domingo, 17 de enero de 2010

Animal Collective - Que el otoño sea amable



Todas las revistas de música especializadas se han rendido a sus pies. UNCUT, Mojo, The Word, por aquí en España lo han hecho Rockdeluxe y Mondosonoro. Las webs los han encumbrado siguiendo las corrientes. "Merriweather Post Pavilion" ha sido el mejor disco fechado a lo largo del año pasado. Encima nos han entregado recientemente, por si fuera poca creatividad la que tienen que ofrecer, un EP de cinco canciones de otra órbita, grabadas en otra galaxia, llamado "Fall be kind".

Pero muchos se pensarán, ¿realmente es para tanto las excesivas condecoraciones a esta banda formada por miembros que a su vez tienen otras bandas, músicos desde los pies a la cabeza? Bueno, en realidad elegir a los Animal Collective era la decisión más cómoda. Nadie se iba a escandalizar. Nos hemos pasado tanto tiempo oyendo una y otra vez lo fabulosos que son, que como animales defensivos, nos hemos mostrado reticentes a caer en la tentación y llevarles la razón.



Pero que me venga a decir alguien que este "Fall be kind" no es una puta maravilla, que es para rematarle y hacerle plantearse ciertos valores estéticos de lo que es bueno y malo. El viaje al frondoso vergel de la música pop, como comentaban los de Rockdelux, que era el "Merriweather..." sigue su senda en este EP, más marcado e inspirado que lo que nos podríamos esperar para lo que son temas que quedan fuera de discos grandes haciéndolos quizás más pequeños.

Pero es imposible ignorar la algarabía de "What would I want? (Sky)?", el tremendismo de "I think I can", la siniestralidad de "Bleeding", la pizpireta "Graze" y la etérea "On a highway". Cinco piezas que igual que una matriuska esconde más muñecas en su interior, contiene como subcanciones que se suceden unas a las otras.

Cada vez más notable la influencia de The Beach Boys, Supertramp o tirando de raíz, The Beatles, las canciones de Animal Collective se destacan por las ricas texturas inagotables con las que les gusta vestirlas. "Graze" empieza serpenteando, abriéndose camino en la selva con cuidado y seguro paso, para después camuflarse entre percusiones histriónicos y flautas alocadas. ¿Estamos de repente en la región del Tirol? ¿Cuándo hemos sobrepasado la frontera? Ni nos hemos dado cuenta, como si nos hubiéramos dormmido en el coche. Los Animal Collective te cambian una melodía sin apenas ser conscientes de lo que está ocurriendo, como por arte de birlibirloque.



"What would I want? Sky" es el universo en expansión, un terremoto sonoro que mata cualquier reticencia hacia esta banda. Partiendo de una minúscula frase de un tema de Grateful Dead, "Unbroken chain", en el primer sample permitido de esta banda, parece mentira que de algo tan pequeño hayan sacado la inspiración para realizar algo tan enorme. The Beach Boys en los coros, voces angelicales, panderetas, notas largas de sintetizadores, un estribillo que se presenta sin avisar. Escucharlo atentamente y dejarse llevar es toda una experiencia, un viaje sensorial.

"Bleeding" es una corriente de sangre directamente a la cabeza. Una voz a lo Darth Vader anticipa un sonido como de alarma de la segunda guerra mundial y cristales rotos. Las palabras crean tanta confusión como el paisaje que aquí nos pintan los Animal. Es el toque más tétrico de la pieza, su lado más Pink Floyd, una textura más oscura de lo usual, roja como la sangre.

"On a highway" te sitúa en una autopista. Pinceladas electrónicas y futuristas para presentarnos una melodía complicada e incómoda. En este caso, los sollozos fantasmales se reproducen aquí, percusiones que parecen adheridas al azar, pero acertadas. Me recuerda a esas oscuras caras b que acompañaban los singles de Tears for Fears de su "Songs from the big chair". Por un rato, la armonía de los tambores te invita a bailar, casi a ritmo africano, pero la canción vuelve a sus derroteros, a la agonía de la carretera.



Finiquitamos este EP con el track más largo, y el más rotundo. Palmas, más influencias africanas, soniquetes extraños... el viaje está llegando al fin pero la última parada parece que no va a defraudar. Nos encontramos en el nirvana aquí. Casi perdidos entre tanta capa, instrumentos que bailan acaloradamente con voces que salen de todas direcciones. Por delante y por detrás, "I think I can" es la confirmación de que unas buenas melodías, dándoles un vestido adecuada acaba deslumbrando allá donde se presente.

El otoño ha sido amable, el viaje ha merecido la pena.

Aviso: Este EP es realmente adictivo con cada nueva audición. Cuidadín!!

Lo mejor: I think I can, What would I want? Sky
Lo peor: Puestos a quejarnos, su fea portada.

Nota: 9.5

2 comentarios:

Milhaud dijo...

Puede que como bien dices muchas revistas eligierion el "Merriweather Post Pavillon" como mejor disco del año porque era lo fácil, pero lo cierto es que fue de largo, el disco más innovador del año.

Ahora me acabo de hacer con el "Fall Be Kind" y la primera escucha bastante satisfactorio, aunque quiero darlo más tralla antes de opinar.

archer dijo...

Pues a mí las 5 canciones del "Fall be kind" me convencen más que las 11 del "Merriweather".

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...