martes, 28 de febrero de 2012

Bangles y la canción con la que todos aprendimos inglés



"Eternal flame" de The Bangles fue aquella canción que a muchos nos introdujo en el inglés. Los mayores de 30 años hispanoparlantes probablemente crecieron sin apenas conocer unas palabras de inglés pero sabiéndose al dedillo la letra de este tema escrito por Tom Kelly, Billy Steinberg y Susanna Hoffs.

Es escuchar el primer verso, "Close your eyes, give me your hand..." y la mayoría sabremos cómo continúa el texto, y la interpretaremos emocionados trayéndonos una montaña de recuerdos de cuando la escuchábamos en la radio, nos la habían grabado en un cassette y habíamos apuntado las palabras tan fáciles de captar.

Porque si en algo se caracteriza "Eternal flame" era que cualquiera con un mínimo de oído podía extraer la letra y aprenderla sin complicación alguna.

Es esa canción que se cantaba en pandilla, que nos hacía internacionales, que todos sabíamos pronunciar y que nos había calado hasta lo más profundo de nuestro ser.

Una balada atemporal que levamos en la cartera del pasado.

Cierro los ojos y veo a mi amiga de la infancia Verónica, que no era capaz de decir dos palabras en inglés pero se sabía al dedillo el "Eternal flame", y cómo todos, animados por la sencillez que aparentaba, nos animábamos a memorizarla hasta hacerla algo visceral, vivo aún más de veinte años después.

Si "Eternal flame" suena en una emisora, si por casualidad la escuchamos, todos nos pondremos a cantarla como si fuera ayer que apenas alcanzábamos metro y medio y saldrá fluída de nuestro interior, como si se tratara del abecedario.

Es la llama eterna que jamás morirá y que nos hará despertar ese adolescente que descansa dentro de nosotros y que nos hace sentir más felices.

"I don't wanna lose this feeling"

3 comentarios:

Justo dijo...

Is this burning an eternal flaaaaaaameeee?

Jajajaj, yo la odiaba, y ahora sin embargo me encanta, me emociono y todo cuando la oigo. Me pasa con otras canciones, como la de It must have been loved, de Roxette.

archer dijo...

noooooooooo... esta canción no se puede odiar, es tan entrañable como un oso amoroso, como una canción de Jeanette, como una madre...

Pasan los años y sigue tan fresca como el primer día. Es un tema perenne, jamás decae y siempre entra bien, sea cual sea el momento.

Anónimo dijo...

Hermoso recuerdo de una de las grnades bandas femeninas de los 80's, junto a The Go-Go's.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...