jueves, 16 de agosto de 2018

Los cambios que no llegan - "Not the same man" de Greg Laswell




El otro día escuchaba en la radio a una bloguera hablar sobre los cambios que nos planteamos durante las vacaciones. Aprovechando que tenemos tiempo libre y que nos encontramos con más tiempo para pensar sobre nuestras vidas, lo más inmediato a lo que recurrimos es a intentar remendar algo que sabemos que está mal, o no del todo bien.

Personalmente no coincido en su veredicto porque precisamente durante las vacaciones creo que lo que menos nos apetece es poner a cuestionarnos nuestras vidas, y disfrutar y relajarnos lo máximo posible. En lo que sí coincido es en la tendencia a poner las cartas de la baraja de nuestra vida sobre la mesa, que se puede dar en cualquier época del año, siendo más proclive que esto se dé en las rupturas en el tiempo: Un año nuevo, un mes nuevo, un lunes con objetivos nuevos.

De lo que todos somos plenamente conscientes es de lo complicado que es cambiar nuestros hábitos, y ya qué decir de nuestra forma de ser. Los años van construyendo nuestra fachada y el cemento que une nuestros ladrillos cada vez está más fuerte, siendo una misión complicada derribar uno sólo de estos ladrillos.

Cada día nos proponemos metas. Perder kilos, hacer ejercicio, dejar de fumar, estudiar, viajar más, cultivar nuestra mente, no cesar en el aprendizaje continuo, preocuparnos más de las personas que queremos... Al final del día nos damos cuenta que poco hemos progresado en estas cuestiones.
La voluntad y la disciplina se evaporan con la misma facilidad como llegaron esas ideas a nuestras cabezas.

Pero queremos cambiar, ansiamos cambiar, buscamos los alicientes para hacerlo. Si no es por mí, lo voy a hacer por otra persona, por esa persona a la que amamos.

"Not the same man" de Greg Laswell es una canción de autodeterminación expuesta de una forma un tanto curiosa: esto no es competencia únicamente mía. Todo en ella destila tristeza, desde las cuerdas clásicas con las que comienza, maravillosas y evocadoras, hasta la letra en la que anuncia que no es el mismo hombre desde la última vez que le viste. Ahora tiene grandes planes en la cabeza. No sabemos si tomárnoslo en serio.

Vamos a seguir con nuestros hábitos, puedes dejar la radio y la televisión encendidas que no me va a afectar, que no nos va a afectar a ninguno de los dos. Lo que cuenten los demás, lo que le pase al mundo, tenemos que conseguir que no nos desmotive.
Hemos aprendido a reducir los excesos y las sorpresas, nuestro comportamiento no va a provocar más alarmas, más cambios de estado. No va a haber más fuegos de los que salir huyendo. He captado el concepto, ambos lo hemos hecho.
¿Cuál es nuestro deseo más anhelado? Poder darle la mano a una vida cálida y tranquila.

La intención está ahí, plasmada en el texto. "Not the same man" es una composición de primera hora de la mañana, es el tono de alarma que le hemos puesto al despertador. Cada día nos avisa para que nos pongamos en pie y tengamos claros nuestros objetivos, y que cuando llegue la noche no se hayan hechos todo trizas por el suelo.

Pero esto va a suceder, y se repite una y otra vez. Los grandes planes se pierden entre nuestras ideas, el guión está escrito, lo que falla es su ejecución.

Cambiar, esa maldita palabra que nos martiriza...




"Not The Same Man"
 
Leave the radio on
I'm alright, I'm alright, We're alright
Leave the television on
I'm alright, I'm alright, We're alright


I'm not the same man
since you saw me last
I'm not the same man
I've got great big plans
since you saw me last
I'm not the same man


No more alarms
I've got this, I've got this I've got this
No fire escape
I've got this, I've got this, I've got this
We've got this


I'm not the same man
since you saw me last
I'm not the same man
I've got great big plans
since you saw me last
I'm not the same man


I want a warm handshake
from a slow and simple life


I'm not the same man
since you saw me last
I'm not the same man
I've got great big plans
since you saw me last
I'm not the same man


I want a warm handshake
from a slow and simple life

miércoles, 15 de agosto de 2018

2018 - El año del POP




"El Pop no es una palabra sucia", como bien es conocido en inglés.

Este 2018 pasará a la historia musical como el año del rescate del POP, comandado por el regreso triunfal de Abba en sus varias versiones, bien en película como en longevas compilaciones o incluso, anunciando la grabación de un par de canciones nuevas.

El grupo sueco ha vuelto al estrellato con sus clásicos atemporales para enamorar a una nueva generación. La banda sonora de Mamma Mia 2 ha colapsado las listas de todo el mundo y el recopilatorio Abba Gold vuelve a escalar puestos, como si aún faltara alguien con una copia en su casa. En la lista británica esta semana ha subido hasta el puesto #6, anotando 1.167 semanas en el top40. Todo un record. Podríamos apostar a que no hay otro grandes éxitos de ningún artista que haya vendido más que el de Abba. Yo me hice con una copia cuando era un chavalín. Aún conservo el cd, que lo tengo destrozadito de tantas veces que lo puse.

Llevamos aquí días hablando de regresos inesperados de artistas como Culture Club, Neneh Cherry, Rick Astley o Gabrielle, que sumidos en esta vorágine de resucitaciones, han decidido relanzar sus carreras intentando subirse al carro de esta nueva ola de éxito. La revista Classic Pop, que empezó su andadura hace relativamente poco, continuamente avanza noticias sobre veteranos que vuelven a la palestra y que todos dábamos por retirados. Muchos de ellos han vuelto a los escenarios para cantar sus viejos éxitos, formando tándem o individualmente. El efecto revival es un reclamo para el consumidor que quiere sentirse de nuevo joven y que no encuentra reflejo ni continuación en las nuevas hornadas de artistas. Asistir a un concierto de Spandau Ballet (que están de gira en UK) y volver a sentir el "True", como si fuera ayer, es una sensación por la que muchos quieren pasar.

Probablemente parte de la culpa de estos regresos la tenga la banda sonora de "The greatest showman", que a pesar de contar con grabaciones originales, es un manifiesto homenaje al pop influenciado por las piezas más clásicas del género. El éxito desproporcionado que está teniendo en listas es digno de estudio, superando muchas semanas después de haberse publicado a ansiados lanzamientos de artistas consolidados, y frustrándoles en su objetivo de ser número 1. Lo que no nos esperábamos es lo de Mamma Mia.
Si la película está recogiendo tibias críticas (nadie se esperaba un peliculón, tampoco lo es "The greatest showman"), como se ha sucedido en otras ocasiones en el pasado, la música supera a las imágenes. Hasta Cher ha querido aprovecharse del boom Abba grabando un disco íntegro de versiones de los suecos que está teniendo bastante aceptación en las redes. El pasado día 9 se filtró su refrito de "Gimme! Gimme! Gimme! (a man after midnight)", que suena más al "Hung up" de Madonna que a a Abba, y en pocas horas el audio ya había tenido unas cuantas miles de reproducciones. La Abbamania está en pleno apogeo.

Siempre considerado un género menor e intrascendental, desalmado y efusivo, podría ser que los actuales consumidores de música no necesiten más que eso.
El pop no vino a cambiar el mundo, si no a hacerlo más llevadero.





martes, 14 de agosto de 2018

Django Django - Marble Skies (Crítica Rockdelux)


A la hora de encarar el siempre difícil tercer álbum, Django Django vieron claro el camino a seguir cuando se pararon a observar la distancia que mediaba entre sus dos primeros discos.
La solución consistió en salvar el abismo entre la frescura amateur y la bulimia tecnológica de sus predecesores, y han salido victoriosos del asunto.

"Marble skies" suena ligero y tajante al mismo tiempo, contenido pero ambicioso. Por un lado, inyecta sangre a sus filias (el rockabilly trotón de "Tic Tac Toe"), aunque lo más reseñable es cómo rebaja el férreo control autoimpuesto por el sobreproducido "Born Under Saturn" (2015).



"Further" y "Sundials" podrían ser el mejor ejemplo de este nuevo talante: discurren dulcemente relajadas, deudoras del Caribou más bronceado, nada ansiosas por superarse.



En la formateada creatividad de "Marble skies" cada elemento del engranaje sonoro ha sido dispuesto en su justa dosis.

Apoyados por la base rítmica de Anna Prior (batería también en Metronomy), los sintetizadores de Tommy Grace, las guitarras de Vincent Neff y el bajo de Jimmy Nixon laten a un mismo compás, dando forma a cuarenta diáfanos minutos de pop tornasolado.

Su estudiada compostura no contamina como el estrafalario eclecticismo de su debut pero se posiciona cerca de primos como Beck ("Champagne") o Hot Chip ("Beam me up"), y rejuvenece al grupo.



Sobre todo, en el tramo final que forman "In your beat", "Real gone" y "Fountains", un trío vencedor eufóricamente escorado hacia la pista de baile.



Cristian Rodríguez. ROCKDELUX 370


-----------------

Este disco sí lo tengo muy trillado como para hablar de él con conocimiento de causa. El tal Cristian se ha fumado un puro de los gordos mientras la escribía (¿bulimia tecnológica? ¿se puede ser más pretencioso?). Por supuesto, un buen crítico debe dar una buena lista de nombres para que el lector se haga una idea de lo que puede escuchar, y además, así farda de experto en la materia.
Comparar a alguien con Beck sin mencionar qué Beck exactamente, al que sólo le falta hacer un disco de fandangos, es como no decir nada.

Habla del eclecticismo de su debut, que este disco no la contamina. Bien, si algo puede definir este "Marble skies" es ECLÉCTICO. Así, en mayúsculas. Porque Django Django no se han aburrido en el estudio picando de aquí y allí, dando muestras de su gran diversidad. Tomad "Sundials", "Self esteem" o "Fountains" y encontrad los parecidos. No, no los hay.

Para rellenar líneas si es que poco más tienes que decir, ¿qué mejor que repasar los miembros de la banda sin nada más que aportar? o como hacen muchos, hablar de su pasado incesantemente dejando únicamente la última parte de la crítica al disco que en sí tenemos entre manos.

No coincido con esta review porque aparte de errar en el concepto, confunde al lector y lleva al engaño. Lo relevante y exitoso de esta aventura de Django Django es haber confeccionado un disco tan variado que es un placer escuchar, aunque a veces se le noten las costuras  como en "Sundials" que desentona demasiado, a pesar de ser un muy buen tema.

-------


lunes, 13 de agosto de 2018

Gabrielle - Quiere volver a brillar


En una de mis películas favoritas, Magnolia, el personaje interpretado por William H. Macy cada vez que aparecía conduciendo su coche, tenía puesto en bucle la canción "Dreams" de Gabrielle. Irremediablemente, cada vez que la escucho, no puedo evitar acordarme de ese personaje.

Gabrielle llevaba 11 años sin grabar nuevo disco, totalmente "out of reach", y ahora vuelve dispuesta a que nos acordemos de nuevo de ella, que no sólo de "Dreams" vive la mujer.

Ella es de esas cantantes que ha destacado por un par de canciones resultonas (al menos no podemos meterla en el saco de One Hit Wonder) y a la que se le ha ido olvidando paulatinamente hasta el punto de que pocos la extrañen a estas alturas.


Leemos aquí que parte de la culpa de su regreso la tiene Michael Bolton. Agárrate a la silla. Los revivals están a la orden del día, como podréis suponer. A pesar de contar con una voz carismática e inconfudible, la chica del párpado caído (ptosis) no puede presumir de un vozarrón de romper cristales. Siempre más cerca del soul elegante, una especie de Sade pop soul que a una Whitney Houston que te lo solucionaba todo con dos berridos.

Por eso, llegar tan lejos como hizo ella tiene doble mérito. Que todos recordemos "Out of reach" mientras sonaba en la banda sonora de El Diario de Bridget Jones, con esa elegancia y compostura, o la que era una de mis favoritas de ella ("Dreams" siempre en el top1), "Rise", y ese clip en el que asistía a un combate de boxeo como quien asiste a una conferencia sobre el cambio climático, están ya en la memorabilia de todos los millenials del milenio pasado.



La Gabrielle del 2018 quiere brillar, y así se llama su primer sencillo, "Shine". Con unos pocos kilos de más, más caderona, aunque a ella nunca le han importado el qué dirán sobre su aspecto, ahora la miro en su clip y me recuerda tanto a Anastasia (decidme que no es sólo cosa mía, por favor).

Es una agradable canción que no hubiera desentonado hace diez años, y puede que ése sea el problema, que no ha sabido reciclarse en el tiempo y Gabrielle está demasiado marcada por una época y un sonido, como si de una reliquia se tratara. Sólo falta que vuelvan Lighthouse Family y Des'ree. No lo descartaría....



domingo, 12 de agosto de 2018

James - Viviendo (extra)ordinarios tiempos

Aquí en España preguntas si alguien conoce a James, y te dirían, ¿quién, el futbolista? Sí, vale, aparte, James es una banda británica de gran éxito - allí - , que acaban de publicar nada más y nada menos que su decimoquinto disco. Ahí es nada.

"Living in extraordinary times" (Vivir en tiempos extraordinarios) es su vigorizante nuevo trabajo que alude no a tiempos extraordinarios repletos de jolgorio y felicidad, más bien todo lo contrario. El tema principal en la mayor parte del cancionero es la situación política en Estados Unidos, con arremetida tras arremetida a Donald Trump. Extraordinarios tiempos, pero por la ausencia de normalidad que el peligroso hombre naranja nos está haciendo vivir. Orange is the new black, chic@s.

No sólo el disco está recogiendo buenas críticas, como la que ponemos aquí de Classic Pop, si no que el disco ha sido top5 en el Reino Unido. Pocas bandas con semejante trayectoria pueden jactarse de conseguir algo semejante.

Sorprende que tras un tema tan guerrero como "Hank", el inicio del disco, que es como si a Of Monsters and Men les hubieran pedido una canción para Juego de Tronos, llegue el primer sencillo, "Coming home (pt.2)", una canción de apariencia muy sencilla, de andar por casa en zapatillas, que trata sobre las mal llevadas separaciones con la familia cuando uno se encuentra viajando. En el video incluso siguen explotando esta idea con Tim Booth desgañitándose por el Skype, mientras su hija le hace monerías desde el otro lado. Un poco bastante edulcorado el clip, lo admitimos.
Un primer single que os recomendamos escuchar con auriculares e intentar quedarse con cada sonido que va saliendo, capas y capas de efectos para engalanar la melodía. Es toda una experiencia.

Echadle un ojo al clip. No, no es el de Breaking Bad.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...