martes, 15 de junio de 2010

Cómplices - Ser un dedo tuyo



Cuando hoy por hoy hablo de lo banal que se ha convertido el tema del amor en el cancionero español actual y la poca imaginación que dedican los compositores para retratarlo, lo digo pensando en muchas de las canciones que durante los 80 y los 90 inundaban las emisoras, que aunque acababan diciendo lo mismo, no lo decían igual.

Grupos como Amistades Peligrosas, Presuntos Implicados, Mecano o Cómplices recurrían a imágenes imposibles, metáforas rocambolescas pero tremendamente inspiradas. No se limitaban al socorrido "Te quiero", el "Te echo de menos" o "No puedo vivir sin ti". Lo decían a su manera, utilizando conceptos comunes a los que, así de primeras, no podrías ver relación alguna.

El mejor ejemplo que se me ocurre poner es este tema de Cómplices, de su fantástico album "Cuando está llorando el sol" (para mí lo mejor que han hecho nunca y un disco referencia en mi discoteca particular).

"Ser un dedo tuyo" denota originalidad por los cuatro costados, o por los cinco dedos, para ser más precisos. La fascinación hacia una pareja que hace querer ser cualquier cosa que forma parte de él o ella. Desde el esmalte de las uñas hasta un metálico dedal. Ser un dedo tuyo, pero no cualquier dedo, porque quizás no optemos a cualquiera. Bien lo describe el estribillo, tenemos el listo, el fuerte, el alto y el rico. Cualquiera nos vale, aunque sea el meñique.

La maravillosa letra de J.M. Montes que daba texto a la melodía con ritmos caribeños que Teo Cardalda y María Monsonis compusieron. Un músico excepcional Cardalda, que aquí aparece él solito a cargo de batería, bajo, pianos, guitarra eléctrica, Fairlight, programación Roland R5 y la voz, junto a su mujer. Él se basta y se sobra.

Casi 20 años tiene este tema y suena tan fresco como el primer día. Cuánto tienen que aprender los escritores de la actualidad. Podemos hablar siempre del trillado y pesado tema del amor, pero que se note la inspiración, la sabiduría, respiremos amor en todas partes. Dediquemos un poco más de atención a lo que nos rodea y saquemos una canción de cualquier cosa.

"Ser un dedo tuyo" no sólo derrocha originalidad, como he comentado, sino sensualidad y personalidad. Tú verás qué dedo quieres ser...



Ser un dedo tuyo
adornado con esmalte de tu amor
un dedo desnudo
abrigado en los guantes de tu amor
un dedo en el vaso
cuando tengas sed
un dedo de tu mano
o de tu pie

Ser un dedo tuyo
con la huella dactilar de tu amor
un dedo desnudo
a salvo en el dedal de tu amor
un apéndice sincero
si el tiempo no lo impide
sólo un dedo
aunque sea el meñique

Si no soy alto
para ser corazón
si no soy rico
para anular
si no soy listo
para índice, mi amor
y si soy fuerte
para pulgar, "mi amor"

Ser un dedo tuyo
sujetando el cigarro de tu amor
ser un dedo incluso
para atarte los zapatos de tu amor
un apéndice sincero
si el tiempo no lo impide
sólo un dedo
aunque sea el meñique

Si no soy alto
para ser corazón
si no soy rico
para anular
si no soy listo
Para índice, mi amor
y si soy fuerte
para pulgar, "mi amor"...

1 comentario:

MucipA dijo...

Sin duda alguna, esta letra desborda inspiración. Lástima que últimamente las letras sean tan repetitivas y poco originales.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...