jueves, 28 de julio de 2011

Las ventas de música en España se desploman



En este artículo Promusicae, lo que era el antiguo AFYVE, publica las desastrosas cifras de ventas que se producen en nuestro país.

Comentan que las ventas han registrado una bajada acumulada del 18,69% en lo que va de año respecto al mismo periodo del ejercicio anterior y si ya nos ponemos a comparar con años anteriores la situación es alarmante.

En lo que llevamos de año, el volumen de ventas ha supuesto un 62,5 millones de euros mientras que en el 2008, en el mismo periodo, supuso 125,5 millones.

Las cifras hablan por sí solas y auguran un futuro trágico al sector, aunque irónicamente hoy por hoy se produce más música que nunca gracias a las facilidades de distribución que propone la red. Y es esa misma red, un arma de doble filo, la que provoca el deshinchamiento en las ventas, ya que nos estamos acostumbrando a descargar música gratuitamente sin aportar dinero por su obtención.

Análogamente, las ventas digitales siguen subiendo, no a la misma velocidad, pero ahí siguen, y suscripciones a programas streaming de música, tipo Spotify, se han disparado un 303%.

Estamos perdiendo el valor tangible del compact disc, o del vinilo o el formato que prefiráis. Hacernos con un mp3 es suficiente para muchos de nosotros y otros valores que acompañan a la música están desapareciendo.

Ya a nadie parece importarle comprar un disco por el contenido de un libreto, por saber que la calidad que le ofrece el cd va a ser la mejor que se pueda encontrar, por escuchar música en equipos de alta fidelidad. Las últimas generaciones están mostrando una falta de apego impresionante al formato físico y tristemente, pocos nos compramos los cds originales.

La bajada de las ventas se ha podido producir por varios factores:


1) La música original es cara. En España, comprarte un cd de novedad ronda entre 10 euros (que serán los de más tirada) a los 20 euros (cds de importación que puedes encontrar en FNAC, siendo esta etiqueta demasiado utilizada por esta compañía).
Con la dichosa y omnipresente crisis, la gente prefiere obtener algo gratuitamente que comprándolo, porque no está la situación para gastar por gastar.

Solución: Que las compañias se ajusten los cinturones y que bajen el precio medio del cd. En ningún caso debería superar los 10 euros.


2) No hay donde comprar música. Las tiendas de discos han desaparecido a un ritmo vertiginoso y en las grandes superficies que se podía encontrar discos, tipo Carrefour, Alcampo, Media Markt o El Corte Inglés, la sección de música la van reduciendo hasta que en todos estos centros, como mucho, puedes encontrar un sólo estante con unas 100 unidades en total. De esas unidades, lo único que ofrecen son los discos más vendidos, siendo así la oferta muy limitada, pero si quieres algo que no sea mainstream de los 40 Principales, te las vas a ver canutas para encontrarlo.

Solución: Con la bajada de precios, se podría considerar ampliar de nuevo estas secciones, se revitalizaría el mercado y los empresarios se podrían cuestionar abrir nuevas tiendas.


3) Las tiendas virtuales se están llevando la palma. No precisamente las españolas, que ofrecen similares altos precios que los que hay en las tiendas, sino las extranjeras, mucho más competitivos. Tiendas virtuales como play.com o cdwow ofrecen precios muy económicos y sin gastos de envío. La pega es que el mercado español no tiene cabida aquí. Si quieres comprar un disco de un artista internacional lo mejor es chequear estos portales, pues el ahorro es sustancioso. Lo irónico de la situación es que estas tiendas, en su mayoría proceden del Reino Unido, donde la renta per cápita es superior a la española y para los que comprarse un cd no supone ninguna inversión caprichosa, sino todo lo contrario. Son precios competentes que disipan las dudas entre comprarlo o no: -Sólo me cuesta 7 euros, ¿qué son 7 euros para un inglés?

Solución: Crear tiendas virtuales en España con precios al alcance de todos y que apoyen mayormente el producto nacional.


4) La piratería a pie de calle sigue. Aún nos encontramos con extranjeros vendiendo en soportes grabados de ínfima calidad los compactos y películas de moda, incluso de películas que se están exponiendo en el cine. Todos hemos comprado alguno y todos nos hemos encontrado con discos que no funcionan, que suenan fatal o que nos lo han colado por uno del Fary. No podemos reclamar. El top manta sigue siendo una constante en las calles del país y la policía parece que tiene un acuerdo tácito con ellos, pues si no, no se explica que te los puedas encontrar en la mitad de las calles más importantes del país.

Solución: Más autoridad policial tanto para el que vende como para el que compra. Sanciones.


5) La distribución musical apenas es visible. Internet se está llevando la palma, pues nuestros añorados programas televisivos donde se emitían videos o actuaciones en directo han desaparecido. Programas como Rockopop o Tocata ahora no tienen cabida en la parrilla nacional. La desaparición del gran canal de música FlyMusic era una estupenda plataforma para dar a conocer el trabajo de artistas nacionales y muchos de ellos hicieron un nombre gracias a sus constantes exposiciones en el canal, que desapareció y en su lugar pusieron el Disney Channel, más lucrativo por lo que parece. Aún nos queda Kiss TV, pero no es lo mismo.

Solución: Más presencia en la TV, menos telebasura o crónica social y más visibilidad a la música, la cual sólo se puede apreciar en programas a deshoras y con formatos alternativos poco atractivos.


6) La radio ya no manda. Si antes la música que sonara en la radio era la que marcaba el ritmo en las ventas, ahora es algo anecdótico. Cadenas como los 40 principales o Europa FM, que solían ser las que llevaban las riendas, ahora se dejan llevar por las tendencias que se escuchan en la red. Apenas apuestan por el producto nacional y el que ofrecen es el más mainstream que se puedan permitir. La radio ahora mismo es una marioneta que se mueve por influencias ajenas y la televisión es la que lleva el mando. Hay más posibilidades de que algo triunfe si tu canción suena en una serie o en un anuncio que si la radian 1000 veces en una semana en un canal de moda.

Solución: La radio debería de apostar, seguir sus instintos y dejarse de "si pagas te lo pongo". Obviamente, de eso viven, pero no nos explicamos cómo antes tenían cabida muchos más estilos y ahora se basan en lo más sumamente comercial. Desconocemos su sistema de tarifas, pero por lo que sea, deberían hacer algo que permita que pequeñas compañias puedan radiar las canciones de sus artistas. Sería mucho más variado y la emisora ganaría notoriedad.


7) Concienciar. Está muy bien eso de que te bajes un disco, incluso antes de que salga a la venta, pero debemos saber que detrás de esa obra hay involucrada mucha gente que ha hecho una inversión y que esperan beneficios. Qué menos que si algo que te has descargado te ha gustado, más adelante te hagas con tu copia original y así apoyas al artista. O acudiendo a los conciertos. Lo bueno de Internet es que muchos artistas se hacen un nombre en la red y consiguen mover a la gente de las sillas del ordenador para que vayan a verles a las salas. Nadie se habrá comprado el disco, pero al menos están aportando algo a los directos. Es lo más positivo de la situación actual: la cantidad de festivales que se están realizando y la amplia gama de conciertos que se pueden disfrutar.

Solución: Si un disco que te has bajado te ha gustado, que seguro que te habrá pasado muchas veces, te lo puedes comprar. ¿Que no te quieres gastar 12 euros en un cd? Hay más alternativas, busca las tiendas virtuales como las que antes he mencionado (y podría añadir más: hmv y ebay como opciones) y seguro que por mucho menos te puedes hacer con tu copia original, que de seguro el hecho de que tengas las letras, conozcas a los autores, veas las fotos del libreto y las muchas sorpresas que están acompañando los cds (contenidos exclusivos, dvds adicionales) harán que ese disco que tanto te ha enganchado te acabe deleitando por todos los sentidos. La música no sólo entra por los oídos.

18 comentarios:

David dijo...

Genial reflexión tío.
Creo que hemos hablado millones de veces de ésto y con el paso del tiempo vemos que las cosas lejos de solucionarse se agravan más.

Tienes razón en absolutamente todo lo que dices ok? Sin embargo, creo que el problema además de estar en la industria en sí misma está en los consumidores.

Es la ley de la oferta y la demanda (por supuesto si la oferta estuviera más regulada y fuera más competente las cosas irían mejor) pero el problema grave es que a la gente no le interesa la música. O no le interesa lo suficiente como para hacer un esfuerzo económico por ella.

Al 90% de la gente que conozco le vale con escuchar la radio, saberse los 3 temas que más peguen en el verano y tener 3 grupos favoritos (de los cuales muchas veces no escuchan ni el disco entero y cuando se lo escuchan es porque se lo han bajado gratis).

¿Es criticable el hecho de que la gente no le tenga apego al CD físico, ni a escuchar un disco, valorarlo y pagarlo? Pues hasta cierto punto. A mí la lectura no me llama mucho, ni los museos, ni muchas otras cosas en esta vida y no me gustaría que alguien intentara mentalizarme de que tengo que ir a museos, pagar la entrada, culturizarme, comprar libros...también hay trabajo de mucha gente detrás de todo eso.

La gente nos movemos por rachas, y más cuando entran en juego los gustos.
Mi cabeza no concibe que alguien no disfrute escuchando un cd entero, leyendo el libreto, colocando el cd en su estantería de discos y enorgulleciéndose de tener esa pieza, que pasa a ser tuya y con la cual engrandeces al artista al que sigues, pero claro mi cabeza no lo concibe porque a mí me gusta la música.

Si vas por la calle y aleatoriamente preguntas a la gente si le gusta la música, el 95% te dirán que sí. Pero realmente, de ese 95%, solo el 5% compra discos, escucha discos enteros, va a conciertos, lee noticias musicales. El mercado potencial en el que puede encajar un disco físico se limita a ese 5% de la gente.

El problema es que de ese 5% de la población, de los que comprarían cds, muchos están desencantados con el hecho de que un cd valga 15€, del tema de la SGAE, de los miles de intermediarios...

El objetivo debe ser conseguir reducir los costes y las soluciones que propones me encantan.
Yo nunca he comprado un disco internacional en una tienda española, estamos locos?? Pagar 18€ en la FNAC por lo nuevo de Coldplay si en Play.com o en cdwow está por 7€ y me lo envían a casa gratis!!

PD: Nos montamos un play.com a la española tío??

archer dijo...

Gracias por tu aportación David.

Se ha hablado de este tema en infinidad de ocasiones, cierto es. La cuestión es que en vez de ponerse medidas cada vez limitan más el acceso a la música en formato físico.

La gente, sobre todo las generaciones que han crecido con internet, ven absurdo gastarse dinero en algo que saben que pueden tener gratis en internet. Les da lo mismo que si es un cd de calidad, que si tiene fotos, que si hay un libreto. No piensan en el trabajo que hay detrás de todo eso.

Creo que hoy por hoy se consume más música que nunca, pero gratuitamente. La gente se hace con más variedad, que está al alcance de un clic, pero no invierten dinero en los trabajos. Puede ser que acudan a conciertos y lo que quieras, aunque la diferencia entre los que se han bajado tu disco y los que han ido a tu concierto, provocan carcajadas.

Yo sigo comprando mucha música, y no en España, porque no me lo puedo permitir. Al mes me puedo hacer con 5 ó 6 discos. Desde que era un adolescente prefería pagar 10 euros en un cd que en hacer botellón. Los tiempos han cambiado. Se ha perdido el valor al formato físico.

La industria no pone medidas, y los consumidores no se bajan de la burra.

Constantemente veo a gente alardear de haberse bajado que si la discografía de Coldplay, de U2, de The Beatles y luego les pregunto cuándo se compraron su último cd y me dicen que ya ni se acuerdan. Eso es algo que me parece penoso.

Lo dicho, si todos pusiéramos de nuestra parte el sector se revivaría.

PD: Como esto tenga mucha distribución, los de play.com nos deberían pagar una comisión de ventas, jeje.

MIDAS dijo...

Excelente Artículo. Aportas muy buenas soluciones. Espero que llegue donde tenga que llegar y que lo tengan en cuenta. Yo de ti lo twitearía y le diría a algún famosillo que te lo retwiteara porque merece la pena que lo lea el mayor número posible de gente.

Hace siglos que no compro un Cd en las grandes superficies que como bien dices han reducido su espacio. No solo en el apartado de Cds, en el de películas también. No he estado en ningún Media Markt en España y pensaba que serían como el que vi en Berlín en el Alexa que tenía casi una planta enorme de música y películas. Pero si dices que también han reducido...
Suelo viajar por Europa y mis visitas obligadas son las tiendas de discos y lo que está ocurriendo aquí no está ocurriendo en otros sitios.

En cuanto a las descargas. Mira yo prefiero el formato físico comprado en una tienda y con su carátula con sus créditos. Las descargas para mi, es como si no tuviera el disco. El ordenador se puede joder y perderse todos los datos y los Cds grabados en casa acaban a veces de posavasos. -Los Originales no, esos están en una estantería y solo los toco yo. Además de que JAMÁS presto un Cd Original- pero si a la gente le gusta mas descargar, que se acostumbren a pagar por ello, que los precios tampoco son nada desorbitados. Y aquí no tiene nada que ver la crisis. Es que la gente ES MUY RATA y por ahorrarse un céntimo son capaces hasta de vender a su propia madre si hace falta.

Como bien apuntas es también una cuestión de educación, mucho mas que de marketing. En los países tercermundistas no hay industria discográfica todo lo que se vende es pirata. A ver si procuramos parecernos mas a los Ingleses o a los Alemanes en vez de querer ser como esos otros países que a veces, parece que es justo a donde nos dirigimos.

Patrick Vidal dijo...

Estoy de acuerdo en casi todo excepto en que la música es cara. En FNAC muchos discos entran en ofertas de 4X20 euros, muchos CD's a 5,95... Hay muchas promociones de discos con variadas ediciones. Además, últimamente, para premiar al comprador añaden un CD o DVD con conciertos, bonus tracks, versiones... La música no es cara, lo que pasa es que descargarla por internet es gratis.

archer dijo...

Midas, sabía que tú y yo somos de la misma opinión. La verdad es que tiene gracia que tengamos que irnos por Europa para comprar discos cuando aquí están a precios irrisorios.

Patrick, ¿cuáles son los cds que tienen en oferta en FNAC? Son cds de temporadas atras, que ya han pasado su tiempo de actividad y los descuentan. Si intentas comprarte lo nuevo de alguien, de fijo en esa tienda no te bajará de los 15 euros.

Ignacio Iglesias dijo...

El principal problema es que el comprar CDs se ha vuelto una afición para un grupo muy reducido de personas.

Yo personalmente compro CDs de vez en cuando, de esos de 6€ en fnac o de si un grupo me gusta muy mucho, a modo de coleccionista, porque luego lo que escucho realmente es la versión en mp3 que he ripeado o que tenía previamente descargada.

El problema: ya no usamos formato físico y no estamos dispuestos a pagar por un formato digital, el cual podemos tener de forma gratuita si buscamos un poco.

¿La solución?: Todas tus propuestas podrán contribuir más o menos a esta situación, pero ni por asomo hará que lleguemos a la edad de oro del CD.

Propuestas como Spotify son muy buenas pero cada vez quieren exprimir más a los usuarios obligandonos a pagar (antes a cambio de publicidad podías escuchar música, ya no).

Ahora en Youtube hay anuncios a todas horas en cualquier vídeo, me pregunto quien se lleva los beneficios cuando pongo un videoclip de un cantante.

archer dijo...

Ignacio, no vamos a llegar a la edad de oro del cd nunca más, pero tampoco queremos que desaparezca el cd y que de alguna manera la industria se siga manteniendo para que los amantes de la música podamos optar al mayor número posible de opciones.

Mith dijo...

Estoy mayoritariamente de acuerdo. Pienso que las discográficas no quieren enterarse de que Internet está ahí, y de que, quieran o no, la época dorada del cd de 15 euros se acabó.

¿Hace falta nombrar casos como Radiohead, Russian Red, Pablo Alborán, Arctic Monkeys, que supieron aprovechar el potencial de Internet para conseguir éxito?

Las discográficas deben despertar. Les está sonando un despertador llamado Internet, la Madre Economía vocifera desde el salón para que salgan de la cama, pero ellas se meten debajo de las colchas. Están perdiendo el autobús y algún día se cerrará la línea.

RNT dijo...

De acuerdo con lo que dices.A mi me gusta tener físicamente el disco o cd que me gusta en la mano, ver el libreto, las letras, fotos... conservarlos...

Sergio dijo...

¿¿El CD formato de mayor calidad??
xD
Infórmate un poquito antes de escribir estas cosas, anda...

Justo dijo...

Enhorabuena por tu análisis, que comparto por completo.

Yo mismo, que he sido coleccionista de vinilos y CDs prácticamente ya no compro y me sorprendo accediendo a la música por otros medios. Mucha culpa tienen emisoras y televisiones, como tú señalas, casas de discos y por supuesto el cambio tecnológico que ha revolucionado todo.

No es por ser nostálgico, pero es evidente que hay cosas que van a peor, como por ejemplo el hecho de que ya casi nadie conoce los discos completos de los músicos, sólo canciones sueltas. Y que escuchar las canciones con los auriculares en el metro o en la calle no tiene nada que ver, por mucho que se diga, con el placer de escucharlas en un equipo, algo que casi nadie ya hace.

Y hay otras cosas que desde luego mejoraron, como la facilidad de acceso a la música, vista la incompetencia o desidia de difusores y distribuidores.

Pero el placer de comprar un disco que adoras, ay, ...

Un abrazo, buen verano

archer dijo...

Justo, gracias por tu comentario. Sabía que en esta "lucha particular" te ibas a poner a mi favor. Ya pude ver en su día que tampoco te quedas corto con tu colección particular y valoras el sonido en un buen equipo. Como digo en el nuevo artículo, las nuevas generaciones no tienen en cuenta nada de eso.

Y a ver si te veo!!

archer dijo...

Sergio, en el nuevo artículo te respondo. Gracias por pasarte por aquí.

archer dijo...

RNT, somos pocos los que valoramos esas cosas, es una lástima. Gracias por tu aportación.

archer dijo...

Mith, las discográficas se deben adaptar al mercado rápidamente y lo que pasa es que no se quieren bajar de la burra. Parece mentira que no se den cuenta que sus productos se pueden encontrar gratis en la red y aún así, mantienen unos precios que pocos se pueden permitir, o que directamente, no quieren permitírselo. Gracias por tu comentario.

Savoy Truffle dijo...

En este aspecto la Fnac es la única que cuida la sección discos actualmente ( y no es por hacer publicidad, es la realidad), y hacen ofertas interesantes a precios bajos. Pero o las compañías aprenden a base de ostias que o bajan los precios o se van al garete... no hay solución.
Un saludo.

archer dijo...

Savoy, el FNAC cuidará la sección de discos pero a qué precios. Cuando hacen ofertas es cuando el disco ya está caduco, intenta encontrar alguno de novedad a buen precio, imposible.

Al menos con la música española se tiran el rollo, para eso son los mejores. Lo más sensato es comprar música española en el FNAC y la extranjera por internet.

Saludos!!

Anónimo dijo...

Primero mandaron a abogados con gafas de sol y maletines a las bodas de personas normales, y a las fiestas de pueblo financiadas vendiendo papeletas como cabrones para que cuatro ancianos bailaran pasodobles una tarde

Estafaron dinero a la gente normal con el cánon tratándolos como delincuentes preventivamente

Pusieron trabas a que los discos comprados legalmente pudieran oirse en ordenadores de esas personas, lo que hizo que la gente dejara de comparlos

... ahora lloran, claro.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...