martes, 15 de mayo de 2012

Vive y deja vivir

- Observa. Mira ahí fuera. ¿Qué ves?
- Gente paseando. Hierba, árboles... ¿Qué quieres que vea?
- ¿Y qué hacen?
Me quedé en silencio.
- Vivir, o al menos, sobrevivir. Todos buscan ser felices, encontrar su lugar en el mundo, un trabajo que les proporcione el suficiente dinero para formar una familia, comprarse un piso o una casa, el coche que tanto han deseado y están cansados de ver en el escaparate de un concesionario; que no les falte comida en su nevera y en sus mesas. Todos buscan formar parte de una sociedad, pero siendo ellos mismos.
- Sí, lo sé.
- ¿Crees que verdaderamente les importa si una pareja está formada por un hombre y una mujer, dos hombres o dos mujeres? ¿Crees sinceramente que en sus mentes albergan el pensamiento de con quién hagas el amor? No. En sus mentes sólo está el deseo de cada noche, llegar a casa, descansar y sentirse feliz, con la persona que ha decidido compartir su vida y que al despertar cada mañana, pueda ver, de nuevo el sol y seguir luchando por sobrevivir y progresar.
- No todos piensan así, te lo aseguro.
- Claro que no. Pero esas personas, no merecen la pena. Son tan infelices, en su mundo interno, que tan sólo desean que tú también lo seas. Hay dos tipos de persona, resumiendo, claro: Las que al despertar, se enfrentan al mundo luchando y sobreviviendo, buscando su lugar en este planeta y aquellos, que al levantarse cada mañana, sólo tienen un pensamiento: joder a su prójimo, porque ellos no se atreven a avanzar, encontrando su lugar. Se encierran en sí mismos y pretenden bloquear las ideas libres de pensamiento reales. Sé tú mismo siempre. No pienses qué tiene o no el vecino, sino lo que tú puedas aportar, lo que puedes ser y conseguir, por ti mismo.

Extracto del libro "Tras las puertas del corazón". Javier Sedano.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...