viernes, 4 de noviembre de 2011

Las Buenas Noches - Un mal día lo tiene cualquiera



La música sudamericana ya seducía a Devendra Banhart y él nos seducía a todos con su interpretación traviesa y su sonrisa excéntrica, así que no pongas esa cara de vinagre si te digo que en Sevilla, ahora, un grupo reivindica a Víctor Jara y la canción andina y resulta que está bien. Brota igualmente exacerbado un folk rock hippie con bastante de psicodelia y hasta klautrock suave que lo mismo si decidimos que suena a minimalismo suena a más guay, aunque nada de eso sea precisamente un must de la modernidad.

Así que tenemos un quinteto de treinteañeros que tocan "folclore de un país imaginario" (en palabras del "Diario de Sevilla") con ukelele y contrabajo y cacharritos de juguete y percusiones y unas letras sobresalientes.

Este segundo álbum despega rápido y surca montones de paisajes, y resuelve las canciones con pulso firme pero sin que nadie pueda prever qué será lo siguiente. Es intrincado, nada obvio; como un acertijo, pero sin afán de misterio: un jueguecito.

A veces se agarra a las originales imágenes de la no-narración y otras se mece en progresiones instrumentales. Así avanza por diferentes tesituras que culminan en una canción tan llena de sugerencias y planos de lectura como "Oda a la seguridad", adapatación jodido del rezo infantil "Cuatro esquinas tiene mi cama".

El quintento, por cierto, integrado por el dibujante de cómic Miguel Brieva y por el hermano del cantante de Pony Bravo, no es lo que se lleva ahora, no es moda, pero su música subyuga por completo.

PABLO GIL. ROCKDELUX


Yo os dejo con "Crimea", un alucinante viaje sonoro hacia un lugar recóndito, intransitable y abandonado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...