martes, 6 de marzo de 2018

Tears for Fears - Todo lo que necesitaban era algo de tiempo


¿Todos queremos dominar el mundo? Tears for Fears hace años lo afirmaban y siguiendo con esa premisa publicaban el año pasado "Rule the world", otro anodino grandes éxitos con el que querían comprobar si aún estaban en el candelero.

Vaya que sí lo estaban, en su Reino Unido las ventas han sido más que decentes y quedó demostrado que hay sed de nuevas canciones, que el público todavía se acuerda de ellos y que "I love you but I'm lost", como carta de presentación, ha sido el mejor acercamiento que han podido tener a los tiempos que corren.

No olvidemos que estamos hablando de un dúo que comenzó su andadura allá por los 80, cuando eran unos adolescentes barbilampiños que cantaban sobre traumas juveniles con letras de lo más oscuras.


No vamos a repasar toda su trayectoria porque podemos eternizarnos (yo he sido un seguidor suyo desde que sacaron “Elemental”) así que vamos a centrarnos en lo que ha sido su último trabajo, si es que se le puede llamar trabajo a sacar dos canciones nuevas después de llevar más de diez años sin editar nada.

No podemos decir que Tears for Fears sean una banda prolífica porque les cuesta lo suyo sacar material nuevo. Ya cuando se supone eran más activos tardaban siglos en editar cosas, y ahora además, después de aquel “Everybody loves a happy ending” – les gusta recurrir a las verdades universales – no volvieron a sacar nada nuevo. 

Para “Rule the world”, el recopilatorio casi clónico del que editaron a primeros de los 90, “Tears roll down”,  desprenden dos canciones de lo que iba a ser el nuevo disco para hacer un poco de bulto y que sea un aliciente para el seguidor que ya lo tiene todo de ellos, y además, bastante trillado.

“Stay” es un tema que lo podían haber dejado en la guantera, porque en sí no dice nada.
“I love you but I’m lost” es otra cosa diferente. Es una fuerza mayor. Sólo opino que como el nuevo disco, de presumible título “The tipping point” siga estos cauces,  yo me muero de la felicidad…
Es una electrónica potente, de gran envergadura, suena tan actual que no parece ni suya. No se parece a nada de lo que hayan hecho antes. Tiene una producción mayestática, rotunda. Entra a la primera y se queda, te deja un poso que perdura, y eso pocas veces se consigue. Sölo las buenas canciones son capaces de tamaña hazaña. 

El clip que lo acompaña, el cual también tardaron bastante en presentar, me parece fantástico. Las primeras reacciones de los seguidores fueron algo negativas, pero esa manera de plasmar las imágenes, de un universo lúgubre, la forma de rodar el travelling, los personajes robóticos... en una secuenciación lenta que sin embargo juega muy bien con los cambios de la canción.
Preciosa la parte del baile a cámara lente cuando en el bridge dicen "All I needed was some time".
Y el guiño a sí mismos con ese retrato del dúo que se puede contemplar en los últimos segundos.
Para mí un acierto, acorde con los tiempos.

Puede que todo lo que necesitaran era algo de tiempo, pero esperemos que esta vez nada les impida seguir adelante con su proyecto y que nos sacien el hambre que hay de ellos más bien pronto que tarde. Todo apunta a que será a lo largo de este año, y todo apuntaba hace años a que iba a ser también a lo largo de esos años… por lo que debemos tener mucha mucha paciencia y dejarles estar. Les queremos aunque estén perdidos.














No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...