viernes, 29 de julio de 2011

Gracias por haber visitado el blog en el día de ayer



El artículo de ayer fue visto por casi 700 personas y agradecemos el interés que muchos de vosotros pusisteis en él, sobre todo a los que lo estuvieron moviendo por las redes sociales.

Después de un día agitado de compartir opiniones con la gente, sacamos en claro varias conclusiones:

- Los únicos que realmente mostraron entusiasmo en el artículo son los directamente afectados. Músicos, locutores, personas que trabajan en el gremio del arte, amantes acérrimos de la música, editores, etc. Ellos sí saben de buena mano lo mal que está el asunto y por eso quisieron implicarse al máximo.
Los demás, la gran mayoría, como ni les va ni les viene, y observan que discos se pueden seguir descargando de internet, pasaron completamente del asunto.
Esto es España, un país en el que el mal de los otros, mientras sea "el de los otros", no va a provocar que nadie mueva un dedo. Lo de ponerse en el lugar del otro jamás se ha estilado aquí.

- Hay gente que no está dispuesta a pagar ni un céntimo. Mientras lo sigan teniendo gratis no va a haber manera de que cambien su mentalidad. Siempre habrá dinero para el calimocho, para el último iphone, para el saldo del móvil, para comprar en Stradivarius o en Desigual, pero cero patatero para comprarte un disco.
Muchos adolescentes han crecido con la fuente abierta todo el día y no conciben gastar dinero en algo que lo pueden tener gratis en la red. Y les repampinfla que no tengan la portada, que no sepan quiénes son los autores, que puedan entender las letras (el nivel de inglés mejoraría, no os creáis). Qué decir de que piensen en la inversión que supone a varias escalas que un cd esté en una tienda.
Quizás sea tarde ya para concienciar a los más jóvenes, pero aún se puede hacer.

- Otros hablan del espacio que ocupa un cd o de la duración estimada de vida del mismo. Yo, personalmente, tengo una colección de 2000 cds y sí, ocupan mucho espacio pero encantado que estoy con ellos. Todos y cada uno de ellos me han proporcionado la sensación de haber hecho bien en comprarlos y jamás me he arrepentido de algo.
Podría coger el más antiguo que tengo, un recopilatorio de Elton John, que tiene 17 años, y sonaría tan estupendamente como el mismo día. Y son estos cds los que me traen recuerdos, los que han viajado conmigo, han estado en fiestas, los he prestado a colegas... todos tienen una pequeña historia. Claro, eso es algo que me pasa a mí y que para otros es un absurdo.

- La calidad del sonido. Comentaba que el cd te da la máxima calidad de sonido, y puede que no sea cierto, si se compara con los vinilos que actualmente venden. Eso sí que son orgasmos musicales. Pero os recuerdo que todo lo que os podáis encontrar por la red, procede de un cd en primera instancia (si es que tenéis suerte y no viene de un streaming). La calidad "lossless" es un ripeo de un cd sin comprimir, sin pasar como mp3, wma o demás. Lo más cercano serán archivos AAC, M4A o lo que venga del itunes, y aún así, estará en menor calidad que lo que incluye un cd.

- La música hay que compartirla y escucharla bien. Muchos chavales se apañan con los altavoces de su ordenador para escuchar música, y con eso les basta. Para los que nos hemos criado con equipos de alta fidelidad, complicados sistemas de ecualizadores y altavoces de todo tipo, eso no es suficiente.
Cuando yo pongo un cd en mi equipo de HiFi puedo escuchar con total nitidez cualquier matiz de las canciones. Pagué mi buena cantidad de euros por él, pero merece la pena. Y así me gusta ir en el coche. Por eso pedimos la máxima calidad, para sacarle el mayor provecho. Cuando una descarga no supera unos ciertos rangos (que al menos sea de 320 kbps), uno ni se molesta.
Hay que educar los oídos y cuando uno se acostumbra a escuchar la música en buenas condiciones, os aseguro que no querréis volver a los altavoces del pc, a los mp3s de lata y a los auriculares de 10 euros.

Debe resultar desolador para el artista pagar un fortunón por un estudio para obtener éste o el otro sonido y que lleguen los chavales, se ripeen la canción de un video de youtube y con eso se conformen. No se muestra el respeto necesario.

Si os gusta la música, y me imagino que si estáis aquí es porque es así, vivid la experiencia de la música al máximo, y entonces os daréis cuenta que ella os está dando a vuestras vidas mucho más de lo que os podíais imaginar. La música te acompaña, te entiende, te habla, te emociona, te aconseja, te hace llorar y reir, te ayuda a comprender, te eleva...

Porque la vida sin música, es una mierda.

3 comentarios:

David dijo...

Podía haber escrito el artículo yo perfectamente. No puedo si no mostrarte mi apoyo y mi total conformidad con lo que comentas.

Comprar un disco original, llegar a tu habitación meterlo en tu equipo hifi, tumbarte en la cama, bajar la persiana y olvidarte del mundo durante 50 minutos es una experiencia totalmente recomendable que te evade de todo y te eleva al cielo.
Yo lo seguiré practicando y recomendando, el que no se adhiera a la propuesta no sabe lo que se pierde...

Creo que lo que hemos estado comentando ayer y hoy es una batalla perdida tío.
Tus conclusiones son del todo acertadas, o te afecta realmente porque vives de este mundillo, ya seas productor, técnico, intérprete, locutor o aficionado, o sinceramente te la repampinfla cómo lo esté pasando el vecino...
Así están las cosas.

A la gente no le gusta escuchar un CD. A mí es que el concepto de disco me encanta y me preocupa que haya artistas que se estén replanteando esta filosofía y piensen que como a la gente le entra más single tras single, esa sea la mejor forma de hacerlo.

A mí me gusta que cada 2 años mi artista se encierre 2 meses en un estudio y dé el 110% de sí mismo para plasmar en un disco el estado de su música en ese preciso instante. Coges el disco y dices Amaral sonaba así el 1998, y así en 2000, y así en 2002...

Si cambiamos ésto por un modelo de negocio en el que un artista tenga una vida útil de 5 años, en el que cada 3 meses saca un single y lo vende por itunes, se le resta coherencia al asunto. Ale ahora una balada y dentro de dos meses una experiemtnación electrónica, y 2 meses más tarde un pseudorap que hemos grabado con nuestro primo, y dos meses más tarde la sintonía para no se qué programa que tiene toques rumberos... A la gente le valdría, seguramente, pero dónde está la coherencia ahí?

No hay un disco con una portada, un libreto, un título, una declaración de intenciones, unos agradecimientos, en definitiva: un concepto.

Ah, y por último me hace infinita gracia el hecho del doble filo que tiene un primer single. Escuchamos el Every teardrop is a waterfall de Coldplay en la radio y a continuación frase lapidaria: Bahh Coldplay ya no es lo que era, vaya mierda de canción comercial que se han clavado que además es un plagio de El rítmo de la noche, vaya mierda ni me molesto en BAJARME el disco...

Yo (aparte de que el single me gusta) estoy DESEANDO escuchar el disco entero, y no por ser fan, sino porque sé que estos tíos no se pegan 3 años pensando en su primer single, sino que se retuercen los sesos pensando en cada detalle de su disco, y en cada detalle de la gira que preparan para ese disco. Hay un estudio pormenorizado sobre cuál debe ser el título del álbum, del orden de las canciones, del arte gráfico del disco, las canciones en sí mismas sé que serán increibles, me guste más o menos el primer single...

Y una última reflexión (sé que me estoy desviando del tema pero creo que todo influye). Me hace infinita gracia el pensamiento de muuuucha gente que ahora puedan estar en los treintaytantos: "La música no es lo que era" ahora es que ya no hay grupos buenos, no se hace música de calidad, no hay rock, es que no conozco a ningún grupo e ahora, hace mil que no compro, ni escucho, ni me bajo un disco, ya no hay grupos como Extremoduro, Héroes del Silencio, Siniestro total o Radio futura, eso sí que eran grupos y no lo de ahora...

Vale amigos, demostráis muchísima cultura musical con esa puñetera actitud. Ahora hay más música que nunca, más opciones, más recursos para producir música, más variedad, los discos suenan infinitamente mejor que hace 20 años, no hace falta hacer ruido para hacer rock, no hace falta insultar ni decir improperios para hacer rock.

No puedo con este tipo de gente (como tampoco puedo con los que van a los conciertos de excursión a charrar con el vecino y a beber cerveza, pero ese es otro tema del que hablaremos otro día).

Perdón por el Sr Offtopic que me he marcado...

MIDAS dijo...

Me alegro de que el artículo de ayer obtuviese tantas visitas. Hubiese sido una pena que hubiese caído en saco roto. Eso sí, espero que este de hoy obtenga otras tantas porque es un alegato de amor a la música que yo también firmaría orgulloso. Porque como dice David, también parece que podría haberlo escrito yo. Me siento muy identificado.

Enhorabuena.

archer dijo...

Wow, David, menudos comentarios te marcas. Va como anillo al dedo de lo que quería expresar.

Alguno por el Facebook ya ha comentado eso de que no hay talento, que ahora no se hace buena música. Los mismos anclados en el pasado de siempre, pesados ignorantes.

Midas, gracias por tus palabras, sé perfectamente que compartes un amor por la música que podría ser más grande que el mío, no hay más que ver tu estupendo blog.

Hoy no habrán tantas visitas, lo de ayer fue una labor de grupo que espero que al menos, haya removido alguna conciencia.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...