martes, 20 de julio de 2010

30 Seconds to Mars - Acercándose al precipicio



Hacía tiempo que quería hablar de 30 Seconds to Mars, una banda de Louisiana que brilla con más intensidad de la que le permiten las baterías de sus linternas. Efectivamente, se encuentran a treinta segundos de alcanzar Marte, pero por ahora, y con tres discos de elevado coste puestos en circulación, todavía no han tocado el planeta.

Al frente se encuentra Jared Leto, una cara conocida por sus incursiones en el mundo del celuloide tras participar en películas como “El club de la lucha”, “American Psycho” o protagonizar la polémica “Requiem por un sueño”. Jared hace tiempo que parece estar aburrido en la piel de actor, y ahora, reconvertido en superestrella del rock, cree haber encontrado su posición en el mundo, o como diría él, su destino marcado por el Señor.

Esta cara bonita (en 1997 fue nombrado una de las 50 personas más guapas del mundo), forma junto a Shannon, su hermano mayor y creador del proyecto, y Tomo, lo que muchos tildaban de la versión megalomaniaca de Muse, si es que se puede tener mayores delirios de grandeza que Matt Bellamy y los suyos.

Videos costosísimos de más de diez minutos de duración, una imagen rompedora y atractiva, un sonido emo-rock, no tan contundente como el hard-rock ni tan flojo como el pop. A la mitad, para contentar al mayor número de seguidores posibles. Parece mentira como un grupo por encima de sus posibilidades, no hay más que ver el videoclip de “A beautiful lie” o “Attack” para preguntarse de dónde sacan el presupuesto, por ahora han gozado de unas ventas más bien escasas.



Con “This is war”, su álbum confirmación han contado nada más y nada menos que con Flood y Steve Lillywhite en la producción, aparte de con un coro de críos que participa en la mayoría de los cortes (a lo “Another brick on the wall” de Pink Floyd) y de unos monjes budistas que la banda se llevó al estudio directamente de la India para cerrar el disco con un toque algo “modesto”. Aún con todas esas, en USA entraron al 18 y en el Reino Unido al 31.

Sólo queda llegar a nuestras propias conclusiones. Los Leto, provenientes de una familia hippy, tienen unas fuentes de ingresos que se nos escapan de lo logístico, donde no vemos resultados de éxito iguala presupuesto, y no encontramos una razón demostrable ante esta incógnita.

Lo tienen todo para triunfar, un líder con personalidad y una voz salvaje, un cancionero decente, una puesta en escena soberbia, unos visuales impresionantes… pero parece que el momento de esta banda esta cerca, concretamente, a 30 segundos y no con el material entregado hasta ahora.

“Esto es la guerra” ha sido recibido con críticas desiguales, aunque la mayoría lo han etiquetado de prescindible, debido a la vacuidad que inunda el conjunto. Existen temas grandiosos, como “Night of the hunter”, “Closer to the edge” o el que por sí solo es la excusa para hacerse con el disco, la oscura y atmosférica “Stranger in a strange land”. Las vocecillas infantiles acaban por convencernos, a pesar de la omnipresencia, pero luego tenemos situaciones algo más embarazosas que no se justifican tan fácilmente. “Hurricane”, con la ayuda de Kanye West (qué pintará éste aquí??), no sonaría del todo mal si se incluyera en un disco de Enrique Iglesias (que por cierto, aquí la voz de Jared parece un clon de la del español), “Search and destroy” podría haber sido destruída tan plácidamente y la balada edulcorada como una indigestión de ositos de gominola que es “Alibi” no resulta nada recomendable. Eso sin olvidarnos de tanta aburrida mención al cielo y al infierno, a Dios y al demonio, a la superación y al devastamiento… Temas recurrentes que acaban dejándonos algo hartos.

30 seconds to Mars podrían conseguir la relevancia como para convertirse en los próximos Muse porque guardan muchas similitudes con ellos, pero les falta el producto que entregar, por mucho Flood que esté hurgando detrás, hay una inconsistencia empírica de la que ellos carecen, pero quién sabe lo que pasará con futuras entregas. Tienen que olvidarse de tanto panfleto barato a la hora de escribir textos y sacar al tigre que llevan dentro, como así anuncian desde la portada del disco de “This is war”. Será por aquello de la vergüenza ajena que produce cantar “Somos los reyes y las reinas de la promesa”, que no les ha reportado unos buenos resultados en los charts. No me extraña. Habrá un tigre en la portada, pero dentro nos encontramos con una manada de gatos amaestrados y con un objetivo claro: triunfar cueste lo que cueste y al mayor número posible de gente.

This is war
06/10


Lo mejor: Stranger in a strange land, Closer to the edge, Night of the hunter
Lo peor: Alibi, Search and destroy.


Fabuloso video de "Closer to the edge", segundo single del disco, tercero según la wikipedia tras "This is war", que no tiene clip.


30 Seconds To Mars - Closer To The Edge
Cargado por EMI_Music. - Ver más clips de música, videos en HD!

1 comentario:

Anónimo dijo...

No sé quién es el encargado de escribir esto, pero ha puesta cada aberración.. decir que "Search and Destroy" es una de las peores canciones del disco es pecado. Antes de hablar, documéntate, majo/a.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...