miércoles, 9 de junio de 2010

Duncan Sheik - Reclamando la luz del amanecer



Hace cuatro años, Duncan Sheik editó su disco más personal. Oh, qué original, cuántas veces habremos oído esto, pero para los que conocíamos la obra de Sheik, encontrarnos de repente con estas letras tan melancólicas, estos arreglos de orquesta impregnados de dolor y estas melodías que parecían cuchillos que se clavaban por tu cuerpo, nos quedamos un poco traspuestos.

Sheik siempre ha sido un alma sensitiva, de aspecto algo frágil, voz tenue y susurrante, que se hacía acompañar de canciones atmosféricas algo alejadas de la onda radiofónica amigable.

En "White limousine" tiene algunas concesiones a la radiofórmula, pero en general es un disco más intenso de lo que parece a simple vista.

Así lo demuestra, por ejemplo, "The dawn's request", y su ruego insistente a que aparezca la luz del sol, ese brillo que aclare la estancia, su mente y sus decisiones.

Este era el segundo corte del disco. Duncan presenta una situación desesperada. Ha salido mal y es irremediable no meditar sobre ello, qué se puede hacer. No sabe si esconderse debajo de la cama, o dejar la televisión encendida para no pensar más de la cuenta. Necesita algo que le despierte de la muerte en la que se halla.

Todo alrededor es oscuridad. Uno tantea con los brazos, esfuerza la vista. No hay nada. Y necesitamos que haya un destello, por muy ridículo que sea. Algo está yendo mal, muy mal, y estamos en las tinieblas más profundas. Sin apenas darnos cuenta, la solución viene sola. Llega el amanecer y sutilmente se oye la frase mágica: "Puede que estés solo, pero recuerda que estás vivo". ¿De qué sirve flagelarse de esta manera? ¿Este sacrificio realmente merece la pena? Pues no. No nos permiten continuar, nos nublan la vista, nos hacen vulnerables, nos provocan un dolor insoportable. Sólo hay que esperar a que llegue el amanecer y con él los primeros rayos de luz.

Estamos vivos y podemos reaccionar, dejemos que la luz se haga con el mando. Nada más.



If I crack up
And lose my head
Try to hide beneath the bed
And leave the television on
So I don't think of what's gone wrong
I beg the dawn

Break through, save me
Rescue me
Wake me from the dead
My weary head in your embrace

If I spin out
And off the rails
Build myself a bed of nails
And take the whole world down with me
Into my dime-store tragedy
Where will you be?

Break through, heal me
Sing to me
Kneel beside my bed
My weary head in your embrace

Wake up, sunrise
I may be alone but I'm alive
And I will find a way to you

Sunrise, you saved me this time
You never even had to try
And you opened up my eyes

Sunrise, you treat me so kind
I was lost, I was blind
And you opened up my eyes

5 comentarios:

MIDAS dijo...

Siempre me gustó Duncan Sheik aunque hace tiempo que le tengo perdida un poco la pista. Mas que nada porque sus discos no suelen estar en las tiendas que frecuento y tampoco me molesto en encargarlos. Pero todavía suelo escuchar de vez en cuando su primer disco. Aquel que contenía Barely Breathing que es una canción que me encanta.

archer dijo...

Jamás he visto un disco suyo en las tiendas, tengo un par de ellos religiosamente comprados por Internet. El estilo del chico fue cambiando paulatinamente, cada vez más introspectivo, intentando agradarse a sí mismo y pensando menos en las masas. La canción de este artículo es la prueba, parece una canción de autoayuda para atravesar un bache.

mundosub dijo...

Gran recuerdo el de la canción "Barely Breathing", la tenía olvidada y respecto a la discografía de este muchacho hay que oírla entera para ver cómo evolucionó.

bambi-berembaum dijo...

Parece mentira que la primera vez que oí a este hombre fue con "Wishful Thinking" de la BSO de Grandes Esperanzas, en un videoclip en los 40 principales (lo tengo grabado en un VHS por algún sitio para corroborarlo). ¿Qué ha pasado con esa emisora para llegar a tal degeneración?. Duncan es genial y deberían editar alguna vez sus discos, "Humming" es una delicia.

archer dijo...

Al final resultará que todos conocemos a Duncan Sheik, qué alegría.

La degeneración de los40 es algo que ya hace tiempo dejó de preocuparme. Antes navegaba en su web, pero es que es incluso más lamentable que la misma emisora.

Os animo a escuchar el disco de Duncan, "White limousine", descubriréis una faceta suya desconocida, una mucho más sensible, son canciones a flor de piel.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...