domingo, 4 de agosto de 2019

Belinda Carlisle - Otra versión más del "Both sides now" de Joni Mitchell




Que Belinda Carlisle nos regale alguna canción original (sería algo increíble que volviera a trabajar con Rick Nowels, pero éste parece muy centrado en sus trabajos con Lana del Rey o Dido), parece algo tan inverosímil como que Donald Trump se aburra de Twitter.
Ya explicamos aquí que Belinda en los últimos años está más centrada en otros aspectos de su vida, y que aunque siga saliendo de gira, no parece muy decidida a sacar material inédito. 

Por lo que nos tendremos que conformar con las versiones que graba para hacer bulto en sus recopilatorios y reediciones varias, no nos queda otra.

Este año se cumplían 30 años desde la publicación del "Runaway Horses", y como material inédito se incluían tres versiones recientemente grabadas (que nada aportan a la esencia conceptual del álbum) en las que podíamos encontrar una del famoso "If you could read my mind", otra de Elton John y la que aquí vamos a hablar, el "Both sides now" de Joni Mitchell.

Estamos ante una canción que apareció por primera vez en 1967, en el álbum "Wildflowers" de Judy Collins. "Both sides, now" (sí, con la coma) se la entregó Mitchell a la artista folk y fue un gran éxito a finales de los 60's en Estados Unidos, llegando a ganar un Grammy a la mejor interpretación folk.



La prodigiosa cándida voz de Judy hace que esta primera interpretación sea especial, quizás la más sentida de la multitud de covers que se hicieron después. Entre todas las que menciona la Wikipedia, podemos nombrar a algunos artistas:

Frank Sinatra, Bing Crosby, Nana Mouskori, Hole, Clannad, Tori Amos, Ronan Keating, Melanie C, Tina Arena, Michael Ball, Susan Boyle...
así que no es que Belinda haya sido muy original a la hora de grabar esta canción que ya ha tenido cientos de voces...

¿Qué le aporta Belinda a la canción?  Empieza con un clavicordio que rápidamente nos trae a la memoria a The Carpenters, y que es exactamente el mismo que sonaba en la grabación original. Rápidamente deja ese tono suave que tenía su concepción original (la de Joni Mitchell, a pesar de ser la escritora, es demasiado apaciguada a mi gusto), y despacha el tema con inmediatez y precisión pop, por supuesto, realzando el estribillo al compás de la batería, como debe ser en una canción pop al uso, y con una interpretación más acelerada, donde las nubes de la letra se observa cómo pasan más rápido. Las versiones que se habían hecho de esta canción eran bastante más lentas en su mayoría, alargando las frases, con profusión de cuerdas, pero es cierto que de las que he escuchado (no me voy a escuchar todas), me gusta que Belinda haya querido aparcar el sentimentalismo de su concepto original, y haya querido hacerla más viva, más optimista.



Algo es algo, nos conformamos nuestros fans, pero yo, lo cuento en secreto, rezo todas las noches a los santos para que Nowels llame a Belinda y le diga "Tengo una canción que sólo tú puedes cantar".


NOTA: 6/10

No hay comentarios:

Jack Savoretti - Su gran error es ser tan bueno

Me siento un poco obligado a redactar una breve introducción cada vez que hablo de Jack Savoretti, a pesar de que en este blog llevamos ...