lunes, 11 de octubre de 2010

Katie Melua - ¿Quién está en la casa?



El cuarto disco de Katie Melua continúa una triste decadencia en ventas que no se corresponde con la calidad de las propuestas. Podría ser que el prescindible "Pictures" hubiera fallado, ése que cerraba esa trilogía en la que Katie había contado bicicletas con tanto éxito, convirtiéndola en una de las solistas venida de las islas con más éxito internacional.

Les va a costar que algún día vean a Katie como algo más que una mojigata de pelo negro rizado que entorna los ojos cuando intenta decir algo importante en letras repletas de cuestiones metafísicas y más profundas que un libro de Antonio Gala. Es interesante que, últimamente se están sabiendo datos de Katie que la hacen algo más vulnerable, más cercana, más como la princesa del pueblo.

Lo primero es que se viene rumoreando desde hace tiempo que está manteniendo una relación personal con una mujer, y ella, cuando los de Q la preguntaron, ni afirmó ni desmintió. Aunque en esa misma entrevista realizada en un bosque ella hablaba de duendes, fantasmas y poderes sobrenaturales que lo dominaban todo, y el periodista, algo flipado, estaba empezando a tener dudas si las setas que había en el suelo no eran alucinógenas y Katie se había tragado uno.

A lo que hemos venido, que me enrollo. Para "The house" Katie quiso cambiar su sonido, dejar a sus colaboradores habituales y contratar a William Orbit y Guy Chambers.
William se ha encargado de la producción del disco, creando atmósferas minimalistas y dando todo el protagonismo a la voz de Melua, que suena más potente que nunca. Orbit lleva tiempo algo perdido, pocos cuentan con él para sus trabajos y sus discos de versiones de temas clásicos instrumentales están siendo muy mal aceptados. Parece como si al genio que andaba detrás del "Ray of light" de Madonna se le hubiera formateado el pc en donde escondía todos esos efectos tan "efectivos" y se hubiera quedado ausente de ideas.

Aquí tampoco es que muestre rastros de genialidad, pero al menos no desentona. Guy Chambers, el compositor de todos los primeros éxitos de Robbie Williams (cuando Williams tenía éxito, básicamente), se ha puesto con Katie manos a la obra para escribirle canciones en donde su hermoso timbre de voz se pueda desplegar.

El disco, en el cual todavía tengo que profundizar, acaba con una hermosa canción, que es la que le da título. "The house" es como si juntáramos a Kate Bush y Enya, y delicadamente se fuera dando forma a una historia de incógnitas, que se presenta con cuerdas en un quinto plano, algún arpa, y la voz de Melua que en su estribillo sube, sube y sube... hasta la luna. Preciosa canción para rematar un disco que ha supuesto todo un atrevimiento para la intérprete. Podría resultar que no fuera tan mojigata como pensábamos.

height="385">

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...