martes, 4 de enero de 2011

OneRepublic - Despertando complacencia



Ryan Tedder, el máximo responsable de OneRepublic, hizo bien en definir el sonido de su banda como inclasificable. Su cabeza pensante ya urdía un plan que les podría aportar suculentos beneficios. O no. Cuanto menos concisa fuera su propuesta a más personas podrían atraer.

"Waking up", su segundo album, es alarmantemente pretencioso. Quiere gustar al mayor número de público y tan descaradamente, que uno no se explica cuál es el propósito que se querían marcar. ¿Atraer a los fans de Coldplay, Red Hot Chili Peppers, Bon Jovi, Kings of Leon y The Fray?. Las apariencias no son casuales, estas imitaciones tan reconocibles para cualquiera es la representación de la enorme ambición de poder que tiene la banda, y sobre todo su compositor, el propio Tedder.

El problema surge cuando se les pilla el truco tan fácilmente. Si "Waking up" ha terminado vendiendo en listas una irrisoria parte de lo que hizo "Dreaming out loud", es porque la gente no sabía qué esperar de un disco que ofrecía tantas caras, y ante el desconcierto, uno acaba declinando el ofrecimiento.

"All the right moves" era un refrito de "All the things she said" de Tatu, "Waking up" aludía sin vergüenza a Kings of Leon con un final instrumental a lo banda sonora de Armageddon de más de tres minutos de duración, "Everybody loves me" no se decantaba entre querer ser Red Hot Chili Peppers (durante el verso) o a Bon Jovi (en el estribillo), o robar la grandilocuencia de "Viva la vida" en su "Marching on". Los cortes más experimentales, pero sumamente inconexos con el resto, como son "Missing persons 1&2" acaban deleitando, o la armoniosa "Good life". El exceso de almíbar puede irritar, "Fear", "Lullaby" y "All this time" del tirón pueden resultar contraproducentes en una unidad de diabéticos.

OneRepublic no ha reparado en medios para "Waking up", la espectacular orquesta que termina la canción que nombra al disco, o el coro de niños que innecesariamente da preámbulo a "All the right moves" son bazas que demuestran que hay presupuesto, pero no inspiración. Lo que sí que hay a raudales es ganas de complacer, de todo para todos los gustos.

Tedder es un buen vocalista al que le gusta alcanzar notas altas y que se desenvuelve con desparpajo en las diversas recreacciones que aquí efectúa, pero acaba perdiendo toda personalidad cuando no sabe con cuál de sus facetas quedarse.
Será cuestión de seguir una pauta y limitarse a ello, para la próxima vez.

Nota: 6/10
Lo mejor: Good life, Made for you, Missing Persons 1&2
Lo peor: Fear, All this time, Passenger


1 comentario:

Aperales dijo...

Ya me pondré a comparar las canciones que dices.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...