viernes, 4 de febrero de 2011

Tears for Fears - Con capote de graná y oro



Hubo un día que Roland Orzabal se levantó y decidió que ya estaba bien de compartir las ganancias de su lucrativo grupo con un tío que sólo ponía su cara bonita en las fotos, que tenía peor voz que él y que no aportaba nada en las composiciones. Así se sintió con todo el derecho de continuar el proyecto de Tears for Fears prescindiendo de su compañero Curt Smith. Esto fue a primeros de los noventa y ya sabemos cómo acabó el cuento. Roland en solitario no consiguió mantener el millonario status de la banda y tras dos discos como TFF y uno bajo su nombre decidió que "donde dije digo, digo diego" y reclamó que Curt volviera con él, para ver si podían hacer caja tirando de nostalgia.
Ese nuevo movimiento fue aún menos lucrativo que la carrera de Roland, así que TFF y sus dos miembros andan desaparecidos desde entonces, concretamente desde el año 2004.

La carrera de TFF fue confusa, su trayectoria musical derivó de la electrónica new age de sus primeras obras hasta el pop más beatleniano en una transición que les llevó a elaborar expansivass composiciones en discos de apenas 8 canciones hasta concisas piezas de la estructura pop más clásica que uno pudiera imaginarse.

Su época dorada y más recordada fueron los primeros años de los 80, cuando éxitos como "Shout" o "Mad world" inspiraban a millones de chavales que años después no han dudado en admitir sus influencias (La Roux, por ejemplo).

Cuando Roland se echó la manta a la cabeza y agitando un pañuelo se despedía de Curt, demostró tener parte de razón en el maravilloso "Elemental", pero más tarde se comprobó que quizás la falta de compañía le desmotivara y su música de colosal factura se transformó en elaboración casera sin muchos abalorios.

Para el segundo disco de esta nueva etapa, Roland investigó en su árbol genealógico. Quería saber el origen de su apellido español, quién había sido su familia y a qué se habían dedicado. Comprobó que en sus venas corría sangre de exiliados vascos que habían llegado hace años al Reino Unido, como se presupone, a formar una nueva vida. Inspirado en sus raíces españolas, se puso a trabajar en un álbum que contuviera referencias a esa tierra pero que no resultara temático, simplemente puntual en algunas partes, sin apartarnos de un sonido referencial Tears for Fears.

"Raoul & The kings of Spain" tiene en su portada una hermosa foto aérea de un encierro de San Fermines. Habla de Los Reyes Católicos, se atreve con alguna palabra en castellano, incluye coros flamencos y guitarras españolas... pero en conjunto, eso es algo anecdótico. El que pensara que se iba a encontrar con un monotemático homenaje a la España más cañí se puede quitar la idea.

El punto álgido de la obra eran los tiempos lentos: la abrumadora "Secrets", el reencuentro con Oleta Adams en "Me & my big ideas" o la hipnótica "I choose you".

Destaca una pieza fundamental en la obra, la que da sentido a toda este fervor hispano, que es "Sketches of pain". El corte más aflamencado que Roland se haya atrevido a grabar, en un tema que suena inconfundiblemente a él pero que sorprende en su trayecto final al incorporar cajas de percusión, palmas, animosas guitarras españolas, castañuelas e incluso ovaciones de plazas de toros.

Los bosquejos de dolor que aquí se plasman comienzan tranquilamente a lo Cat Stevens, muy alejado de la sonoridad de TFF (hasta ahora no había una sola canción de ellos que comenzara tan acústicamente), y va desarrollándose en un halo de misticismo en el que las palabras se suceden formando pinturas abstractas de complicada lectura. Repito, la parte final, es lo que a uno le termina de descolocar.

Con capote de graná y oro se presentó el del pelo rizado, y para nosotros, como españoles, fue todo un orgullo.

Escucha "Sketches of pain" y a los Tears for Fears flamencos.

2 comentarios:

mundosub dijo...

Como curiosidad, yo también puse hoy a tears for fears porque un amigo me comentó que no los había puesto aún así que coincidimos en grupo. Y así aprovecho y me paso a saludar que siempre eres tú el que se pasa. Tienen muy buenas canciones y de este disco me acuerdo del tema principal que salió precisamente, su "Raoul and the King of Spain". Saludos!

archer dijo...

Sí que es casualidad, los dos desempolvando viejas glorias el mismo día. Tú has elegido uno de sus temas más conocidos y yo he tirado por una variante. Escuchando las dos a la vez parece mentira que vengan de la misma formación.

Sí, de este disco sonó mucho el primer corte, una canción que nunca me he acabado de convencer, quizás sea por ese estribillo que tiene que parecen aullidos de lobos. Me cuesta, me cuesta.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...