miércoles, 11 de junio de 2008

Michael Tiernan - Nada que envidiar



Lo que quería era comprar el disco de John Garrison.
Entre las poquísimas webs donde aparecía a la venta, volví a tropezar con una antigua referencia para música alternativa: cdbaby
Aquí podemos encontrar discos de compañías independientes que apenas tienen repercusión comercial y que en otras tiendas cibernéticas es casi imposible encontrar.
En el momento de hacerme con el album de John había una oferta que si comprabas cuatro discos te salían por el precio de unos cinco dólares.
La cuestión es que tampoco quería ninguno en especial, así que tentado por la oferta y orientado por mi instinto empecé a ahondarme en los diferentes artistas que aparecían según los estilos que iba seleccionando.
Últimamente ando algo enganchado al folk americano y ahí fue donde fui. Aparecieron algunos nombres interesantes que me eran completamente desconocidos pero que según indicaban en la web, tenían referencias a otros muy conocidos como Jack Johnson o John Mayer.



Así fue como decidí comprar el disco "Jumping in" de Michael Tiernan. Sin haber escuchado previamente absolutamente nada de él, pensé que parecía una correcta opción para llenar el pack de los 4 ó 5 que necesitaba.

A veces así, por accidente, al alimón, nos podemos encontrar con artistas que al escucharlos uno diga "Caramba!, esto suena realmente bien!".
Fue lo que me pasó con Michael.
Cuando reproduje el disco y empezó "Swim", quedé enganchado por el sonido de ese bajo, por la voz melódica de Michael y por esa letra tan metafórica. Según el disco iba avanzando comprobaba como al chico le gusta explorar su lado folkie en "Plasticity", su cara country en "Born again contradiction", su aspecto melódico en la hermosa "Song I can't remember" e incluso hacer una versión del tema rock "The day I tried to live" escrito por Chris Cornell.



Entonces, cuando terminó de sonar "Jumping in" en la primera escucha, volví corriendo a ponerlo de nuevo, a escuchar "Swim", a reencontrarme con un imitador del gran Josh Joplin y de un artista más completo que el sobrevalorado Jack Johnson, empezar a valorar a ese chico de largas patillas que el envoltorio de cartón del disco lo ha forrado con fotos suyas con sus colegas en diferentes momentos de la grabación.

Para los amantes de la música acústica sin las pretensiones metafísicas que pueden tener algunos cantautores y que sólo ellos acaban entendiendo (o al menos dicen que ellos comprenden sus mensajes entre líneas), les recomiendo hacerse con este disco, que por cierto, tiene un sonido impecable, gran labor de producción.

Aquí dejo algunas piezas para escuchar:

SWIM




A SONG I CAN'T REMEMBER

(Delicioso el momento en que el violín sustituye la voz en el último estribillo)



THE DAY I TRIED TO LIVE

1 comentario:

David dijo...

Vaya temazo el I can't remember!!
Suena a lo Jack Savoretti pero con voz más dulzona.
Muy elegante tío!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...