sábado, 7 de mayo de 2011

Ari Hest - Esperando indefinidamente que algo cambie



"One track mind", una de las gemas más brillantes que se esconden en el disco más solido de Ari Hest, "Sunset over hope street" (2011), habla del desquiebro, el abandono, la ignominia y la ausencia de voluntad.

La grave voz de Ari reprende en sus primeros versos, suena firme y corpórea, un ectoplasma que flota sobre las indecisiones, en un habitáculo con muchas puertas, todas igual de sugerentes. Paternalista, consejera, en un aura triste, abatido. Los años se han acumulado y tenemos miedo sobre qué ficha mover. El caballo en su loco movimiento, el peón en su gesto tímido, la poderosa reina que puede con todos.

Ninguno de esos, "mi chica tiene una mente hacia una única dirección". Ella se desinfla y él toma sus palabras "No creo que sea capaz de cambiar, me siento como si toda la vida lo hubiera estado intentando. Así que si no quieres esperar aquí por mí, mejor será que te despidas".

Él no la ve así, la ve con inquietudes, esperando que algo bueno llame a su ventana, que lleve las riendas de su vida. Ella no se muestre tan convencida, no quiere que nadie se arrastre con ella según venga la marea, ojalá pudiera ser la que aportara al mundo en vez de ser la que consume del mundo.

"One track mind" sólo es creíble en voz de alguien maduro. No nos valen adolescentes con ínfulas de caballeros experimentados, pues con 20 años uno espera devorarlo todo, la vitalidad nos hace que queramos ser futbolistas, banqueros, astronautas, arqueólogos, y si puede ser todo en la misma vida. Con 30 años damos gracias si conservamos un puesto de trabajo en una hamburguesería de comida rápida. Las ilusiones se marchitan a un ritmo vertiginoso y el calibre de nuestras aspiraciones va mermando. Ya no queremos ese cochazo deportivo, nos conformamos con ese coche de segunda mano que vimos en una tienda de ocasión. Vamos siendo conscientes de nuestras limitaciones. El brazo protector de nuestros padres es cercenado y nos sentimos como un corderito abandonado en plena selva.

No hay peor enemigo que nosotros mismos, y eso es de lo que aquí habla Ari. Él tiene una perspectiva muy diferente de la que tiene ella. Él sí ve posibilidades, ella sólo ve detrimento.

Me quedo con esta frase para el recuerdo:

“I wish I could cash out
Instead of just buyin' buyin'”




My baby’s got a one track mind
She never can hold out for just a little more time
Guess she ain’t the steady kind
Always looking to the next thing, always trying to
Cut the line
She gets to feel her hands are tied
She gets to feeling locked in, wonderin' what’s on the
Other side like a
Sun hidden behind grey skies
She says “I don’t think I’m capable of changing
Feels like forever I’ve been tryin'
So if you don’t wanna wait here for me
If you don’t wanna wait here for me
If you don’t wanna wait, then say goodbye”

My baby’s got a one track mind
One that is restless
And so inclined to fly
And one that cannot entwine
With another that reads hers
So well without even trying
Something she can’t deny
She says “Honey the last thing that I want here
Is to keep you drifting with the tide
So if you don’t wanna wait here for me
If you don’t wanna wait here for me
If you don’t wanna wait
Then say goodbye

My baby’s got a one track mind
She says, “I wish I could cash out
Instead of just buyin' buyin'”

Instead of just buyin' buyin'
Cause I don’t think I’m capable of changing
Feels like forever I’ve been trying
So if you don’t wanna wait here for me
If you don’t wanna wait here for me
Yeah honey the last thing that I want here
Is to bring you down beneath the tide
So if you don’t wanna wait here for me
If you don’t wanna wait here for me
If you don’t wanna wait
Then say goodbye

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que temazo,me encantó!!

archer dijo...

Gracias, me alegra que te gustara.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...