jueves, 29 de noviembre de 2007

BURLAP TO CASHMERE - ANYBODY OUT THERE?



"Basic Instructions Before Leaving Earth" (B.I.B.L.E.). Así empieza uno de los platos fuertes de este album, "Basic instructions" que de por sí define el estilo, el enfoque y el desarrollo del disco de los americanos Burlap to Cashmere.
Publicado en 1998, fue el único disco de estudio que el grupo pudo editar como unidad, peleas constantes sobre la dirección que tomar fueron el detonante para provocar su célere separación.

No asuste las referencias al cristianismo, no nos encontramos con letras pletóricas con referencias a Dios ni Aleluyas exagerados o canturreos dando gracias por la vida.
De acuerdo, es un disco de rock cristiano, pero han sabido manejarse con la precisa sutileza como para presentar varias lecturas en sus letras, con lo que cada uno puede interpretar lo que quiera.

Cosecharon un éxito modesto en USA que, teniendo en cuenta la promoción paupérrima que se les dió y gracias al boca a boca de los asistentes a sus conciertos (fueron teloneros de Jars of Clay), no desmerece en absoluto.

Entronados por su sorprendente directo, sus miembros eran capaces de tocar varios instrumentos a la vez, corriendo de un lado a otro del escenario, mientras el personal iba asimilando las canciones hasta hacerlas reconocibles y engrandeciéndolas.

Así, los temas que ya en el estudio sonaban apisonadores, con su sabor mediterráneo (reminiscencias griegas), ritmos rock y ganchos de música pop, se hacen colosales en vivo, dejando totalmente apabullado al público.
Debería haber sido un espectáculo escuchar canciones como "Anybody out there?", "Basic Instructions" o "Digee Dime".

La baza con la que apostaba Burlap to Cashmere era la doble cara. Una primera cara, que hemos mencionado, donde sus canciones juegan con timbales, guitarras flamencas, instrumentos de viento y mucha, pero que mucha pasión sin medida, y otra cara relajada en la que encontramos melodías de ritmo pausado, suaves y penetrantes que ofrecen la cara sensible del grupo.
Por este lado destacamos "Eileen's song", "Treasures in heaven" o "Mansions".
Entre tanta canción mayestática, otras como "Ancient man" o "Chop chop", aflojan el acelerador y el barómetro de la calidad, regularizando los objetivos.

Un disco que en su género fue único, que en cuestión de musicalidad y variedad sólo es comparable a algunas obras de Runrig, pero no hay que desestimarles la originalidad del resultado conseguido. Algunas muestran influencias de Cat Stevens o Gomez, pero los Burlap supieron llegar a dónde no había nadie.
A la pregunta que formulan, la respuesta del oyente es clara: "No, no hay nadie allí". Habéis innovado y estáis solos.

Lástima que no quisieran aprovechar ese filón, después del trabajo duro de la gira que les llevó por todos los Estados Unidos. Quizás ahora estaríamos hablando de un grupo enorme, quién sabe.

Trabajos posteriores, como el de Steven Delopolous no alcazan ni por asomo las cotas obtenidas con "Anybody out there?", aunque alguna canción inédita no incluída en este disco, mantiene la belleza de esta obra, como son "If I Stand" o "Daisies and roses".

Casi han pasado 10 años, pero no es tarde para descubrir a una banda que fue genial.

8,75/10

Lado 1: "Basic instructions":



Lado 2: "Eileen's song":

martes, 27 de noviembre de 2007

KATIE MELUA - PICTURES

El tercer disco de Katie continúa la tradición de sus dos anteriores. Melodías suaves, agradables y dulces recomendables para todas las edades.
En "Pictures" su sonido acaba obteniendo su propia delegación, adquiriendo la etiqueta Melua como algo inconfundible y auténticamente propio de la de Georgia.
Aquí la crítica de Q sobre el disco.

STEREOPHONICS - PULL THE PIN

"Pull the pin" es el último lanzamiento de los galeses Stereophonics, comandados por el menudo Kelly Jones. Yo aún no lo he podido escuchar, o no me ha apetecido mucho escucharlo, pero acabaré haciéndolo, eso por supuesto.
Quizás haya sido por la poca atención que me ha llamado su primer single, "It means nothing".
No significa nada, estamos de acuerdo.
Aquí dejo un scan de la crítica que Q realizó el disco. Para practicar el inglés.

lunes, 26 de noviembre de 2007

NINE BLACK ALPS - LOVE/HATE


Crítica aparecida en Q, traducida por mí:

Segundo album perfeccionado de los Grungers británicos.

3/5 Estrellas

Están preparados para estar a la vanguardia de un resurgimiento grunge, si eso alguna vez ocurre, pero hasta entonces, el cuarteto de Mancunia, Nine Black Alps, se aproximan al filo que conduce hasta la accesibilidad del pop. El productor de Jet, Dave Sardy, ha eliminado la tenebrosidad de su primer album y ha dotado a las guitarras un sonido que satisface, mientras ambas “Bitter end” y “Future wife” son canciones para canturrear con una sorprendente ligereza en el toque. La voz de Sam Forrest aún es el punto débil, una cosa indescriptible que no puede soportar los momentos rock más pesados como en “Forget my name”. Aún así, una impresionante mejora.

BEN LEE - RIPE





Crítica traducida aparecida en Q de su disco "Ripe":


El autraliano, con mano sabia, sigue la corriente dominante de un primer éxito.

3/5 Estrellas

A la edad de 14 años, Ben Lee publicaba discos y se entretenía sonando como The Beatie Boys y Evan Dando. Ahora, con 29, finalmente es una estrella del pop, en su Australia natal al menos. Su disco del 2005, “Awake is the new sleep”, fue doble platino allí, y para el siguiente ha conservado la brillante aprobación de las radios.
Tracks más lentos como “Just say yes” y “Blush” se tuercen demasiado próximamente a la blandeza, aunque los poderosos acordes de “Sex without love” y la graciosa idolatría de “What would Jay- Z do?” lo revitalizan, y “American Television” nos muestra que a pesar de su pedigrí, él no ha compuesto sus mejores melodías aún.

STARS - IN OUR BEDROOM AFTER THE WAR



Adjunto dos críticas de este suculento disco publicado por los canadienses Stars, un grupo que tiene mucho que mostrar y que os sorprenderá:

Crítica de Rockdelux:

Cada vez se nota más en la música de Stars la relación con el cine de Torquil Campbell, fracasado actor juvenil que ha preferido que la película de su vida sea su grupo. Este tipo de referencias son frecuentes y reaparecen, por ejemplo, en el tema “Life 2: The unhappy ending”. El cuarto álbum de los canadienses podría estar estructurado como un gran musical de tono agridulce, aunque la apariencia conceptual, con ambiguas relaciones entre el clima bélico del momento, las rupturas sentimentales y el impulso dramático de cómo afrontar la primera mañana después de una tragedia, sólo se perciba en los dos primeros y los dos últimos cortes.

Stars son ambiciosos, arriesgan, tienen personalidad y sensibilidad y carecen de complejos. Pueden sonar mucho a Deacon Blue – influencia reconocida por Campbell -, intentar actualizar el legado de Burt Bacharach & Hal David o incluso buscar el pastiche de The Cardigans en “My favourite Book” y de Spandau Ballet en “Barricades”, pero, por encima de todo ello, imprimen un carácter propio en su incontinente ecleticismo. En el texto de este último tema, sin ir más lejos, recrean la nostalgia de una relación sentimental basada en el crimen y en la maldad. Hay textos más obvios, especialmente los de Amy Millan (quien, en contrapartida, aporta el pulso más pop en “Window bird”, “Bitches in Tokyo” y “Today will be better, I swear!”, pero conviven con momentos tremendos como “Personal”, donde los dos vocalistas interpretan a los protagonistas de una cita a ciegas vía chat que finaliza en desencuentro. “In our bedroom after the war” es un álbum complejo que requiere más escuchas que “Heat” (2003) y “Set yourself on fire” (2004), pero no olvida incluir un hit, “The night starts here”, que sería el equivalente a “Elevator love letter” y “Ageless beauty” en los discos anteriores.
DAVID SAAVEDRA.

Aquí el amigo David de nuevo, escribe una correcta crítica del disco, esta vez no hay “peros”.






Crítica de GOmad:


Tratando de no generalizar gratuitamente (haciendo hincapié en las conexiones éticas y estéticas que les conectan con sus paisanos Broken Social Scene o, más de refilón, con los Arcade Fire, que sería lo fácil), o intentando al menos generalizar únicamente lo justo y lo necesario. O sea, tratando de señalar más los logros y diferencias que las similitudes y convergencias. Pues vale, los de Montreal facturan un magna-pop de eficacia y trascendencia aún en la aparente sencillez de sus postulados; centrados más en el pop tecnificado de distancias cortas, más en la belleza coqueta y reservada de las melodías pop que la grandiosidad multi-instrumental sin renunciar tampoco a ella. Así que logran acercarse más a unos exultantes My life story (vale, aceptamos que el grupo de Shililingford se murió de propia magnificiencia dramática y cursilona, pero no se les podrá negar la capacidad de hacer alguna que otra canción pre-cio-sa) en la impepinable “Take me to the riot” (candidata a listas de fin de año desde ya), que a los intelectualizados responsables de “Neon Bible”: Y una curiosidad; la memoria visual (¿hay capricho peor de la misma que la asociación de ideas?) emparenta el artwork de este disco con la última novela de Andrew Miller (“Los optimistas”), que sin duda también podría haberse llamado “En nuestra habitación después de la guerra”.
JAVIER M. CAPRI


Queda claro que para sacar algo de provecho a esta crítica tenemos que conocer a todos los grupos que se mencionan. Así, el autor, aprovecha para alardear de sus vastos conocimientos de la música actual y buscar similitudes rebuscadas en donde no las hay, solamente compartiendo la misma nacionalidad.
Sólo comenta una canción – que he de decir que es soberbia – y al leer la crítica nos quedamos igual que estábamos. Eso sí, sabemos a lo que no suenan Stars y lo que no pretenden ser. Qué nos ofrece este disco desmenuzado?? Es un enigma...

Por cierto, busqué la portada del mencionado libro de Andrew Miller y no encuentro parecido alguno con la portada de este disco. Si alguien lo localiza, que me lo diga.

CROWDED HOUSE - La Riviera, Madrid, 30 de Septiembre



Artículo publicado en Rockdelux, nº 256:

La vuelta a los escenarios de la banda australiana después de más de una década venía aquí avalada por las radiofórmulas de la nostalgia; pero antes de encontrar el secreto para penetrar en ese mercado, Neil Finn fue algo así como el Nick Lowe de las antípodas, un elegante artesano de canciones pop capaces de dar en la diana del corazón. El concierto empezó con el grupo tan impecablemente trajeado como sus interpretaciones de "Mean to me" y "World where you live", los dos temas que abrían su álbum homónimo de debut en 1986. Pero, tras el baladón "Fall at your feet", la cosa cayó en una profunda sima de aburrimiento hegemonizada por un exceso de cortes del reciente - e insulso - "Time on earth". La recuperación llegó en la media hora final, donde encadenaron todos los temas que esperaba la multitud ("Don't dream it's over", "Weather with you", "Distant sun", "Locked out" y un magnífico "Four seasons in one day") junto a clásicos más privados como "Something so strong", "Better be home soon", "She will have her way" e "Italian plastic" utilizado como homenaje al batería Paul Hester fallecido en 2005. La recepción del público fue tan intensa que estiraron los bises regalando una versión fuera de programa: "Don't fade away" de Buddy Holly.
DAVID SAAVEDRA


Aquí el escritor creo que se ha limitado a escuchar ese recopilatorio tan lucrativo como fue el "Recurring dream" y a desconocer factores fundamentales de la carrera de los de las Antípodas.
"She will have her way" fue el primer single del album en solitario de Neil Finn, "Try whistling this", no forma parte de la discografía de Crowded House. Creo que debería haber hecho esa puntualización.
El disco "Time on earth" no me parece insulso, quizás sea más enrevesado y complicado de aceptar que sus predecesores, pero hay temas que se podrían encontrar entre sus mejores, como "Don't stop now", "She called up" o el mencionado en un tema anterior "Pour le monde".
Es uno de los mejores discos de retorno del año y no desmerece a la discografía de Crowded House.
Uno no se puede limitar a dedicarse en exclusiva a sus grandes éxitos, por muy grandes que sean, sobre todo cuando tienes material reciente para mostrar, fresco y de calidad.
Ah, y aunque alguno de sus miembros es australiano, Neil Finn es neozelandés, igual que su hermano, que en los inicios también formaba parte de la banda.
No se la puede considerar una banda australiana como en el artículo se comenta.

domingo, 25 de noviembre de 2007

Marchando una de videos...

Una sesión variada de videos para hoy, un poco de todo, que estoy viendo que las voces femeninas las estoy dejando un poco de lado y el pop español está tres países más para allá.

- La Casa Azul "La revolución sexual":

Este grupo alternativo de la curiosa escena indie (en España lo indie suele ser demasiado hortera, todo sea cierto) parece que está vendiendo bien con su último disco. Es normal, esta canción, la que da título al disco, es cojonuda:



- Katie Melua "Mary Pickford":

- Ahora la señorita Katie Melua presenta segundo single, "Mary Pickford", en donde rememora a la actriz y a alguno de sus contemporáneos como Charlie Chaplin. Katie, en su estilo, sin ánimo de ofender a nadie.




- Kurt Nilsen y Venke Knutson "When the stars go blue":

¿Quién no ha escuhado esta canción últimamente en todas partes? Sólo con los royalties que produce, Ryan Adams se puede dar por satisfecho de por vida.
Esta versión no es ni mejor ni peor que la de The Corrs y Bono, es muy similar. La chica canta con voz ñoña que dan ganas de quitarle el pijerío a base de leches, pero Kurt todo lo que toca lo convierte en oro:



- Ghosts "The world is outside":

Estupenda canción y video de Ghosts, una de las sorpresas británicas del año 2007. Vale la pena regocijarse en su disco y en sus videos. Melodías adictivas, extremas, memorables y sin fecha de caducidad. Esta canción es de mis favoritas de su album, quizás me recuerda mucho a Feeder.
Cuidado no se te caiga un televisor a la cabeza...



- Ash "Polaris":

Maravilloso este "Polaris", segundo single del último album de Ash. Estructurada con gracia y con un sonido impecable, merecerían haber estado entre los más vendidos del año, porque este "Polaris" resulta soberbio.
El video, donde unos niños simulan enfrentarse en una guerra, es genial. Atención al final.

sábado, 24 de noviembre de 2007

La colección de libros de tu estantería es tu DNI

Después de que el mundo completo se tambaleara tras la separación de La Oreja de Van Gogh y la supuesta inclusión como nueva voz femenina de Paulina Rubio, que se ha quedado en el bulo.
Después de comprobar como las Spice Girls han fracasado rotundamente con su regreso, de lo que en parte me alegro, sobre todo por esos inversores que las han pagado millones de libras por la reunión y puede que vean que no es un negocio tan lucrativo.
Después de todo esto, el planeta sigue girando y podemos respirar de nuevo, porque aunque el grupo más vendedor de este país en los últimos años y el grupo más vendedor del Reino Unido en los noventa, aunque se unan o desunan, realmente las alternativas existentes en el panorama musical son tan jugosas que no se les va a extrañar demasiado. Tenemos personal de sobra cualficado para cubrir su baja, como diría un empleado de Recursos Humanos.

En otro lugar de acontecimientos, mi compañero de tenis y de algunas fatigas laborales, me ha confesado su exacerbada pasión por la música, mostrándose realmente dicho en el tema e incluso retándome con algunas preguntas, de fácil respuesta, todo sea dicho. No sabe que yo soy un profeso melómano que oye música en todas partes, como Björk en "Bailar en la oscuridad". Ciertamente, desconoce muchas cosas sobre mí. Estamos en desventaja, él se ha mostrado como un libro abierto, yo sólo le recito los capítulos que me interesan.
Este jugador de tenis es un confeso admirador de Sophie Ellis-Bextor y las voces femeninas en general, sobre todo si son guapas, como dice él.Promete maneras en el adiestramiento auditivo al cual pretendo someterle en las horas de coche que compartamos. Hacerle ver otros mundos.
Se ha mostrado sorprendido cuando le he comunicado que conocía a Sophie, y encima de hace muchos años atrás. Él no sabía que la inglesa había sacado un tercer disco, que le he prestado, por cierto.

Puede que alguno se pregunte que a qué viene tanta charla que poco tiene que ver con la música o con el contenido genérico del blog.
Hoy estoy un poco perro para hacer una crítica de un disco, incluso para comentar lo que sea, pero sí quería hacer esta puntualización que a mi juicio me parece interesante y le da otro puntillo al blog, así también hablo un poco de mí. Como no escribo un diario, pues abusaré de este medio para inmortalizar mis pensamientos más aburridos.
Una recomendación de aquí mi colega, volviendo a él, es un grupo que se llama DB Boulevard, el cual ignoraba (ahí me ha pillado) y que por lo que he leído tampoco sabría decir si me gustará.
Aqui hay algo de info de este grupo italiano:

http://en.wikipedia.org/wiki/DB_Boulevard

Una manera acertada para conocer a alguien es preguntar por su película favorita, su canción o el libro que más le haya gustado. Si vas a casa de alguien y ojeas su colección de DVDs , compactos o libros, tendrás una manera aproximada de cómo será esa persona, siempre y cuando seas capaz de ver en una estantería "Guerra y paz" y sepas más o menos de qué va el libro (o la película) y lo que te puede transmitir alguien que haya leído (y aguantado) ese "tostón" de Tolstoi, que para algunos es una obra maestra, indudablemente, pero si estuviera más resumido, mucho mejor.
Podemos descubrir si es una persona sentimental, si se deja llevar por las corrientes (mucha obra comercial) , si le gustan las extravagancias (no nos suena nada de lo que vemos) , si es belicoso y por extensión le gusta hablar de política, etc.
Echar un vistazo en el contenido de las estanterías de alguien es una estupenda pista para llegar a saber cómo es ese alguien. Sus inquietudes le van a delatar, son el reflejo de su espíritu y de su carácter. Está comprobado. Probadlo.
Lo que leemos, escuchamos, observamos... de alguna manera nos moldea y nos educa, así que con un poco de perspicacia y cultura general podemos ir dos pasos por delante en los interrogatorios preliminares.
La colección de libros de tu estantería es tu DNI.

viernes, 23 de noviembre de 2007

BEN LEE - AWAKE IS THE NEW SLEEP - Aplicando emociones


Hay personas que nacen con un don para las melodías y Ben Lee es una de ellas. Se basta él solito para esbozar precisas composiciones del pop más genérico que podamos hallar, ahondando en el sonido cantautor evidente, pero sin resultar artificioso o exagerado.
Sería harto complicado que con la debida promoción, canciones como "Gamble everything for love", "We're all in this together", "Begin" y casi todas las que completan este disco, no triunfaran en las ondas, llegarán a miles de personas y exigieran poder tener en sus manos una copia de este "Awake is the new sleep".

En una dimensión menor, en Australia, de donde es originario, este chico de belleza irregular es lo que Alejandro Sanz es en España. Vende discos a porrillo y se lleva todos los premios.
Así fue con este disco, publicado en 2005 ( el último se llama "Ripe").

Lo que ha pasado en Australia, este fervor por Ben Lee, se podría extrapolar a todo el mundo si ciertas personas movieran los dedos, pero prefieren apostar por otros géneros más vendibles.

Recuerdo que en España la canción "Catch my disease" salía con regularidad por la MTV española. Fue un tema que gustó, es cierto, pero si luego el disco no lo editas aquí, pues poco se puede hacer.
Es una rabia que pequeñas joyas como "Awake is the new sleep" se queden exclusivas para la tierra de los canguros y los koalas.

La voz de Ben y su guitarra nos acompañan en este viaje de 57 minutos. Más vale mantenernos despiertos, porque como despiertos será la nueva manera de dormir.
Maravillosas recreaciones líricas y sugerentes las que hay en "Apple candy", donde declara que le gustaría convertirse en él, saber lo que él sabe, tocar lo que él toca, en una canción que ofrece más de una lectura.
"Ache for you", con un piano preciosista que destaca en el estribillo y la voz más nasal que nunca de Ben, es otro de los puntos álgidos, como son "No right angles" y "Close I've come".
Canciones personales, letras desde el corazón y desde el cerebro, llevando el mismo compás, sonando perfectas en su conjunto, muy accesibles, escuchables pero con carisma.
Es cuando Ben decide escarbar en su cementerio personal, dejar salir su lado oscuro, como en "Light" (canción que acaba siendo realmente inaguantable, dura casi diez minutos) cuando el disco tropieza en esa carrera de 100m. que tan bien encaminada tenía.
"Into the dark", canción que fue single, suena tan inocente como el sonajero de un niño, recordándonos en su estructura al "Celebrity skin" de Hole.

Ben demostró la facilidad que tiene para llegar al corazón de la gente, para situar melodías atemporales reminiscentes de The Beatles y que limitándose a explotar ese lado acústico, sin llegar a más, hubiera supuesto casi un 10.

8,5/10

El video de "Gamble everything for love":


jueves, 22 de noviembre de 2007

AUDICIONES - NOV07 (4 temas)

Creo que estaría bien compartir canciones con la gente que se conecta a este "magnífico" blog, jeje. Hay canciones que debería escuchar todo el mundo y que tendríamos que comentar, dar nuestra opinión, nuestra más sincera opinión sobre los temas.
Son descubrimientos que uno va haciendo y que quisiera poder repartir con esa gran red que existe ahi fuera.
También agradecería si alguien ha escuchado algo interesante últimamente, o se guarda una canción en un recoveco de su cerebro desde tiempo atrás, la quiera compartir con nosotros.
Esa es una de las finalidades del blog, compartir música para hablar de ella.

Aquí os dejo unas cuantas canciones interesantes para descargar a través de rapidshare, sin desperdicio:


1. Crowded House "Pour le monde":



A los neozelandeses Crowded House no les ha dado por cantar en francés, que podrían, no estaría mal. Esta es la balada imprescindible que todo buen disco debe incluir. No nos imaginemos otro "Fall at your feet" o ""Four seasons in one day". "Pour le monde" está en otra escala, no hay copy & paste aquí.
Un piano da comienzo a esta alegoría a las posesiones que se desvanecen, mientras una orquesta de cuerda y viento se une a la banda, en un estribillo que tarda en llegar y que se solidifica en la parte final, cuando los coros rememoran: "He's the best you've ever known".
Las cuerdas finiquitan el tema, dejándonos una última reflexión sobre lo escuchado.
Dedicada a Angel, un lector del blog.



2. Damien Dempsey "How strange":




Realmente debéis ahondar en la música de este irlandés, y sobre todo, conocer esta maravillosa pieza, "How strange", para poder apreciar con conocimiento y base la fantástica voz montaña rusa (arriba y abajo constantemente) de Damien. Esta composición adoración hacia un ser humano en concreto, como dice él, que le da esperanzas de volver a creer en la raza humana, acaba estallando ruidosamente, dejando al oyente libre de cualquier síntoma que pudiera tener primeramente al creer escuchar una pastelada. Qué extraño, no es así.

Por cierto, en esta foto, Damien es calcadito a un amigo mío, Paul, que por supuesto, también es británico y que es igual de resultón que Damien, todo hay que decirlo.




3. The Twang "Wide awake":



The Twang ha sido una de las revelaciones en UK, lo único que su indudable apariencia con U2 les han dejado un poco a un lado. No hay que olvidar que imiten o no (si has escuchado todo su disco debut verás que se alejan bastante de U2), este "Wide awake" sorprende. En una coctelera metemos a U2, Linkin Park y Red Hot Chili Peppers y saldría algo como The Twang.

Esta canción fue uno de los singles de su disco, que tuvo ventas bastante aceptables en UK.



4. Jacob Golden "Shoulders":




En una de las muchas recopilaciones que suelo hacer, incluí aleatoriamente esta canción. Me dejó sorprendentemente agradado. La voz de Jacob, con algunos brotes femeninos en sus subidas (aquí en "Shoulders" durante el estribillo), recuerda a ese folk de Garfunkel, Tracy Chapman y no sé si alguno se acordará de él, pero había un cantante que se llamaba Ke, que tuvo un éxito moderado con "Strange world" allá por mediados de los 90. Ese punto femenino y esa manera de cortar las palabras que tenia Ke, la tiene Jacob Golden. Una canción maravillosa, para días de bajón.



miércoles, 21 de noviembre de 2007

Patty Griffin, Findlay Brown, Jens Lekman y Damien Dempsey

No, no estoy pasando lista en una clase británica de segundo grado. Se trata de nombres que a muchos les resultarán desconocidos, sobre todo al español común, pero que tienen mucho que aportar, ideas que explotar y calidad en su música, supremacía compositiva y ganas de hacer pupita, como decía recientemente una cantante latina.

No son caras nuevas, exceptuando la de Findlay, a todos ellos largas carreras les respaldan, y a todos ellos algo les une: Quieren captar la atención llegando a retorcer el alma, diciendo lo que nunca pensabas escuchar, aclarando los pensamientos más intrínsecos que pudiéramos tener y encima, con arte y solera, como decimos aquí.



PATTY GRIFFIN:



La cantautora de Maine, Patty Griffin, a pesar de sus 43 años, sigue siendo esa fruta selecta que hace las bocas salivar en los círculos más prestigiosos. Reconocida y admirada por compañeros de profesión, como las Dixie Chicks, y alabada por los críticos estadounidenses. Siete discos tiene en su haber y son los últimos los que han hecho alzarla con una reputación de maestra para las composiciones emocionales que no es exacerbado en absoluto.
Canciones folk pletóricas, intensas y con mensaje. La marca de la casa, aquí va un video donde interpreta la canción que abre su disco "Impossible dream", llamada "Love throws a line"






FINDLAY BROWN




"Separated by the sea" es el primer gran disco del inglés Findlay, precedido de algún que otro EP. Su música, destellos de folk de Crosby, Stills & Nash, Bod Dylan o Simon & Garfunkel, suena intimista y profunda, simple, suave y natural. El disco va cogiendo fuerza, perdiendo ese grado introvertido de los primeros temas hasta alcanzar su lado más pop con "Down among the dead man" o "Losing the will to survive". Su voz cándida, grave, masculina conjunta a la perfección con lo que pretende transmitirnos.


El video de "Come home", el primer single:












JENS LEKMAN





Ahora nos vamos hasta Suecia para hablar de la última sorpresa hallada en el país escandinavo. Jens Lekman admite que se sorprendió cuando su último disco llegó al número 1, ya que no considera que su música pueda llegar a todo el mundo, un atisbo de introspección no apto para masas envuelve sus melodías, aunque canciones como "You are the light" olvidan esta máxima para acercarse a los oyentes en demasía:





DAMIEN DEMPSEY



Con su aspecto de jugador de rugby, Damien Dempsey, irlandés, es uno de los artistas más valorados en su tierra. Un diamante en bruto. Posee una de las voces más versátiles que se conozcan, capaz de girar en todas las direcciones que se proponga. Sus discos, como el último, "To hell or Barbados", prometen al menos no dejarte indiferente. Mezcla de folk irlandés, acústico, toques de extravaganza, sonidos brasileños... es un viaje por destinos paradisíacos. Eso sí, necesita varias escuchas, al principio puede resultar demasiado "extraño".

Una actuación reciente de "Your pretty smile", de este disco:


jueves, 15 de noviembre de 2007

Learning to breathe

El hecho de grabar una recopilación para alguien me supone un gran esfuerzo mental. Necesito referencias para saber qué es lo que le puede agradar a esa persona y con eso empiezo a repasar todo el repertorio posible para seleccionar las canciones que se incluirán en el cd.

Tengo un amigo que alegremente un día me pidió que le grabara un compacto con canciones "movidillas", como me dijo él.
Este amigo es bastante convencional, por cierto, es un amigo el cual me utilizó de puente entre dos relaciones sentimentales que tuvo y que después decidió alejarse considerablemente al ya serle yo prescindible en su vida.

Esta recopilación no se corresponde con mis gustos, sino que lo grabé pensando en lo que le gustaría a él, aunque hay canciones que evidentemente son decisión mía por completo, pero que pienso que en su juicio sabrá valorarlas en su justa medida.

Recop. "Learning to breathe":

1. Melanie C "I want candy". Aparte de lo petarda que pueda resultar esta canción, reconozcamos que es alegre y vital, y que mientras vas en el coche, es perfecta para olvidarse de atascos, semáforos y otras vicisitudes.

2. Avril Lavigne "Girlfriend (español)": Personaje repugnante el de Avril, pretenciosa, engreída y estúpida, pero que si olvidamos su carácter y no pensamos en quién canta la canción, resulta gracioso escuchar esta canción que entra tan bien en la temática "movidilla", y que además nos hace echarnos unas risas con ese español tan ridículo. "Yo sé que me gustas.... no es un secreto", ay si Cervantes levantara la cabeza y viera estas burradas en el castellano.

3. Kosheen "Overkill": Grandiosa la vuelta de Kosheen con este "Overkill" y cuando yo pensaba que habían dado en la diana con este disco, resulta que se los traga la tierra, venden menos que el disco de Jesulín, y me dejan con una cara de tonto que no lo puedo explicar. Aún así, el disco es genial, "Overkill" reúne oscuridad y brillantez en las mismas cantidades.

4. Kaiser Chiefs "Ruby": Otra canción animadilla, el primer nº 1 de los Kaiser en UK, la canción que ganó el premio al mejor video según la revista británica Q y que consiguió ser el éxito de su segundo largo, ya que los demás singles no consiguieron estar, ni por mucho, a la altura.
Era la vuelta al genial brit-pop, y el video con referencias a los Sims, era brutal:






5. Dolores O'Riordan "Human spirit": La Lola se va a los puertos y allí se queda. Con su primer disco en solitario pasó desaparcebido, lo cual nos trae como positivo que se tendrá que plantear volver con The Cranberries para recuperar algo de status. Temas como "Human spirit", alejados del estilo cranberriano, más poppys y con la incorporación de estructuras antes no vistas en los irlandeses, es uno de los de mejores del album.

6. BellX1 "Eve, the apple of my eye": Otros irlandeses geniales son los BellX1, surgidos de las cenizas de Juniper, grupo que comandaba Damien Rice, dejaron al mundo con la boca abierta ante la belleza y delicadeza de esta canción, su gran éxito.
El video, protagonizado por una manzana buscando su otra mitad en el baile de graduación, no se lo pueden perder:





7. Fall Out Boy "This ain't a scene": Una canción de las que tanto triunfan en USA, pero que a mí me dejan indiferente. Tiene ritmo, y es lo que el receptor quería.

8. Within Temptation "What have you done?": Eso, ¿qué narices habéis hecho? Este grupo tiene potencial para hacer discos al margen de Evanescence, pero se siguen empeñando en copiarles sin ningún descaro.

9. The Sunday Drivers "Dancing Queen": Maravillosa cover del tema de Abba, al cual los Sunday le añaden un sentimentalismo que ya se intuía en la canción original, pero que en la interpretación de los españoles queda claramente expuesto:







10. Nickelback "If everyone cared": Uno de los discos del que más singles de éxito se han extraído es el último de Nickelback. Este "If everyone cared", la canción solidaria del LP, es otra prueba de la contundencia radiofónica de sus temas.

11. The Killers "Read my mind": Quizás el mejor tema de ese "Sam's town", The Killers suenan a New Order, a Joy Division... y consiguen elaborar una melodía para todos los públicos y que no molesta a nadie, perfecta para cualquier momento.

12. Sophie Ellis-Bextor "New York City lights": La reina del glam disco pop volvió a las andadas con su mejor disco, "Trip the light fantastic", que se convertirá en ese disco de culto que sólo lograron apreciar los más devotos fans. Esta canción, escrita por los creadores de los éxitos de las Spice, es enfermizamente contagiosa.

13. Blackfield "Miss you": El primer single del segundo largo de la extensión de Porcupine Tree, Blackfield, rememora esas melodías épicas de su primer disco, eso sí, sonando más de lo mismo, sin evolución. Para aquellos que no conozcan su primera obra, como acercamiento al grupo es igual de bueno un disco que otro.

14. Jack Savoretti "Without": El gran Savoretti, ese artista revelación que debería estar en lo más alto de las innovaciones del 2007, junto a Mika, pero se ha quedado en una leyenda para unas minorías, que siguen disfrutando deleitados de su "Between the minds".
Juzguen este "Without" por sí mismos:




15. Thirteen Senses "Animal": Otro grupo interesante de la armada británica, con una canción que denota garra y entrega. Deberían estar en lo más alto del 2007, junto a The Pigeon Detectives, Hard-Fi o The Enemy.

16. Nerina Pallot "Learning to breathe": La dulce Nerina y sus letras efervescentes, es una delicia para los oídos y para el cerebro, porque no canta memeces como otras muchas/os, canta verdades como puños. Gran canción de su segundo disco "Fires".



17. Evanescence "Call me when you're sober". Detrás del curioso título se encuentra la canción que apostaba a asentar a los Evanescence, pero que ha acabado haciéndoles desvancerse.
La canción está bien, tiene su gracia, la letra deja un poco que desear, pero suena bien.

18. Keane "A bad dream": Se acabaron las movidas, llega el momento de la reflexión. La canción post-rehabilitación del cantante de Keane, saliendo de la oscuridad, yendo a la luz como Caroline en Poltergeist, "A bad dream" es otra sencilla canción de los ingleses que despuntó el disco de nuevo hasta los más vendidos.

19. Bat for Lashes "Bat's mouth": La mejor canción del disco debut de Natasha Khan era esta sobria melodía a piano, golpes de teclado que suenan a golpes en la pared, que acaba con un coro infantil y un instrumental final perfecto para finiquitar una compilación.

Los deseos inútiles

Estos últimos días han sido inusualmente intensos y el poco tiempo que he dispuesto delante del ordenador, no ha sido precisamente para actualizar el blog, hecho éste por el que pido disculpas.
Ciertos personajes dignos de cuento de los hermanos Grimm aparecen en la vida de uno y te dejan un poco trastocado, herido levemente, aunque los rasguños se van curando y las costras se van cayendo.

Así que hoy, jueves, día que esperaba que fuera de turismo castellano, me quedo descansando en casa y disfrutando de unos momentos de tranquilidad.
La mayor tranquilidad y paz que te pueda otorgar una pieza musical la descubrí hace poco.
En la época en que los mp3 no estaban tan distribuidos y los reproductores en cadenas de música domésticos, radio-cd para coche, mp3 portátiles o ipod, eran metas futurísticas, en esa época, todo lo que nos llegaba a nuestras manos se grababa en un cd de audio, como los que han existido siempre.

Por entonces yo grababa montón de cds en este formato, los mp3s los pasaba a este soporte digital y los tenía todos bien puestecitos con sus portadas, sus cajas de plástico, cuidándome de que la calidad fuera buena en todos los casos.
La cuestión es que llegó un punto en que se me fueron acumulando los compactos a destripar y aún hay muchos que rondan por mi casa y que no he podido escucharlos.

Una noche de la semana pasada, al ir a acostarme, decidí recuperar uno de estos cds que llevan años en mis estanterías y mientras intentaba conciliar el sueño (buen momento para escuchar música) escucharía ese cd casi olvidado.
¿De quién era el cd? Pues de una completa desconocida incluso para mí, que se llamaba Patty Griffin, y el cd se llama "Imposible dream".
Escuchando la primera canción pensé que se trataba de otra americana imitando a Patti Smith, como Joan Osborne o Shannon McNally, pero a partir de la segunda canción el concepto de Patty Griffin cambió. Su voz, acompañada de una guitarra en un tema evidentemente folk, me hizo abrir mis somnolientos ojos de par en par y con la canción "Kite song" consiguió que se abriera mi alma ante la belleza de su voz, de sus letras desoladoras y de su tristeza intensamente emocionante. Me gustaría escuchar el disco más detenidamente antes de hacer una crítica, pero hoy, que por fin lo he escuchado entero, debo reconocer que nunca antes un disco tan lento en donde no hay una canción con algo de ritmo, que está lleno de folk, gospel y blues me había llamado tanto la atención.
La canción "Useless desires", donde relata el abandono de tu hogar, de la ciudad en donde vives, de la gente que te rodea, del mundo que conoces para adentrarte a otro desconocido, es sin duda la mejor del disco, donde su voz se dispara y deja atónito al oyente.

Por eso, ¿quién no rellena su cabeza con deseos inútiles? Yo, el primero, necesito tener la cabeza generando ideas y enlazando pensamientos de superación, metas inalcanzables, en fin... en la mayoría de los casos... deseos inútiles.
Así que, mientras espero a que cese la época de luto, y con las esperanzas fluyendo desde el cuentagotas, voy olvidando uno de esos deseos, mezcla de locura, interrogantes, incertidumbre, pesar y dolor.
Como dice Patty en su canción, "incluso yo me estoy cansando de estos deseos inútiles".

miércoles, 7 de noviembre de 2007

THE CORRS - BORROWED HEAVEN - De nada sirve ya...


¿Qué le ha podido pasar a un grupo como The Corrs, con una proyección internacional envidiable, millones de copias vendidas, para acabar olvidado tan rápidamente en el limbo?
Con su disco "Talk on corners" vendieron copias como churros, y ahora, poca gente les echa de menos, y "menos" después de la incursión tan patética de la solista, Andrea Corr.
Supieron encontrar la receta mágica para las masas, mezclando los ingredientes exactos (pop y música celta) y conseguir ser únicos en un estilo que bautizaron, más no lo crearon ellos exclusivamente (a estas alturas es tan difícil innovar que se les perdona), pero supieron conectar con el mundo. En los 5 continentes.

Siendo tan exclusivos como eran al tocar un estilo único, original y que encima sabían defender tan bien en directo, no entendemos cómo se atrevieron a abandonar sus raíces folk irlandesas para acaparar por completo el pop chicloso en ese album tan tonto que fue "In blue".
Lo tenían todo, reputación, productores de prestigio (David Foster, Glenn Ballard, etc.) y van y se ponen a trabajar con RJ Lange, maridito de Shania Twain, que todo lo hace absolutamente igual.
Así fue de gracioso el hecho de ver el video de "Breathless" y ver a Sharon haciendo que toca el violín cuando no suena un maldito violin en toda la canción.

Otro grupo más sucumbiendo al gran bullicio del pop, dejando ese toque de unicidad que les caracterizaba para convertirse en otro grupillo haciendo tontipop para enamorados con pocas pretensiones y vocabulario escaso.

Lo que pasó entonces es que la gente quedó muy decepcionada con el cambio, por esa simbiosis hacia el pop, dejando atrás la etiqueta de la que presumían.

Viendo este tremendo fallo de conducta, The Corrs aún siguieron con sus letras de tontipop para enamorados adolescentes, amables e inocentes, para todos los públicos, en su siguiente album.
La diferencia está en que al menos con "Borrowed heaven" recuperaron parte de su folclore irlandés, pero ya era demasiado tarde.
El productor Olle Romo les construyó un disco que continuaba con ese lado pop tan guay, pero que no dejara de lado los violines, flautas y demás típicos instrumentos del país.

"Borrowed heaven" es algo así como el flotador que te encontrarías si estuvieras ahogándote en el mar, pero que de nada te servirá porque nadie te va a rescatar, tu estilo ha quedado desfasado y nadie te echa de menos.
Un disco regular con letras para provocar urticarias pero con alguna canción que suena decente, no muchas, eso sí.
No podemos ignorar el subidón de alegría que supone "Angel" o "Even if", o las baladas que no falten "Long night" o "Baby be brave".
Por otro lado, debemos y suplicamos que se hubieran ignorado, temas como "Time enough for tears" (un pestiño de tema) o "Hundrum".
Luego hay cosas interesantes como la armonía de "Borrowed heaven", pero en esa misma canción, nos encontramos el coro gospel más absurdamente usado en la historia de la música. Es innegable que las voces de ese coro quedan tremendamente mal al final del tema.
También reseñar, sobre las labores de producción, el aumento de volumen que se produce en todas las canciones cuando llega el estribillo. De acuerdo que el estribillo es lo que atrapa al oyente, pero no hace falta que se produzca esa soberana alteración no apta para escuchar con auriculares.

En fin, con esto y con todo, dudamos que The Corrs vuelvan a los escenarios, una pena, pero visto lo visto con sus dos últimos discos, no sabemos si se les echaría de menos.

PD: Andrea, ¿podrías volver al pasado y eliminar de tu carrera ese disco tan horrible que has editado este año?

5/10

martes, 6 de noviembre de 2007

Poder noruego...

Vale la pena de vez en cuando asomarse a los charts de Noruega, y sólo por curiosidad, escuchar las canciones que estén entre los más vendidos.

A diferencia de los españoles, los nórdicos tienen un oído más fino para la música y los productos (como diría Risto) resultan llamativos. Aunque muchas veces se queden navegando entre las frías aguas de los fiordos, cantantes o grupos como Espen Lind, Marion Raven, Kurt Nilsen, Alejandro Fuentes, Bertine Zetlitz, Per Gessle ... han obtenido una reputación sólida entres sus fronteras que vale la pena "robar" para poder apreciarla desde la exquisita España.

A punto de editarse el difícil segundo disco para The National Bank, aunque con un Thomas Dybdhal experto en estas peleas, tenemos también los discos de Kurt Nilsen, el ganador del World Idol en 2004 o Alejandro Fuentes, un chaval de 20 años con una voz preciosa.





Totalmente reconmendables. Esta gente realmente sabe escribir melodías que llegan, no en vano son los escritores nórdicos los más solicitados por las estrellas del pop.
Espen Lind, por ejemplo, escribió en parte la canción "Irreplaceable" de Beyoncé.

Os dejo el video de The National Bank, "Tolerate", para que comprendáis de qué os hablo:

lunes, 5 de noviembre de 2007

IRIS - AWAKENING - Despertando un género en horas bajas...


"Awakening" vió la luz en el 2003, aunque lo de ver la luz resulta irónico para ellos, porque fue un disco que quedó en la oscuridad, en el fondo de los cajones de ese amplio armario que es el anonimato.

Este grupo de Texas, comandado por Reagan Jones, una voz a medio camino entre Dave Gahan y Phil Oakey (Human League) realiza un electro-pop oscuro y amargo, lo más lejano al europop que uno se pueda imaginar. A ratos hay momentos brillantes que nos alejan de ese ambiente lúgubre, sobre todo en esos arreglos de producción que nos dejan apabullados, pero cojeando en el tema lírico, evidentemente.
Cargado de dramatismo en su manera de interpretar, las melodías de Reagan no presentan grandes rasgos de originalidad, pero lo que hacen, lo hacen bien, con gracia, eso es innegable.
Mejor en sus temas movidos, como el tremendo comienzo de "Whatever", la agria "Sentimental scar" o "Wait move on", y flojeando en esos medio tiempo un tanto soporíferos ("When I'm not around").

Pena que este género, el de la música electrónica, que tanto auge tuvo durante los ochenta y noventa, ahora este en un decaimiento total y absoluto, siendo pocos los grupos que puedan subsistir viviendo de ello.
Iris al menos, en ese anonimato, continuaron publicando discos, independientemente de si recibían el abrazo del gran público o no.
Mientras, en el camino, nos quedamos con canciones como "Sorrow expert" o "You're the answer" (versión de Seven Red Seven) para alegrarnos el día.

7,75/10

Actuación en vivo de "Sentimental scar":

DAVID GRAY - LIFE IN SLOW MOTION - A cámara lenta, pero intensamente


A David Gray la mera idea de entrar en un estudio le producía náuseas, y al final, convencido por la grandiosidad del proyecto que tenía entre manos e incentivado por Marius de Vries, tuvo que admitir que la grabación de este "Life in slow motion" requería de los medios de un gran estudio.

Así que el ambiente intimista y simple de "White ladder" o "A new day at midnight" se ha esfumado parcialmente, pero logrando una notable mejoría en algunos aspectos, sobre todo en comparación con este segundo.

Mejoras, sobre todo, en la voz de David, alcanzando unos registros vocales altísimos ("Nos da cariad", "Alibi" o "From here you can almost see the sea") e instrumentalmente vemos la riqueza que aportó Marius, que parece más contenido aquí de lo que suele. "Disappearing world" o "Hospital food" son producciones impecables.
Las melodías son incofundiblemente David Gray, aunque quizás más trabajadas en sus letras y más emotivas y armoniosas.

El primer single "The one I love", es curiosamente el tema más flojo del album. Una composición apestando a vulgaridad y sentimentalismo, que choca viniendo de este maestro de lo retorcido.
Ese toque alegre y poppy no fue muy bien recibido por los fans, acostumbrados a algo más de chicha en sus primeros sencillos, no hay que olvidar la intensidad del "The other side".

Aún así, han sido tres singles los extraídos del album y tres pedazo de video-clips que se ha marcado el inglés, y también hay que apuntarlo, un single que se ha quedado abandonado, el "Nos da cariad" que es de las mejores canciones que han salido de su puño.

Así que, "Life in slow motion" nos devuelve a un Gray inspirado y con la voz mejor que nunca, pero aún sigue sin encontrar la reválida de "White ladder".

8,5/10


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...