miércoles, 22 de diciembre de 2010

Damien Jurado – Los santos bipolares



Diez discos en trece años deberían servirle a Damien Jurado para de una vez por todas definir su sonido, pero el de Seattle sigue obstinado con convertir cada álbum en un enemigo de sus hermanos. “Caught in the trees”, maravilloso e inspirado como nunca se le ha visto, consiguió acercarle a mucho más público del que Damien se esperaba, y ahora un par de años después, publica la reválida en forma de cancionero que es “Saint Bartlett”.

Mi primera experiencia con Damien fue el tema “Best dress”, el cual me dejó absorto por unos segundos y me hizo querer indagar más en ese artista (o banda, según el día) que tanta tristeza transmitía pero que quería abofetear todas las caras de las chicas con las que había estado.

Aquí ya hablé del “Atrapado en los árboles”, y la desazón marcada por una ruptura de esas que te dejan el corazón abollado, era la seña de identidad de todos y cada uno de sus cortes. Por lo que esperaba que “Saint Bartlett” continuara esa nueva reinvención, que había pasado desde un folk soporífero (And Now That I'm in Your Shadow) o un rock americano de emisora universitaria (I break chairs).

Bastante contentos nos podemos sentir los que también nos quedamos atrapados en el bosque, porque su espíritu vuela en los cortes, pero tenemos, he aquí la diferencia, una luz brillante en algunos temas que no teníamos en el anterior. Parece que el día se está haciendo, y los árboles están dejándonos ver la claridad del alba.

“Cloudy shoes” estrena el disco con un Jurado renacido en estrella de los 60, a medio gas entre The Moody Blues y Roy Orbison y unos coros muy a lo Moby (fantasmagóricas formas de eco), y “Arkansas” refuerza esa sensación de querer ser un casino de Las Vegas, de rodar dados y girar ruletas. “Saint Bartlett” es un disco bipolar, que presenta un Damien alegre que intenta buscar soluciones (tryin to fix my mind), una faceta que en “Caught in the trees” no se quería asomar. No estaba el horno para bollos.

La segunda cara es la que más gozaremos los que disfrutamos con “Caught…”. El tema estrella es sin duda el atmosférico, doloroso y afligidamente interpretado “Kansas City”, que busca entre ruidos de emisoras de radio, una respuesta algo satírica de la ciudad y sus tentáculos.

Este bloque se secunda con “Harborview”, “Pear” o “Beacon Hill”, y luego tenemos los tierra de nadie que son “The falling snow” o “Wallingford” (poco más de dos minutos pero por fin una guitarra eléctrica!!).

Este santo probablemente dejará satisfechos a los que nombraron en la revista Rockdelux al “Caught…” uno de los mejores discos internacionales de hace dos años. Quizás requiera de más paciencia de la que aquél pedía, pero enseguida uno va saboreando los frutos.

Porque el que espera acaba recibiendo su recompensa, siempre y cuando uno sienta que puede producirse.

Os dejo con el video de "Arkansas", en el que de nuevo Damien nos habla de enterramientos, con la novedad esta vez, de que aquí él se entierra a sí mismo. ¿Un nuevo renacer?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...