sábado, 20 de agosto de 2011

Burlap to Cashmere - Reaparición mariana



Hubo una banda allá por 1998 que con un solo disco en el mercado, "Anybody out there?", obtuvieron una atención mediática desmesurada en EEUU. Su sonido folk rock de tintes cristianos que incorporaba influencias del folclore griego y en general la efusividad del sonido mediterráneo, fue estupendamente recibida por aquella época, y el público se quedaba atónito por un directo en el que siete personas se dejaban la piel sobre el escenario para que sus canciones fueran torbellinos que arrastraran a todos los espectadores.

Llegaron los premios, los reconocimientos, la popularidad mal llevada y una actitud rebelde que no se ajustaba a lo que se podría esperar de una "banda cristiana".

Recordando estos episodios, los miembros de Burlap... admiten que todo les vino muy jóvenes y no lo asimilaron como debieran. No hubo continuación de ese gran álbum, cada uno tiró por su lado y lo que ofrecían en solitario no llegaba ni a la altura de los zapatos del proyecto Burlap to Cashmere.

Como "los caminos del señor son inescrutables", el futuro les ha vuelto a reunir, después de que alguno de sus integrantes casi pierda la vida en accidentes de tráfico, y de la mano de Mitchell Froom (Crowded House, Sheryl Crow, Ari Hest) nos llega un disco homónimo que incluye 12 nuevas composiciones.

No se acerca a su debut ni por asomo, pero al menos es un disco nuevo, que 13 años después se acaba agradeciendo, y ninguno de los seguidores que aún pensaba que esta gente se iba a meter de nuevo en un estudio, lo desestimaremos.

Se echa en falta esa garra de sangre flamenca, esa rabia incontrolada, ese mestizaje, los cambios inusitados de ritmo, la grandilocuente percusión...

Este nuevo disco es más maduro... y más aburrido. No se han tirado al lago sin pensar en que había rocas como hicieron antes, ahora miran desde el borde y prefieren evitar posibles tragedias, pero el hecho de no arriesgar les ha dejado en un punto intermedio en el que es imposible destacar.

Parece que podrían aprovechar el tirón de bandas como The Avett Brothers, The Civil Wars o Mumford & Sons, pero basta decir que hay más temperamento en cualquier tema de los Mumfors que en uno de los nuevos de Burlap to Cashmere.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...