternecedor comienzo que mira más allá de las paredes, atraviesa los cuerpos y flota sobre los ríos. Puede resultar demasiado abstracto, pero esta canción desde la primera vez que la escuché, me hace retorcerme en el asiento, sentir empatía con la melancolía que propaga la voz de Nina. "If this is communication, I disconnect", apesumbrada reconoce. "I"ve seen you, I know you but I don"t know how to connect".




En mi vida personal, esta canción significa mucho. Tengo un amigo que por más tiempo que paso con él y por más que intentamos comprendernos, no soy capaz de conectar con él. Hay extractos de la canción que reflejan claramente lo que pienso; "I"m talking and talking but I don"t know how to connect" "I hold a record for being patient".




Si a eso le añadimos el detalle de la primera frase. "For 27 years I"ve been trying to believe and confide in different people I found" (tengo 27 años) pues ya no me puedo sentir más identificado.




El disco adquiere ritmo con la simbólica "You"re the storm", cimiento del disco, que fuera segundo single. Las letras de Nina siguen dejándonos joyas "If you want me I"m your country, If you win me I"m forever" o "I"m an angel bored like hell and you"re a devil meaning well".




Ese cambio rock que anunciaban los medios se deja patente en "A good horse", donde podemos apreciar que la voz de Nina es capaz de reproducir matices que antes no se había atrevido a representar. El suave tono de "Lovefool" suena más agrio que nunca cuando canta "It takes no match to give me a spark".


Seguimos mirando a Bob Dylan, Elvis o Janis Joplin en "And then you kissed me" que junto a "Couldn"t care less" forman un compendio de sistematización emotiva y radicalidad lírica. Dos composiciones sobre el amor, la primera desde fuera y la segunda desde dentro, que se funden en el intermedio. "Love makes you wake up sore with fists that are ready for more" confiesa Nina en la primera y en la segunda reconoce "Your back"s not straight like before, you really shouldn"t carry me no more".




Pues por aquí nos encontramos el fallo del disco, estas dos baladas provocadoras son las canciones más largas del disco, en exceso, dejándonos demasiado relajados para lo que es un disco de The Cardigans y aunque "Please sister" dispara el velocímetro, no podemos quitarnos la idea de habernos quedado aplastados.


Es "Please sister" una épica composición, de las que acaban dejando posos, un estribillo memorable y unas background vocals emocionantes, más una orquesta precisa.


El primer sencillo de este disco fue "For what it"s worth", la canción que dejó a los fans de "My favourite game" con el rostro desencajado. Habíamos pasado de comer una sopa india especiada a un pastel con dos capas de chocolate. No hay mejor cabeza de parrilla que esta canción, porque expresa con corrección lo que es este "Long gone before daylight". Quizás "You"re the storm" como primer sencillo hubiera cambiado la trayectoria del album.


"Lead me into the night" vuelve a tranquilizar la máquina, canción perfecta para la banda sonora de "Grease" o para un disco de Billy Joel, vuelven a introducirnos en una atmósfera apaciguadora acompañados por la ternura de la voz de la Persson.


"Live and learn" es la canción con mayúsculas, la ecuánime afirmación del buen gusto. Interpretación, melodía, letra, sonido… todo es magnánimo en esta canción. "I knew i was right but I learned I was wrong".


"Feathers and down" y "No sleep" dan carpetazo final a un album evocador (el disco de Oh Laura tiene muchas reminiscencias de esta obra) y carismático, que no reconoció el éxito de The Cardigans, pero que les dio una credibilidad que han sabido mantener con el "Super extra gravity" que llegó después.





8,5/10



No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...