viernes, 10 de abril de 2009

Christina Rosenvinge - Verdades como puños

Llega a mis manos por casualidad un número antiguo del suplemento semanal Metrópoli, de El Mundo, que contiene una estupenda entrevista a Christina Rosenvinge.

Christina habla con propiedad y no le importa el qué dirán, o en su caso, el qué dijeron. Suelta verdades como puños y reflexiona desde la templanza que le han otorgado los años. Se colma de sabiduría y medita sobre su nuevo disco, "Tu labio superior". Opina que ahora es mejor artista, porque en este disco hay menos distancia entre lo que tenía pensado y lo que ha sido el resultado.

Transcribo la entrevista, deberíamos leerla igual que escuchamos las palabras de un abuelo.


LOS AÑOS TE DAN MUCHÍSIMO MÁS DE LO QUE TE QUITAN



"Ya es mañana, qué más da...", canta Christina. Alto y claro el mensaje que envía el estribillo de "Anoche", segundo tema de su último disco. "Tu labio superior", que presenta en Madrid esta semana junto a su banda americana, "lo más parecido a un grupo que ha tenido nunca", en la que destacan Steve Shelley (Sonic Youth) y Chris Brokaw (ex Come). Para muchos críticos se trata del mejor trabajo de Rosenvinge, quien, aunque discrepa de esta afirmación, acepta que "cuanto más avanzo, menos distancia hay entre lo que tengo pensado y lo que resulta".

El álbum, que ella define como "una patada al fondo para volver a la superficie", también ha conectado con el gran público, del que se alejó "insconcientemente" en los 90. "Entonces necesitaba más intimismo", pero con el tiempo he aprendido a hacer música más abierta y a la vez personal.

Tiempo, un concepto al que alude varias veces en la entrevista, aclarando que a ella le sienta bien: "Los años te dan muchísimo más de lo que te quitan", asegura. Que nadie piense que 44 primaveras, dos hijos y una larguísima relación que ya es historia la hacen estar de vuelta de la vida, "aunque sí he llegado a un pensamiento zen que me permite librarme tanto del peso del pasado como de las preocupaciones futuras".

Así de optimista se muestra, abierta a hablar de todo, incluída su relación sentimental con Nacho Vegas. "En mi caso, lo profesional nace siempre de lo personal, es lo que me da autenticidad". Por eso cualquiera que escuche el disco intuirá en él al asturiano, inspiración, referente y hasta ladrón de letras: "me cogió prestada la frase "hace tin tin tu campanilla" para un tema suyo y yo le regañé mucho. Con la de letras preciosas que hay, tuvo que elegir la más chusca..." Irónico, vitalista, escéptico "y siempre ingenuo", es éste un trabajo que "ha caído en gracia precisamente cuando he dejado atrás composiciones más complicadas y oscuras. Es curioso, he vuelto a sentir el placer de tocar acordes muy básicos".

Hoy es la influencia de Vegas, ayer la de Ray Loriga y anteayer, o hace 15 años, la de Álex, de Álex y Christina. "No me importa que me sigan recordando aquella banda, así empecé y de ahí nacieron auténticas joyas..."
Pero, de la rubia jovencita que siempre llevaba puestas medias de rayas, ¿qué queda?. La madrileña no responde, sino que se levanta la parte de abajo de sus vaqueros y nos descubre... unas medias de rayas. "Me siguen encantando, lo que pasa es que ya no las enseño", reconoce riéndonse y de paso mostrando esa curva de la que tanto habla, la de su labio superior.



De paso, el video de "La distancia adecuada".

2 comentarios:

Justo dijo...

Fuiste tú quien dijo que era el mejor disco español de 2008?
Lo comparto.. es una gozada, del principio al final.

archer dijo...

La Rosenvinge merecería estar en lo más alto de las listas de ventas. Por hacerla propaganda que no quede, que lo bueno nunca está de más.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...