miércoles, 20 de octubre de 2010

Paul McCartney - Una oda a la vida



Hay personas con las que uno se cruza que acaban impactándote de una manera inaudita. Personas muy especiales que sabes que dentro tienen un corazón enorme y de las que nunca te olvidas. Pueden ser minutos compartidos, quizás algunas horas, con suerte días, pero son recuerdos imborrables. Gente que pisa con fuerza, que ofrecen tanto y tienen tanto aún que entregar. Heroicas, emotivas, sensibles y muy, muy vitales.

He tenido la gran fortuna de conocer a una de ellas, mi amiga Arancha (¿puedo llamar amiga a alguien a la que apenas he visto en dos ocasiones? Espero que sí).

Arancha es una luchadora y una valiente. Esa chica que parece que se va a comer el mundo, llena de humor y de energía, ha pasado por uno de los peores capítulos de su vida y ha decidido compartirlo con el mundo. Con un par.

Ayer, día 19 de Octubre, se celebraba el Día Internacional del Cáncer de Mama, y quién nos iba a decir que alguien como ella iba a pasar por este percance tan incómodo, teniendo que hablar de algo que parece tan ajeno a uno pero que no sabes si el dedo inquisitivo del que manda un día te a va a apuntar a ti. Pues así ha sido, para sorpresa de todos, pero aquí está para compartir su experiencia, con fuerza y pasión, más viva que nunca, si eso era posible.

Cómo me alegra conocer que su evolución es favorable y que el día de mañana hablaremos de esta situación como algo anecdótico pero serio, muy serio. Jamás imaginas a quién van a apuntar con descaro y jamás pensarías que la elegida es una de las chicas más vitalistas, fuertes y luchadoras que hayas conocido en la vida. Quizás sea eso precisamente lo que le ha ayudado a superar este trance. Se le puede presentar Goliath, pero ella es un David con buen arsenal de armas peleando con ahínco para conseguir sus propósitos.

Se hace difícil imaginarse a alguien que siempre tiene una sonrisa en la cara, que cada vez que habla acapara la atención de todos los que están a su alrededor, que siempre la he visto de buen humor, con una gracieta que contar, con un sentido irónico de las cosas que siempre me ha fascinado, con tanto amor hacia con los suyos y que un día te cuente por lo que ha pasado, por el horrible trago en el que se ha visto envuelto.

Así de cruel es la vida, así de injusta, pero para eso estamos nosotros, para luchar contra las adversidades, para que cuando te señalen con un dedo tú contestes levantando el puño. Uno se hace más fuerte ante estas situaciones y aprende a mirar a tu alrededor con otros ojos, con más cuidado y entrega, disfrutando cada momento como si fuera el último, entregando hasta el último aliento para sobrevivir. O quizás sólo para vivir. Nada más.

Mi amiga Arancha (seguro que no le importara que le diga "amiga") es un ejemplo que contemplar con los ojos bien abiertos y con los aplausos preparados. Si yo pudiera, la pondría un monumento en mi casa porque me ha demostrado una vez más, que es una mujer a la que admirar, aunque yo ya la admiraba, dándome un motivo tras otro para que así lo piense.

Ha decidido osadamente compartir su experiencia con todo el mundo en un artículo que ella misma ha escrito para un periódico digital. Como buena periodista que es, relata punto por punto lo que ha sido su pesadilla inicial hasta la recuperación final, proceso por el que está actualmente, sabiendo que con sus palabras, acertadamente podría animar a las mujeres para que este tema no lo pasen por alto y que se han de chequear con cierta frecuencia, porque con el cáncer, cada día cuenta.

Me gustaría dedicarle algo especial, unas palabras de ánimo y brío.
Ella misma menciona en su estupendo artículo a Paul McCartney, y cómo leer su biografía la ayudó a insistir ante sus amargos presentimientos. Por eso, qué menos que una canción de Paul para ella.

"C'mon people" es uno de los temas más maltratados de la discografía del ex-Beatle, y sin embargo, es uno de los más potentes y hermosos. Con la colaboración de su amada Linda, a la cual podemos ver en el video, Paul expone en "C'mon people" un canto a la superación. Todos cometemos errores y pasamos desagradables baches, pero siempre hay que persistir por arreglar los desaguisados y saltar con ímpetu las vallas que nos podamos encontrar.

El mundo está ahí para nosotros y no le vamos a desmerecer, tantos lugares que visitar, tantas caras que conocer, tanto amor por entregar, tantas fiestas que celebrar. Tenemos que intentar hacerlo bien esta vez, superándonos en nuestros esfuerzos. Uno no sabe cuándo va a recibir un traspiés y tendremos que parar. Hasta entonces, es nuestro turno y somos las estrellas en el escenario.

Por eso, ¡Vamos, gente, que el espectáculo ha de continuar!
¡Vamos, gente!
¡Vamos, Arancha!

Te mando todo mi amor y mi apoyo.
Eres muy, muy grande!!

Este es el artículo que ha escrito. Tomad nota:

http://www.ensanfernandodehenares.es/noticias/2010/10/19/3731/diagnostico-cancer-de-mama?ref=nf


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...