domingo, 29 de enero de 2012

Drive - Conducir hacia el final



Impresionante "Drive". Cruda, dura y emocionante. La última película de Ryan Gosling, que borda el papel del taciturno conductor de pocas palabras, no tendría que haber sido ninguneada en los Oscar. No cuando películas de semejante violencia, si es eso lo que ha molestado al público, como fue "Infiltrados" acabó arrasando hace unos años.

"Drive" nos ha mostrado algunas de las mejores escenas que se han visto recientemente en la pantalla, destacando la escena del beso en el ascensor, donde la sensualidad, el romanticismo y la belleza, que podemos apreciar cuando las luces se atenúan, se mezclan con lo grotesco, las patadas directas al cráneo y la desilusión de la protagonista, que observa atónita al chico, del que no se dice el nombre en ningún momento.

"Drive" es una película para los ojos, las secuencias se prolongan hasta que nace en el espectador la incomodidad que produce la trama. Los cuatro minutos del atraco en la casa de empeños te encogen el pecho y te aceleran el pulso.
Las conversaciones entre los protagonistas se mueven por impulsos, se miran, se analizan y después hablan. Lo justo. Una, dos palabras.

Una de las cosas que más me ha atraído de "Drive" es su banda sonora, que para eso la mencionamos aquí. El soundtrack de electrónica ochentera que se ha marcado Cliff Martinez más esa canción de College que suena hasta en dos ocasiones, "A real hero", crea una atmósfera retro que le hace ganar muchos puntos. Atmósfera que se acentúa con la rotulación del inicio.

Muy recomendable film y qué queréis que os diga, que le den por culo a los Oscar. Si creen que sólo merece una nominación por los efectos sonoros, es que han perdido el norte. Que se queden con telefilms como "Criadas y señoras", allá ellos.

2 comentarios:

iaGo dijo...

Peliculon!

atticus' daughter dijo...

Excelente escrito sobre la película, es una pasada. A nivel de guión pero sobretodo en cuanto a imágenes y a planos, con esos silencios que dicen tanto, esa ambientación y sobretodo la música, una pasada la banda sonora, le va que ni pintada a las imágenes y a la historia. Y mención aparte, el actor. Está estupendo en cada plano, casi que fue lo que más me gustó de la peli, él y el personaje, ese héroe perdedor de Western urbano. Una película de esas que nos quedaran en la memoria para siempre a todos los que la hemos disfrutado, especialmente (creo) los que lo hemos hecho en pantalla grande, porque vale la pena gastarse los euros que toquen para verla en el cine. Altamente recomendable, sí señor.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...