lunes, 17 de marzo de 2008

Cher - It's a man's world - Cuando Cher era auténtica



Cuando nos encontramos con una artista tan prolífica como Cher, que además ha defendido su carrera paralela como actriz con orgullo y éxito, y que para más inri ha aprendido a mantenerse al margen de cualquier síntoma de intromisión pública (por lo menos en la última década), es difícil hacer una comparación de un disco suyo con el resto de su discografía.

"It's a man's world", título que podría resultar una rendición al machismo proliferante y evidente, fue su vigésimotercer disco, publicado en 1995.
Fue el último disco antes de despellejarse su propia piel como un lagarto, en ese proyecto discotequero cuna del vocoder que fue el "Believe".

La serenidad, la plenitud y la conformidad con la vida y con la música es lo que se refleja de este disco, que sin haber escuchado los 22 discos previos, podría decirse que destila una uniformidad, un acuerdo mutuo entre los temas, que al menos, en sus discos posteriores no se puede apreciar.
Todos los temas presentados aquí forman una hermandad digna, cogidos de la mano vamos recibiendo relecturas de clásicos junto a las muy pocas creaciones originales.

A pesar del hecho de trabajar con varios productores, que tirando de curriculum podrían chocar al oyente más avispado, han conseguido mantener una coherencia plausible que en pocos casos recientes se pueden ver, aunque ha habido intentos, desde refritos de Céline Dion hasta horribles revisiones por parte de triunfitas con pocas cosas que ofrecer, como Soraya (que me perdonen su mención en el blog).

Porque "It's a man's world" confluye nada menos que diez covers en un disco de catorce temas. Temas de Tina Turner ("Paradise is here"), James Brown ("It's a man's man's man's world"), Don Henley ("Not enough love in the world"), Bonnie Raitt ("I'm blowin' away") se suceden aquí con un mismo hilo conductor.

Por otro lado, la estupenda voz de Cher, elegida para interpretar este tipo de rock soul y soft rock, que no la música disco que nos intentó vender. Ese tono andrógino que parece salir directamente de los pulmones, como si el micrófono estuviera dentro de su garganta, alcanza su punto de ebullición en "Paradise is here", "I'm blowin' away" y la rocky "Don't come around tonite". Acertadamente acompañada por grandes voces corales como en "Walking in Memphis" (en este caso, un coro gospel)o "Shape of things to come".

Imagino que la homogeneidad del producto resultante ha sido un trabajo de equipo. Que Trevor Horn (Seal), Christopher Neil (Céline Dion), Stephen Lipson (Annie Lennox)y Greg Penny se reunirían previamente para llegar a la conclusión de que todo debería formar un conjunto, nada de que esto parezca un recopilatorio, donde se han limitado a juntar canciones cantadas por la misma y que así el oyente tiene una disparidad precisa para incluirla en la megafonía de un parque acuático.
Supongo que nadie podía mear fuera del tiesto, que aunque se mantuviera la identidad de todos ellos (es evidente que "The shape things to come" la firma Horn), el disco debería expeler la misma fragancia.

Y es una fragancia austera, suave, envolvente, compacta y calculada. Ese suave rock que quiso fecundar Cher aquí tiene sus puntos álgidos en "I wouldn't treat a dog" o "Don't come around tonite", canciones que podrían sonar perfectamente en bares de carretera de Texas, cien por cien americanas. Luego el pop más cercano se deja entrever en la hermosa "Angels running" o "What about the moonlight?" (el pop era la misión de Neil) y los leves toques de una caja de ritmos un tanto pasada de moda aparecen en "Walking in Memphis". También cabe destacar ese "One by one" del que se hizo un remix ocasional (quizás de ahí que Metro la convencieran para el "Believe") y el famoso "The sun ain't gonna shine anymore" de Frankie Valli (el mismo de Grease) y que nuestro diamante de bruto, David Bisbal, se atrevió a aniquilar sin piedad años atrás.
Melodías que se enseñan al primer vistazo, se mezclan con otros más aparentes, como "The gunman", el más introspectivo del disco, pero el más evocador. Cuando Cher declama "I'm waiting for the gunman", casi podemos notar el pelo de la nuca erizándose.

En ventas no le fue muy bien, un millón de discos vendidos, aunque mejor que con el "Livin' proof", la continuación de "Believe".

Otro hecho a mencionar es el artwork del disco. Eso de salir en portada como Eva con la serpiente y la manzana, ¿qué relación tiene con el album? ¿Y las fotos del interior luciendo diferentes pelucas? ¿Y la ausencia de las letras, del apartado de las gracias, de todo lo que da un poco de sentido a un booklet? Un poco cutre, sinceramente.

Por oto lado, este rock de etiqueta y con vestido largo es el terreno donde mejor se desenvuelve la americana, que ya tiene 62 años y que desde hace una temporada nada se sabe de ella, aunque hay rumores fehacientes de que en este 2008 saca nuevo disco.
Por eso, este terreno es el que, en mi modesta opinión, debe seguir explotando para ese disco en programación.

El mejor tema: "One by one" (cover de The Real People)
El más flojo: "I wouldn't treat a dog" (se aleja demasiado del pop del resto)


7,5/10

Video de "One by one":

3 comentarios:

Anónimo dijo...

perdon cariño con believe cher nedio, alrededor de 30 millones no lo digo su disquera warner se pronuncio y el album revaso los 30 millones el 2006 ojo 2006 y estamos a 2008, y para tu info livig proof, vendio 9 millones de copias, y man in the world, apenas unas 3 millones, con believe cher dio su fuerte reinvencion y gracias a ese discoooo conquisto nuevas fronteras, eres bien cerrado de mente yo amo a cher, y amo believe , living proof y stars.

xaup

archer dijo...

Si tanto amas Cher empieza por saber que este disco no se llama "man in the world", sino "It's a man's world", como bien pone en el título del post.

Por lo que dices sobre las ventas, obviamente las copias vendidas de un disco nada tiene que ver con la calidad del mismo.
No sirve como referente.

Albert Pastén dijo...

Un gran disco. He sido fan de Cher desde hace años, y ahora que tengo poder adquisitivo he ido comprando discos en Amazon; uno de ellos es este, y con cada escucha me gusta más. Bien producido, voz bien aprovechada, buenas canciones... es un disco bastante redondo, al que me imagino debió irle mejor en su momento.
Gracias por el análisis!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...