lunes, 13 de febrero de 2012

Whitney Houston - If I should stay



Nos ha dejado conmocionados la muerte de Whitney Houston. Independientemente de que te gustara su música o no, es realmente triste que una artista que ha sido tan grande, que lo ha pasado tan mal por sus adicciones, ahora haya muerto cuando parecía que estaba recuperándose de su agonía con las drogas.

Si se te ha venido a la cabeza el reciente fallecimiento de Amy Winehouse, no serás el único. Whitney tenía 48 años y una carrera de peso, varios discos de éxito en el siglo pasado y un baile agarrado con las drogas, probablemente inducida por su exmarido Bobby Brown, que la llevaron a que se pasara casi toda la década anterior intentando luchar contra su terrible dependencia.

Llevaba tiempo casi desaparecida, y ese disco regreso que fue "I look to you" de hace unos pocos años, despertó más decepción que otra cosa. Había perdido voz, sus cambios físicos eran notables, se la veía fatigada, vulnerable, perdida, no era capaz de entonar las notas más agudas de esas canciones que la habían hecho popular. Tuvo que suspender una gira que la había traído más disgustos que otra cosa.

Pero ahora había recuperado su imagen, se la veía de nuevo llena de vida en las últimas apariciones públicas y su gran regreso a los escenarios iba a ser esta noche en la entrega de premios de los Grammys. El destino ha querido que no sea así, y que una ingesta inoportuna de sedantes haya producido un fatal accidente ahogándose en la bañera del hotel de Los Angeles en el que se alojaba, esperando que la estrella brillara de nuevo en los próximos eventos.

Nos ha dejado una gran cantante de aspecto delicado y voluntad débil. Que a pesar del oscuro mundo de las drogas en el que se había metido, jamás se la ha conocido ningún escándalo y su trato con los medios y como artista siempre ha sido intachable.

La recordaremos con su brillante sonrisa y su grandísima voz, que alcanzaba notas imposibles sin apenas esfuerzo. Una mujer de aspecto dulce y dedicada en alma a la música que no ha podido realizar su sueño de volver a ser una de las más grandes.

No sabemos qué Whitney tendríamos hoy en día si en su camino no se hubiera cruzado Bobby Brown, no sabemos cómo habría sido su carrera, si podría haber ampliado esa lista de éxitos que acumuló hace muchos, muchos años. Como empezaba su mayor éxito, "I will always love you", si se debe quedar, no sabremos jamás cómo progresaría.

Lo que tenemos es lo que nos queda, y Whitney Houston pasará a formar parte de la triste lista de grandes desaparecidos antes de tiempo, y con más motivos que muchas otras a las que han querido incorporar recientemente.

Escoger un tema de Whitney para acompañar esta entrada me cuesta, hay muchos de ella que me gustan y lo fácil sería tirar por algo de El Guardaespaldas, pero me voy a quedar con uno del que guardo especial cariño, "My love is your love".

Adiós, Whitney.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...