miércoles, 16 de marzo de 2011

Gruff Rhys - Una ración de vitaminas



Hay un encanto especial en la música de Gruff Rhys. El componente de Super Furry Animal no cesa en su ambición por crear atmósferas oníricas a la altura de las de Brian Wilson, y consigue piezas tan hermosas y tan impredecibles como "Vitamin K", una maravilla que he podido descubrir recientemente.

Indagando en su trayectoria, veo que "Hotel Shampoo" es su tercer disco, que "Shark ridden waters" es el primer sencillo y que escondida está la joyita de la que os hablo, "Vitamin K".



Delicada y apasionada, es la voz de un hombre buscando su identidad en la ajena, soñando con tocar el cielo con los pies en la tierra. Las cuerdas se despliegan, la batería pronostica un huracán cuando la tensión se alza, los sintetizadores denotan programaciones celestiales. "Vitamin K" es la vitamina que el cuerpo te reclama y produce un efecto sobrecogedor en el oyente, porque en su comienzo parece una hermosa canción retro pero despliega unos encantos que no se ven en discos de Elvis Presley y sí en piezas de Pink Floyd.



"So long, it's time to die", solloza sin saber bien si así es su estado habitual o la melancolía define su carácter. No falta la incorporación de un saxofón solitario, antes de convertirse en un tren que galopa hacia ninguna parte. Ni siquiera recordarás su nombre, pero no te olvidarás de esta canción.

"Shark ridden waters" no tiene desperdicio tampoco. Un single novedoso, que parece despeinado pero que presenta un extraño orden en todo lo que rezuma. Suena añejo y suena evocador. Sí, te lleva a paisajes del mediterráneo como los que aparecen en el elegante clip que han rodado para el tema.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...