martes, 29 de junio de 2010

Cuando llegue la lluvia, que no te importe



Hay canciones que desprenden una energía tremenda, que en sólo 3 minutos aplican más teoría reconstructiva que muchos libros psicológicos de autoayuda. Son capaces de hacerte creer que puedes levantar el mundo con un solo dedo, que llegará un día en el que todo brillará y le encontrarás un sentido a todo lo que te está ocurriendo, a todas las dificultades por las que estás atravesando.

Tienen un potencial alucinante, y cuánto más alto las escuches, mejor funcionan. Así que para escuchar este "Rain has come", pon los altavoces a todo lo que den de sí, y déjate embriagar con todos sus sonidos, porque su letra reconfortante es la excusa perfecta para la introducción del sutil violín, o que el ritmo aumente su progresión, amortiguando cada gota de lluvia.

"La lluvia ha llegado, pero me siento bien". Parece que podría empeorar todo, y la mejor salida es marchar, abandonar lo antes posible (¿por qué todas las canciones de amor llegan a la misma conclusión?). Para colofón, el estribillo de este sencillo corte es un "Ooh la la la yeah" que te hace subir la adrenalina, alcanzar las estrellas cerrando los ojos, haciéndote fuerte, sabio y querido.

Porque la lluvia no puede durar indefinidamente. Algún día tendrá que parar. El dolor se amortiguará con cada rayo de sol que atraviese la ventana. Mientras tanto, encontrad la belleza en los chaparrones, que el dolor te haga fuerte, y aprended de cada caída.

Los autores de este tema son Silkstone, una banda holandesa de pop-rock que sacaron dos discos bastante resultones (aunque si mi memoria no me falla hay un primero antes de los que yo conozco, que era como un experimento variopinto que no causó impacto alguno). Y no es que los demás fueran el colmo de la popularidad en Europa, pero "For a reason" contiene una colección de canciones con cierto impacto a tener seriamente en cuenta. Lástima que fueran tan poco prolíficos y su continuación la editarán muchos años después, creo que casi 8, y fuera una burda imitación de lo que fue ese "For a reason". Al menos pueden presumir de tener un disco redondo, con los cuatro singles precisos para triunfar en las radio fórmulas, uno de ellos este "Rain has come" que era la apertura del disco.




Ooh lalala yeah

I won't run, I won't hide
this time I'll try to make it right
It won't feel like no big deal
cause you don't win if you don't fight
The rain has come, the rain has come,
but I'm all right.

Ooh lalala yeah

I won't cry, I will try to face this last thing
on my mind
It is hard but I'll play it smart,
I will go on 'till the day I die
The rain has come, the rain has come,
but I'm all right

I'm here on a better day,
it's getting worse but I'm OK
You won't even notice me,
cause I'm not here to stay
I'm leaving in not too long
before something bad might come..

martes, 15 de junio de 2010

Cómplices - Ser un dedo tuyo



Cuando hoy por hoy hablo de lo banal que se ha convertido el tema del amor en el cancionero español actual y la poca imaginación que dedican los compositores para retratarlo, lo digo pensando en muchas de las canciones que durante los 80 y los 90 inundaban las emisoras, que aunque acababan diciendo lo mismo, no lo decían igual.

Grupos como Amistades Peligrosas, Presuntos Implicados, Mecano o Cómplices recurrían a imágenes imposibles, metáforas rocambolescas pero tremendamente inspiradas. No se limitaban al socorrido "Te quiero", el "Te echo de menos" o "No puedo vivir sin ti". Lo decían a su manera, utilizando conceptos comunes a los que, así de primeras, no podrías ver relación alguna.

El mejor ejemplo que se me ocurre poner es este tema de Cómplices, de su fantástico album "Cuando está llorando el sol" (para mí lo mejor que han hecho nunca y un disco referencia en mi discoteca particular).

"Ser un dedo tuyo" denota originalidad por los cuatro costados, o por los cinco dedos, para ser más precisos. La fascinación hacia una pareja que hace querer ser cualquier cosa que forma parte de él o ella. Desde el esmalte de las uñas hasta un metálico dedal. Ser un dedo tuyo, pero no cualquier dedo, porque quizás no optemos a cualquiera. Bien lo describe el estribillo, tenemos el listo, el fuerte, el alto y el rico. Cualquiera nos vale, aunque sea el meñique.

La maravillosa letra de J.M. Montes que daba texto a la melodía con ritmos caribeños que Teo Cardalda y María Monsonis compusieron. Un músico excepcional Cardalda, que aquí aparece él solito a cargo de batería, bajo, pianos, guitarra eléctrica, Fairlight, programación Roland R5 y la voz, junto a su mujer. Él se basta y se sobra.

Casi 20 años tiene este tema y suena tan fresco como el primer día. Cuánto tienen que aprender los escritores de la actualidad. Podemos hablar siempre del trillado y pesado tema del amor, pero que se note la inspiración, la sabiduría, respiremos amor en todas partes. Dediquemos un poco más de atención a lo que nos rodea y saquemos una canción de cualquier cosa.

"Ser un dedo tuyo" no sólo derrocha originalidad, como he comentado, sino sensualidad y personalidad. Tú verás qué dedo quieres ser...



Ser un dedo tuyo
adornado con esmalte de tu amor
un dedo desnudo
abrigado en los guantes de tu amor
un dedo en el vaso
cuando tengas sed
un dedo de tu mano
o de tu pie

Ser un dedo tuyo
con la huella dactilar de tu amor
un dedo desnudo
a salvo en el dedal de tu amor
un apéndice sincero
si el tiempo no lo impide
sólo un dedo
aunque sea el meñique

Si no soy alto
para ser corazón
si no soy rico
para anular
si no soy listo
para índice, mi amor
y si soy fuerte
para pulgar, "mi amor"

Ser un dedo tuyo
sujetando el cigarro de tu amor
ser un dedo incluso
para atarte los zapatos de tu amor
un apéndice sincero
si el tiempo no lo impide
sólo un dedo
aunque sea el meñique

Si no soy alto
para ser corazón
si no soy rico
para anular
si no soy listo
Para índice, mi amor
y si soy fuerte
para pulgar, "mi amor"...

lunes, 14 de junio de 2010

Maria Mena - Sólo abrázala




Hace menos de cuatro años, una cantante noruega de aspecto frágil y nombre latino, Maria Mena, se preguntaba desconsolada en "Just hold me" por qué su amado no podía únicamente abrazarla, incluso viéndola tan rota como estaba.

Esta preciosa composición le abrió las puertas al mercado europeo y en España sonó en emisoras tan reticentes a productos de este estilo, como los 40 criminales, pero ahí estaba la Mena cantando apesadumbrada su desconcierto, como quien no quiera la cosa.

Un simple abrazo, ¿por qué cuesta a veces tanto dar un simple abrazo?. Significa tanto para el que lo recibe y tan poco para el que lo otorga, que el quemazón que recibe tu cuerpo al sentir ese rechazo es enorme, cuando uno se queda abandonado.

No andamos muy sobrados de amor como para ahorranos las muestras de afecto gratuitas, que mueven montañas y derriten bloques de hielo que parecían demasiado sólidos para deshacerse. De nuevo, una solicitud algo utópica, un pensamiento algo infantil, pero como los sueños de los infantes, debería permanecer impertérrito en las bases de nuestras cabezas.

Es tan fácil complacer que muchos no somos conscientes, es tan fácil como es provocar dolor. Lo que pasa es que muchos tienden a la segunda opción con mucha más frecuencia que la primera.

María describe una relación que se consume y da los últimos coletazos, las llamas se van apagando mientras se oyen perezosos repiqueteos. Se abren muchas incógnitas, algunas son fáciles de resolver, ella tiene claro que si quisiera muchas cosas las tendría, pero ha decidido quedarse a su lado. Ha habido buenos momentos, le ha dado todo lo que tenía, pero es tiempo de marchar, el tiempo del abandono. Se ha perdido el amor, la ilusión y lo más importante, el cariño. Él ya no la abraza siquiera.

El videoclip incluso da más pistas de lo que ofrece la letra. Se incluyen terceras personas, una foto de una chica cae accidentalmente de la cartera del chico, mientras María observa con rostro de disgusto, pero no de sorpresa. Es algo que no la pilla desprevenida, probablemente se lo esperaba. María se encierra en su dormitorio, él intenta entrar en el cuarto, pero la puerta está cerrada. Por un momento contempla la llave introducida en el cerrojo, pensando en si abrir o no, en un mar de dudas. La escena se repite en el cuarto de baño y aquí un temor se apodera del chico. Piensa que la chica, en su amargura, ha podido hacer algo mientras se estada dando un baño. La sorpresa es que cuando tira la puerta abajo, tras haber llamado a la policía, allí no hay nadie. María se ha marchado. Para siempre.

Una relación que te deja hecho trizas, te arranca el corazón y lo arroja a un vertedero, que te hace plantearte los sentimientos más fundamentales. ¿Por qué demonios no me abrazas cuando me ves tan abatida?, pregunta María.

La mejor opción es huir. Desaparecer. Agarrarse con todas tus fuerzas a la vida y alejarse de esa vida. Ha habido momentos únicos, lo admite, pero no queda ni el más pequeño vestigio de atención.

"And why do I still care?"




Comfortable as I am
I need your reassurance
And comfortable as you are
You count the days

But if I wanted silence
I would whisper
And if I wanted loneliness
I'd choose to go
And if i liked rejection
I'd audition
And if I didn't love you
You would know

And why can't you just hold me
And how come it is so hard
And do you like to see me broken
And why do I still care
still care

You say you see the light now
At the end of this narrow hall
I wish it didn't matter
I wish I didn't give you all

But if I wanted silence
I would whisper
And if I wanted loneliness
I'd choose to go
And if i liked rejection
I'd audition
And if I didn't love you
You would know

And why can't you just hold me
And how come it is so hard
And do you like to see me broken
And why do I still care

Poor little misunderstood baby
No one likes a sad face
But I can't remember life without him
I think I did have good days
I think I did have good days


And why(why) can't you just hold me
And how come it is so hard
And do you like to see me broken
And why do I still care

sábado, 12 de junio de 2010

Sia - Oh padre, dónde estás?



Nuestra australiana favorita (lo siento Kylie e Imbruglia), a la par que nuestra lesbiana más cachonda (KD Lang, pasó tu época) publica nuevo disco este mes, "We are born".

Renacida ella mismamente porque lo vale, y siendo consciente de que cuando más discos ha vendido ha sido cuando le han remezclado para las discotecas sus canciones, ha decidido acudir al taller de chapa y pintura, o al programa de "Cambio radical" para que la construyan un traje a medida.

Si a mí me gustaba Sia, era por el gran dramatismo que impregnaba a sus canciones, inolvidable en la serie "A Dos metros bajo tierra" con ese "Breathe me" final, o el melancólico "Soon you will find me".

Abandona la Sia que todos conocíamos y en "We are born" le coge el gustillo a eso de sonar dinámica, animadilla y radioformulera. Los singles de presentación así lo demuestran.

Todavía nos queda escuchar el disco con más detenimiento, pero no he podido resistir la tentación de ir directamente a uno de los cortes que más me intrigaba conocer. No es otro que un cover del "Oh father" de la mismísima Madonna.

Sia reconoce que este disco es un homenaje a sus ídolos de juventud, Cyndi Lauper y Madonna, pero lo que ha hecho con "Oh father" no tiene perdón del señor Padre.

Reconozco que hacer una versión que sea una calcomanía de la original no es meritorio, y que puestos a alabar, hay que saber apreciar el riesgo aquí cometido. Pero esto es como tener un restaurante de prestigio en el barrio y que lo cierren y pongan un McDonalds. La magia de "Oh father" que se profesaba desde su evocador piano y su orquesta de cámara, se queda reducida en cenizas, por unos arreglos de ordenador étnicos que poco o nada tienen que decir. Todo el sentimentalismo de la composición original, ese reproche que emanaba de la boca de Madonna, más limitada vocalmente que Sia, desaparece sin dejar huella. "Oh father" está ahí, pero la versión aséptica del tema. Ya es todo un logro que te canten "Me tuve que alejar de ti, nunca pensé que podría hacerlo", y no sientas la mínima compasión. No cuando esa frase va acompañada de ruiditos tontorrones en un esfuerzo mayestático de sonar diferente, ni cuando la voz parece menos afligida que si leyera las instrucciones de una lavadora.

Se hace raro escuchar "Oh father" sin un piano y sin una cuerda, pero más raro se hace escucharlo y no apreciar el más mínimo efecto evocador de la pieza primaria.

Como corte final del disco, Sia ha pinchado, y espero que el resto del disco sea más notorio, porque mucho me esperaba de esta intérprete dotada de una gran sensibilidad pero poco halagüeño me parecía su unión con Greg Kurstin, un productor pop que quiere sonar elocuente y suena más perdido que un elefante en una cacharrería.

Aquí tenéis primero la versión de SIA y después la original de Madonna, para que comparéis y opinéis.



Ash - El universo en sus manos



Nunca digas "de este agua no beberé" y "este cura no es tu padre", porque luego nos podemos arrepentir de lo dicho. Que se lo cuenten a George Michael, cuántas veces habrá lamentado afirmaciones radicales y luego venir con "donde dije digo, digo Diego".

Los irlandeses Ash, probablemente desencantados con el mercado discográfico y viendo cómo mermaban sus ventas con cada disco que publicaban, tras la edición de "The twilight of the innocents", un trabajo infravalorado por la prensa, anunciaron con bombo y platillo que no volverían a sacar un disco a la venta.

Expliquémoslo bien. Lo que Tim Wheeler y los suyos argüían era que el formato físico estaba acabado, que ahora se lleva lo digital, y que seguirían haciendo música, pero como singles sueltos y vendiéndola a través de su página web. Así, se les ocurrió la osadía de publicar una serie de temas que conformaban las letras del abecedario, lo que se ha llamado como "A-Z Series". Por cada letrita, una cancioncita, y ya si nos ponemos a tirar la casa por la ventana, además grabamos un video clip para la mayoría de los singles. Porque eso fue lo que hicieron, cada pieza estaba promocionada como sencillo, y aunque de sus seguidores más cercanos no salía, llegaron a editar un bueno número de singles digitales.

Acabada la primera parte, y aquí llega el momento de retractarse, comprobaron que no era una idea descabellada aunar todos estos singles y publicarlos en un único disco. Volviendo así al soporte tangible y rompiendo la promesa que habían hecho con la boca pequeña.

Aparte de poca palabra, no se les puede achacar nada cuando han editado lo mejor que han hecho en toda su carrera. Es alucinante encontrarte una tras una, semejante cancionero digno de engrandecer un estadio, atrapar oyentes en las fórmulas o corearse como himnos en celebraciones de diverso índole.

"Arcadia"
es el hit que ya le gustaría haber compuesto a Muse, "True love 1980" es una delicia apabullante, "Neon", "Space Shot" apestan descaradamente a éxitos.

Es lo mejor que ha salido de la rúbrica de Wheeler, e irónicamente, es lo que más desapercibido está pasando desde que empezaron en 1992.



Vamos a centrarnos en uno de estos singles, "Arcadia", que a mí parece colosal en todas sus formas, en cada uno de sus segundos. No le sobra ni le falta nada. Tan capaz de levantarte del asiento y ponerte a dar saltos, como de cantar enloquecidamente los "ooohhh" de su coro, cual hooligan enloquecido. Pegadiza como si fuera un "Bad romance", es el himno que muchos quisieran para sí, espléndida en su ejecución y resultona sobresalientemente en su desarrollo.

Si algún ejecutivo la quisiera incluir en un anuncio, o ahora con el Mundial, sonara durante las celebraciones de los goles (y a tomar por culo el Waka Waka), quedaría de lo más idónea. "Arcadia" es el universo en cuatro minutos, la grandilocuencia de la constelaciones mientras explosionan astros y billones de cuerpos se entrecruzan.

Es un cúmulo de sensaciones difíciles de describir, pero algunas prevalecen sobre otras: La rabia e impotencia. Rabia porque este temazo no sea el "asqueroso éxito" que lleva impreso, e impotencia por no poder hacer nada para que eso cambie.

Me gustaría poco a poco mostraros más de estos singles de la A a la Z que Ash han sacado para este disco, porque merecen, y mucho, la pena.

Esta noche puedo escribir los versos más tristes



Me gustaría recuperar una antigua canción relegada a segundo plano de una banda americana que muchos conoceréis por su éxito "Kiss me", a finales de los 90.

Si el nombre de Sixpence None The Richer no os dice nada, no os exprimáis más la cabeza pensando quiénes narices pueden ser estos.
Tampoco quiero adelantar este artículo extendiéndome ampliamente en el currículo de esta banda, porque quiero centrarme en una curiosa composición que venía en el mismo pack que ese "Kiss me" que tanta fama les dió.

Hablo de "Puedo escribir", una canción en la que contaban con versos de un famoso poema del autor chileno Pablo Neruda.

"Puedo escribir los versos más tristes esta noche"
era la amargura hecha palabras de Neruda al haber perdido a su amada. Este poema cuya estructura es inusual, no hay rimas, las líneas se repiten, las frases aparecen en parejas... provoca una solidaridad hacia el dolor infinito del autor que resulta inusual. Es el corazón malherido el que firma cada sentencia, la pasión borboteante imposible de contener que queda ahogada a nuestro pesar, el haber tocado el cielo con las manos y sentirse de nuevo con los pies en la tierra, abandonado y vacío. No hay mayor pena que la de la separación no consentida.

Sixpence... trabajaron una melodía aderezada con un travieso violín que producía acordes de estilo renacentista, sin olvidarnos esa percusión que parece llamar a la puerta de la desesperanza, recibiendo el silencio como única contestación.

Los versos de Neruda en el español casi imposible de entender de Leigh Nash, su intérprete, cobran protagonismo inquietante. La imposición parece forzada, pero hay más espontaneidad de lo que aparenta. La tristeza que emana de cada palabra es hiriente, el efecto es inefable. Leigh parece gritar, no se molesta en entonar, el dolor es insoportable y situándose en el precipicio de las lágrimas, destrozada el alma, replica: "Tonight I can write the saddest lines".

No es una composición fácil, la parte instrumental sufre variantes que no se engarzan con facilidad, la labor de la orquesta es encomiable, donde radica toda la fuerza que los versos de Neruda requieren.

Sólo es un extracto de lo que es un extenso poema, escrito con el corazón hecho añicos por un autor considerado el mejor poeta del S.XX para Gabriel García Márquez.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.



El viento de la noche gira en el cielo y canta
El viento de la noche gira en el cielo

Oir la noche inmensa, mas inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocio.

Tonight I can write the saddest lines
The saddest lines about her.


>> Aquí tenéis el poema de Neruda íntegro.




Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos."

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como esta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche esta estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque este sea el ultimo dolor que ella me causa,
y estos sean los ultimos versos que yo le escribo.

viernes, 11 de junio de 2010

Sarah McLachlan - El amor tiene que ser fácil



"Loving you is easy" es el esperadísimo regreso de la canadiense Sarah McLachlan. Una espléndida composición animada, luminosa y llena de vida, que se aleja gratificantemente de los medios tiempos tristorrones a los que nos tiene acostumbrados.

Sarah está a punto de publicar su nuevo trabajo, "Laws of illusion", y parece haber recuperado las ganas de vivir. Si para ella "Afterglow", su último album de estudio, fue como su catarsis particular, una limpieza completa de arriba a abajo, abrir el cajón de recuerdos y exponerlos sin pudor, aquí recuperamos a la Sarah más optimista y con la que más se puede disfrutar.

Porque unas veces estás arriba y otras estás abajo, un constante vaiven emocional en el a uno le cuesta asentarse en un estado definitivo. Sarah demostró su lado más nostálgico en canciones como "Fallen", pero con "Loving you is easy" vuelve a creer en el amor y en sus consecuencias revitalizadoras.

Lo mejor de todo es que el resto del disco pinta muy bien, incluso atreviéndose a incorporar rudas guitarras eléctricas en el corte inicial, "Awakenings". Tenemos de nuevo la inclusión de los temas inéditos de su reciente recopilatorio, pero me quedo sin ninguna duda con este "Amarte es sencillo".

¿Qué es eso de relaciones complicadas porque sí?
Una carrera tiene que ser sin obstáculos, y si ponemos vallas que sea por razones de causa mayor, no porque nos vaya el masoquismo.

Sarah aquí explica esa situación afinadamente. Todo fluye, todo es ligero, las sonrisas no nos abandonan y esta facilidad hace esta relación grande.

Bastante nos complicamos la existencia como para hacernos más daño aún.

Os dejo el video, donde ella sale guapísima, mejor con los años y aunque parezca que en algún momento se va a poner a bailar, nos deja con las ganas.

Gran retorno de la McLachlan con este "Loving you is easy".


Sarah McLachlan - Loving You Is Easy - Video found on Pop

jueves, 10 de junio de 2010

Kylie Minogue - Que lo siga intentando



Aunque la portada de lo que será su undécimo disco parezca la publicidad de un perfume de Chanel, lo que la diminuta cantante de las antípodas viene a presentar aquí es su enésimo intento de recuperar parte de su corona de diva del pop.

"Aphrodite", llega puntualmente poco tiempo después de aquel "X", disco con el que empezamos a notar los primeros síntomas de decaimiento de Kylie. Era su esperada vuelta después de atravesar serios problemas de salud, que la habían obligado incluso a cancelar una gira. Un sencillo tan flojo como "2 hearts" acabó chafando toda la campaña de promoción de lo que iba a ser su retorno al ruedo.
"2 hearts" era tan insulsa como lo es ahora "All the lovers". Así que probablemente su suerte camine a la par.

Veremos qué tal se desenvuelven los posteriores sencillos, que vendrán con celeridad como pasó con su anterior trabajo, y probablemente incluso a pares, viendo cómo se las gastaban los de la discográfica.

Ahora tiene en la producción al omnipresente Stuart Price, que ya empieza a aburrir un poco verle enfrascao en todos los saraos (Keane, Scissor Sisters, The Killers, Seal), el cual sólo es uno más en la interminable lista de productores que amenizan este nuevo album, hasta 17 se cuentan en la Wikipedia. Si finalmente ha conseguido un sonido homogéneo con tanta gente involucrada en perfilar sonidos, vamos a tener que caer rendidos a los pies de la australiana, que nos imaginamos que algo habrá tenido que decir en la propuesta.

Por el momento, como he comentado, sólo hemos podido hacernos con el sencillo y disfrutar de su sensual video. La canción queda relegada a un segundo, qué narices, a un quinto plano si es que la escuchamos por primera vez viendo las imágenes. Será porque me recuerda a cualquier tema de relleno de los muchos que abundan en la discografía de Kylie (reconozcámoslo, siempre ha sido de singles y punto), o que el estribillo tiene menos pegada que la canción de Karmele para Eurovisión. Sea por lo que sea, ni la bola de cristal, ni las cartas del tarot, ni las piedras mágicas, ni las conchas con poderes vaticinan resultados óptimos para este nuevo single.

Tendrá que seguir buscando hacerse con otro "Spinning around" o "Can't get you out of my head", o un elegante "Slow", pero lo que es "All the lovers" acaba centrando la atención únicamente en los cuerpos desnudos que forman torres humanas como si se encontraran en Castellers, y no paran de besarse, mientras la divina Kylie, aparentando tener 15 años, parece que se ha tomado un tripi y flota y se roza con los deditos y pone caras como de estar a punto de llegar al orgasmo. Todo en un ambiente muy pulcro, a lo anuncio de compresas, que por cierto, podían usar la idea, no quedaría mal.

El video no tiene desperdicio, no así la canción, por el constante frotamiento de la peña y que está hecho con muy buen gusto, aunque las panorámicas finales, con la megatorre que parecen haber formado, llega a ser algo excesivo, tanto como el bombo que se le había dado al regreso de Kylie, rodeada de maestros de confeccionar hits.

miércoles, 9 de junio de 2010

Lady Gaga - Ale, Alejandro

¿Realmente era necesario alargar el descarte de Ace of Base, "Alejandro", hasta casi los nueve minutos en el nuevo video de Lady Gaga?

Pues francamente no, nos encontramos con otro largo clip que resultará cansino si lo ve uno más de dos veces. Gaga parece menos Gaga que nunca en este video, polemizando con rosarios (quién habrá hecho esto antes??), mostrando bailarines masculinos con unos taconazos de impresión, y recreándose en imposibles modelitos a cual más estúpido.

Aunque "Alejandro" pidiera a gritos que se rodara con ambientes latinos, la decisión final ha sido ser grabado con oscuros planos en tonos azules, en decorados lúgubres y vestuario leather. Gaga recuerda a la Madonna de "Human nature", sólo la faltaba hacer bailes con cuerdas, e incluso se permite un par de tomas a lo Rafaella Carrá, y al final nos enseña uno de sus disfraces inimitables, ese sostén con una metralleta en cada seno.

Se agradece que insista con costosos videos, pero si bien en "Telephone" todo estaba más o menos justificado, en "Alejandro" el chicle se estira hasta hacerlo incomible. No sé cuántas veces se puede repetir en su proyección el "Ale, Alejandro", pero como lo vuelva a escuchar una sola vez más, os juro que hago una tontería.

Va perdiendo fuelle la cantante americana de raíces sicilianas, quizás una retirada a tiempo para reciclar ideas no la vendría nada mal. Si bien estaba adquiriendo su propia personalidad en sus dos anteriores entregas, aquí se la ha notado demasiado el intrusismo a divas pasadas.

Ale, guapa, hazte otro cardado con latas de refresco, porque aquí no has pasado la prueba.


Vezi mai multe video din Muzica

Duncan Sheik - Reclamando la luz del amanecer



Hace cuatro años, Duncan Sheik editó su disco más personal. Oh, qué original, cuántas veces habremos oído esto, pero para los que conocíamos la obra de Sheik, encontrarnos de repente con estas letras tan melancólicas, estos arreglos de orquesta impregnados de dolor y estas melodías que parecían cuchillos que se clavaban por tu cuerpo, nos quedamos un poco traspuestos.

Sheik siempre ha sido un alma sensitiva, de aspecto algo frágil, voz tenue y susurrante, que se hacía acompañar de canciones atmosféricas algo alejadas de la onda radiofónica amigable.

En "White limousine" tiene algunas concesiones a la radiofórmula, pero en general es un disco más intenso de lo que parece a simple vista.

Así lo demuestra, por ejemplo, "The dawn's request", y su ruego insistente a que aparezca la luz del sol, ese brillo que aclare la estancia, su mente y sus decisiones.

Este era el segundo corte del disco. Duncan presenta una situación desesperada. Ha salido mal y es irremediable no meditar sobre ello, qué se puede hacer. No sabe si esconderse debajo de la cama, o dejar la televisión encendida para no pensar más de la cuenta. Necesita algo que le despierte de la muerte en la que se halla.

Todo alrededor es oscuridad. Uno tantea con los brazos, esfuerza la vista. No hay nada. Y necesitamos que haya un destello, por muy ridículo que sea. Algo está yendo mal, muy mal, y estamos en las tinieblas más profundas. Sin apenas darnos cuenta, la solución viene sola. Llega el amanecer y sutilmente se oye la frase mágica: "Puede que estés solo, pero recuerda que estás vivo". ¿De qué sirve flagelarse de esta manera? ¿Este sacrificio realmente merece la pena? Pues no. No nos permiten continuar, nos nublan la vista, nos hacen vulnerables, nos provocan un dolor insoportable. Sólo hay que esperar a que llegue el amanecer y con él los primeros rayos de luz.

Estamos vivos y podemos reaccionar, dejemos que la luz se haga con el mando. Nada más.



If I crack up
And lose my head
Try to hide beneath the bed
And leave the television on
So I don't think of what's gone wrong
I beg the dawn

Break through, save me
Rescue me
Wake me from the dead
My weary head in your embrace

If I spin out
And off the rails
Build myself a bed of nails
And take the whole world down with me
Into my dime-store tragedy
Where will you be?

Break through, heal me
Sing to me
Kneel beside my bed
My weary head in your embrace

Wake up, sunrise
I may be alone but I'm alive
And I will find a way to you

Sunrise, you saved me this time
You never even had to try
And you opened up my eyes

Sunrise, you treat me so kind
I was lost, I was blind
And you opened up my eyes

Amy MacDonald - Nada que nos retenga



Aunque el próximo sencillo de la escocesa Amy MacDonald sea la charlestoniana "This pretty face", me gustaría rendirle sentido homenaje al tercer corte de su segundo trabajo.

Estoy hablando de "I got no roots", una declaración de principios, un alto en el camino, un plantarse en un cruce de caminos observando en varias direcciones y decir "No sé qué diablos estoy buscando".

"I got no roots" arranca íntimamente, haciéndose cercana y personal, incluso permitiéndose equivocarse al esbozar los primeros acordes y retomando el pulso certero, a lo que acaba siendo una explosión sonora que remata con frases que parecen esculpidas en lápidas definitorias.

Aquellas personas que en algún momento se hayan sentido perdidas sin saber cómo diantres continuar, se sentirán identificadas aquí.

Perseguimos una ilusión intangible e irreconocible, hay un sueño en algún lugar del mundo que aún permanece intacto, pero del cual no tenemos constancia ni de su presencia siquiera. Dudamos de su existencia, pero la pelea para encontrarlo será ardua.

Mientras tanto, nos cruzaremos con caras que acabaremos olvidando, adoptaremos varias posiciones, diferentes maquillajes. Pasaremos dificultades, tendremos que luchar con obstinación sin dejar de perder en ningún momento la fe. El mundo no se detendrá, y así seremos nosotros también.

Esta intérprete, Amy MacDonald, como joven con sus dudas que es, expone en este sincero texto algunas reflexiones que a muchos nos acometen en la vida. Puntos de inflexión en nuestro desarrollo como personas en este entorno, al cual dudamos que pertenezcamos incluso. Tantos rostros que dejaremos atrás, que se sucederán sin apenas darnos cuenta, seleccionando sabiamente esas personas que nos reportarán algo, o aquellas que nos hacen sentir más especiales sin esperar nada a cambio. Rostros que iluminan el oscuro camino que nos ha tocado recorrer.

Amistades que concluyen y se volatizan, besos que se escapan y se difuminan con el viento, rupturas que dejan cicatrices incurables.

No sabemos bien qué buscamos y no tenemos raíces, no hay nada que nos retenga, sólo somos almas solitarias. Miramos al horizonte, hay una línea clara que lo divide todo en dos. Habrá una ocasión en la que todo nos parezca uno, y entonces recobrará sentido lo caminado. Un día en el que las cicatrices otorgarán sabiduría, bellas y únicas, las amistades perdidas nos ofrecerán consejos y los amores truncados dictarán por dónde no debemos volver a pasar, qué puerta no tenemos que cruzar.

Por ahora no tengo raíces, no sé qué es lo que estoy buscando. Cuánto me harta la preguntita de marras. ¿Qué estas buscando? Pues, qué queréis que os diga, no lo sé.

Sólo se que buscamos la felicidad, en cualquiera de sus manifestaciones. Y cuando ocurra sabré que eso era lo que estaba buscando.

Reflexionad con esta hermosa canción, aquellas almas solitarias que sientan empatía con lo que aquí se expresa.



Somewhere out there's a dream that's not forgotten
But this world is never stopping for me
But I will try and I will keep on trying
I set my goals there's no denying
Never stop fighting
For What I believe

Many people will come and go
Many faces long lost you know
Many fights many makeups
Many kisses, too many breakups

I got no roots they're not set in stone
I got no place that I call home
I'm just a low low lonely soul

I got no roots they're not set in stone
I got no place that I call home
I'm just a low low lonely soul

And the time will come when the day is done
And the fighting's over the race is run
I don't know what I'm looking for
And this life I lead it's a curious thing
But I can't deny the happiness it brings
I don't know what I'm looking for

Many people will come and go-o-o
Many faces long lost you know
I'm just a low low lonely soul

And there'll be many fights many makeups
Many kisses, too many breakups
A low low lonely soul

I got no roots they're not set in stone
I got no place that I call home
I'm just a low low lonely soul

martes, 1 de junio de 2010

KaiserCartel - Así, todo junto



Courtney Kaiser y Benjamin Cartel decidieron unir voces (y apellidos) para crear KaiserCartel, un singular proyecto de Brooklyn que bebe de muchas fuentes y como tal, es difícil de encasillar.

Yo los he conocido de chiripa, de estas veces que te descargas música que parece tener buena pinta pero de los que sólo sabes que tienen una interesante portada y que su estilo puede encajar con lo que auno le gusta. Al escuchar el principio de "Riverboat dream" creía haberme hecho con una copia de mala calidad. Voces de fondo distorsionadas en un volúmen muy bajo, como si estuviera grabado bajo el agua del río del título.



Pero es parte del embrujo que desprenden sin apenas ser conscientes de ello. Porque no es normal que trece canciones después uno sigo perplejo, mirando una pared en blanco, pero imaginando un amalgama de colores digno de un cuadro naïf.



KaiserCartel es de esas bandas que si no hubiera sido por Internet, probablemente no hubiera conocido nunca, y quizás sea por este feliz hallazgo que ahora me encuentre con ganas de hacerme con su previo disco en versión original.

Acaban de presentar "Secret transit", el album con el que yo les he descubierto, pero parece ser que ya disponían en su pequeña discografía de un previo que les aportó varias alegrías, como premios al mejor video por "Blue sky" y que su "Oh no" fuera un tema muy popular en varios certamenes.

Este dúo empieza con una melancolía que recuerda a piezas de Hooverphonic, Bat for Lashes o Oh Laura. Grupos diversos pero que si nos ponemos a ahondar en su discografía encontramos más similitudes de las que aparentemente parecen.

"Carroll Street Station" es más popera de lo que esperábamos, suenan a The Primitives, The B-52's o a Stars. La gran baza de este dúo es ese juego de voces que tan bien saben conjuntar ambos, con Caroline a la cabeza mostrando una voz sensual y dulce (si habéis escuchado a los suecos Oh Laura podéis haceros una idea de por dónde tira).

Este descubrimiento reciente, de apenas unos días, seguro que dará mucho de qué hablar aquí, por lo menos por mi cuenta, en cuanto les empiece a coger más cariño.

Os dejo un par de audios para que los descubráis.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...