jueves, 11 de marzo de 2010

Johnny Cash - El día de la redención de Sheryl Crow



No hay tumba que valga. Vamos por el sexto disco póstumo de las grabaciones que dejó Johnny Cash por el año 2003, producidas por el reputado Rick Rubin y parece que tenemos aún para rato.

Aunque como os podéis imaginar, tratándose de la sexta colección que se agrupa de estas rarezas, el resultado cada vez flojea más y más, ya que lo mejor, entendemos que venía con las primeras partes de estos "American...", la herencia de este intérprete de tremenda personalidad.

No se podrán quejar sus familiares de los buenos resultados en los charts, lo cual les garantiza que de la mina se seguirá extrayendo oro por mucho tiempo. Ha sido top10 en USA, Reino Unido, Suecia, Noruega, Canadá o Australia. Ahí es nada.

"American VI: Ain't No Grave" se compone de diez versiones menos un tema del propio Cash de personal tan diverso como Kris Kristofferson o Sheryl Crow.

Menudo reconocimiento para la autora de "All I wanna do" que Johnny escogiera, no sólo un tema suyo, sino uno de los más desconocidos, por lo que podemos entender que este hombre debería ser un seguidor de la americana para al menos haber escuchado uno de sus discos al completo.

"Redemption day", uno de los muchos temas de contenido político que guarda Sheryl en su discografía, es la elegida.

Johnny Cash, para los que hayáis visto su biopic "En la cuerda floja", siempre ha tenido una vinculación cercana con los problemas de la sociedad, llegando a interpretar incluso en cárceles. Durante sus últimos años de vida dedicó los escasos suspiros de esa voz barítona tan característica a desgranar la tristeza, la congoja y la redención, así que este tema de Sheryl Crow le viene que ni pintado.

Fiel a la composición original, Cash canturrea aparentemente sin ganas, mientras que la guitarra reconstruye esta melodía algo incómoda y gris. La mano de Rubin deja que la simplicidad sea la protagonista, siendo el actor principal el anciano timbre de Johnny Cash, avejentado y algo cansado.

No sabemos qué piensa Sheryl de esta versión, pero seguramente se haya sentido halagada como pocas veces. No todos los días un mito del tamaño de Johnny Cash te señala con un dedo y dice, voy a interpretar una de tus canciones. Todo un honor.

¿Tú con qué versión te quedas?







Mi respuesta: Será todo lo Johnny Cash que quieras y además con Rubin detrás, pero la versión de Sheryl tiene más fuerza y brío. Y ese comienzo como soniquete de un tren que realiza la figuración de ese tren que se dirige hacia las puertas del cielo, es lo mejor del tema.

1 comentario:

atticus' daughter dijo...

La versión de Johnny Cash no desmerece para nada la original... pero me quedo con la de Sheryl Crow, me encanta cómo juega con su voz y baila cada nota, muy a tono con la canción!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...