martes, 23 de agosto de 2011

Bruno Mars - ¿Ha nacido una estrella?



Bruno Mars lleva el tiempo suficiente con nosotros para reflexionar sobre lo que ha sido su breve trayectoria, pero intensa, con su disco de gran éxito "Doo-Wops & Hooligans".

Irrumpió en la escena con "Just the way you are", una declaración de amor perfecta para regalar en el día de San Valentín, aunque probablemente todos le cambiáramos a nuestras parejas unas cuantas cosillas. El amor suele ser hipócrita y de vez en cuando no viene mal opinar sobre el "todo" y no las partes.

Dibujando formas con la cinta de un cassette, Bruno se hizo un nombre en el populacho inmediatamente, con altas cifras de ventas en Europa y EEUU. Coincidía con la muerte de Michael Jackson y ya algunos le querían llevar la desamparada corona a su casa.

Precipitado, muy precipitado.

"Doo-Wops & Hooligans" es un disco más irregular de lo que se contempla tolerar. Contiene canciones que todos sabemos que en la radio arrasarán. El mejor ejemplo es "Grenade", la canción que lo abre, y que es el mejor corte del album. Los doo-woops, más accesibles y comerciales, son la mayoría del pack.

"Our first time" es una melosa balada a ritmo r'n'b que guarda muchos paralelismos con Michael Jackson y que probablemente sea la culpable de que se dispararan las comparaciones, lo cual a Bruno no le ha venido nada mal, dígase la verdad.

Lo peor es cuando canciones tan horrendas como "Runaway baby", que parece sacada de una sesión olvidada de Daniel Bedingfield, se cuela casi al principio y nos rompe los conceptos. Es un quiebro con respecto al resto y no, no se justifica su presencia aquí. El tema es vacuo, repetitivo y aburrido. Canciones así son las que le sitúan entre un chico con porvenir o una estrella del momento.

El sencillo "The lazy song" ha sido una estrategia comercial bien calculada. Este tema, en el que colabora K'naan en la composición, juguetea con un ritmo reggae y tiene su mejor baza en la letra, un himno para la juventud que sólo quiere vaguear.

A eso le ha ayudado un par de clips alternativos que han sido hartamente imitados en la red. Uno de ellos incorpora al protagonista de Star Trek, en una particular guerra con el mundo, y el otro a Mars y unos bailarines haciendo una divertida coreografía en lo que parece un video casero, y que por su facilidad, ha sido imitada por centenares de seguidores por el youtube.

Las baladas rompecorazones envueltas en tartas de fresa se inmolan aquí con "Talking to the moon" y "Marry you", el nuevo sencillo. Si estás descubriendo el amor, esto es, si tienes 10 años (creo que esa es la edad actual para "descubrir el amor", en mis tiempos llegaba más mayores), las letras llenas de clichés de Bruno te parecerán extractos de la Biblia y ante ellos sucumbirás.

"Liquor Store Blues", que incluya a Damian Marley, es otra canción que por sí sola merece la pena, pero está mal situada en la edición del disco, así como la conclusión, que es el segundo mejor tema del album: "The other side", junto a Cee Lo Green.



No es mala idea colocar lo mejor del trabajo al principio y al final, porque así uno empieza con grandes expectaciones y cuando el perro empieza a bostezar llega el gran trallazo final para que todo lo demás se nos olvide y digamos: "pues no es tan malo".

Como primer trabajo, este "Doo-Wops" no va mal encaminado aunque quiera agradar a demasisada gente. Seguro que todos tendrán su canción favorita aquí y su canción desechable, porque los estilos son variopintos y dentro de los mismos, son piezas bastante convencionales.

En lo que más airoso sale es en el pop energético con suaves concesiones al r'n'b de "Grenade" y "The other side". Cuando se quiere meter de lleno en un pozo apenas sabe mover los brazos y resistir en la superficie.

Si con el segundo disco logra que todos los temas cuajen más uniformemente y se liquida cosas como "Runaway baby", podría ser que lo asociáramos a la imagen de Jacko, pero ahora, ni por asomo.


2 comentarios:

Calipo dijo...

Yo creo que Bruno Mars es un artista desmesuradamente sobrevalorado. Como bien dices, en el álbum solamente hay unas pocas canciones buenas, un par al principio y otro par al final.
Y luego ya lo de compararlo con Michael Jackson no tiene nombre, y eso que éste último no es santo de mi devoción.

Hay artistas con MUCHÍSIMA más calidad que él que no venden un disco.

archer dijo...

Bruno Mars está teniendo mucho éxito, aunque las críticas no le estén acompañando, por lo que no creo que esté sobrevalorado.

Nadie que haya escuchado el disco entero creo que admita que es un buen disco y pasará lo que pasará, que pondrán las cuatro canciones más famosas y se acabó.

Su album es el mejor ejemplo de disco de singles y lo demás, relleno del malo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...