martes, 19 de abril de 2011

El Guincho - Yo me bajo del tíovivo



"Pop negro" fue para los snobs de ROCKDELUX el mejor disco español del año, y aunque irremediablemente me entraran ganas de contradecirles habiendo sólo escuchado "Bombay", no podía exponer una opinión más adecuada sin haber escuchado todo el álbum.

Leyendo una entrevista a Pablo Díaz-Reixa Díaz en la misma revista y conociendo sus influencias (Olé Olé, Mecano) decidí darle una oportunidad pensando que no iba a ser tan insufrible como apuntaban lo que de él iba oyendo.

Me dispuse a escuchar los nueve cortes que componen "Pop negro" (pop es pulpo en catalán, de ahí que aparezca uno en la portada) y atraído por lo llamativo de sus títulos (Lycra Mistral, Soca de eclipse) estaba a punto de darles la razón a los de Rockdelux, que por una vez se habían bajado del carro de su altanería y que habían sido sensatos.

"Bombay" se llama "Bombay" como se podía haber llamado "Calzada de Calatrava". Si bien de primeras me espantó, sus soniquetes caribeños y su ritmo acelerado se acababan imponiendo, gracias a retazos de genialidad en la letra como ese "No te vayas a China que allí no tienen cortinas". Dirán lo que quieran los de la revista y sus seguidores se llevaran las manos a la cabeza, pero esta canción tiene más influencia de los primeros Mecano de lo que les gustaría admitir.

El Guincho disfruta en el estudio de lo lindo, y se le nota que casi todos los instrumentos corran por su cuenta, pero lo que parece efectivo en el corte inicial acaba desgastado en los sucesivos tracks. Cuando uno llega al cuarto corte, esperando encontrar algo de tregua en ese sonido enlatado, nervioso y redundante, ha perdido la paciencia. Las letras se conforman aburridas y tópicas, su voz se torna desagradable y ausente de emoción, y esas cajas de ritmo aceleradas van alterando mi sistema nervioso.

No, no es un disco agradable para escuchar durante un viaje, no vale para evadirse en tu dormitorio, ni para ambientar una cena. "Pop negro" es altamente pretencioso y sus dosis de cafeína te dejan el cuerpo como si te hubieras tomado una cafetera entera.

Que los de Rockdelux valoren lo que les venga en gana, pero si un tío limitado vocalmente, con unos textos corrientitos y una música de verbena, es lo que destaca, me bajo del tíovivo ahora mismo.

Esto es "Novias", el segundo track del disco, a partir de aquí va cuesta abajo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...