viernes, 16 de abril de 2010

Natalie Imbruglia - Dedicada a sus labores



La pizpireta Natalie Imbruglia, tan pronto te saco un disquito como te protagonizo un bodrio de film, ha decidido que ya está bien de hacer el chorra, anuncia retirada definitiva de la música para dedicarse a "otros proyectos".

Su último album, "Come to life", paradójicamente es el que la ha llevado a la muerte más absoluta. Tal ha sido el fracaso en todos los sentidos, que la pobre, desilusionada con la vida, ha decidido echar tierra de por medio y enfocarse a hacer otras cosillas que la den mejor rendimiento.

Natalie no se puede quejar de haber tenido una carrera corta en la música. Aunque empezara en la serie australiana "Neighbours", de la que también emergió gente como Kylie Minogue y Jason Donovan, y nadie se acuerde de su participación pero sí de esos tremendos ojos azules que cantaban desconsolada aquello de "Torn" allá por el 1998.

Doce años después, algún éxito más le acompaña, aunque nada comparable a ese gran hit, pero puede incluso estar orgullosa de que "Counting down the days", su disco previo, alcanzara el #1 de los discos más vendidos en el Reino Unido.

Quizás será después de haber alcanzado la cima y disfrutado de esas tremendas vistas, como ahora, sepultada en las alcantarillas, no debe estar muy satisfecha por cómo le han ido las cosas.

A pesar de contar con Chris Martin de Coldplay para escribirle canciones, de productores de prestigio para perfilar su sonido y una imagen explosiva mostrando carne como dictan las actuales leyes de mercado, el último disco de la Imbruglia no sirve ni para espantar las palomas. Ya lo anunciábamos aquí después de haber conocido ese "Want" que fue primer single y que tan mal fario nos daba. Si es que una canción que repite la misma línea musical todo el rato no puede dar buenos resultados.

A todo eso le añades que la compañía no se ponía de acuerdo cuándo sacar el album y cuando lo hicieron no se enteró absolutamente nadie, haciendo un top100 de pura casualidad. Después se anunció un segundo single, "Scars", que finalmente no salió nunca y ahora, a la Imbruglia le da una pataleta y tira la toalla diciendo que lo deja, que está cansada del mundillo de la canción, que ha sacado su disco más chupiguay y se lo han comprado cuatro pringados. Ella, que estaba deseando ser un icono sexual y la más cool del universo, que pensaba que había juntado toda las piezas para confeccionar una máquina que la hiciera ser la más grande, ha comprobado lo cruel que puede llegar a ser el destino.

Pobre ingenua niña caprichosa, que pensaba que con su "Want" y con Chris Martin en los créditos iba a comerse el mundo, cuando lo que se ha comido es su orgullo de pretenciosa.

Ahora, se retire o no se retire, me da absolutamente igual. Si es para hacernos creer que va a sacar algo que va a cambiar la dirección del planeta, como se pensaba ella, y que luego sea tan malo como el "Come to life", pues que se quede en casa y monte un criadero de ovejas lanudas, que probablemente haga algo más de dinero.

Nos ha dejado tres discos excepcionales, eso hay que admitirlo. El pop "Left of the middle", el experimental "White Lilies Island" y el indie "Counting down the days". Todos los que difruten del pop en estado puro, tendrían que escuchar las canciones que Imbruglia ha dejado antes de creerse mejor que ella misma. Qué gran error.

Hermosas canciones como "Shiver", "Satisfied", "Big mistake", "City" o "Perfectly", se mantienen perennes con el paso del tiempo.

Hay pena, por supuesto, porque la australiana tenía su puntillo, pero no hay que darle mucho crédito. Se tratará de otro capricho de niña malcriada y en un par de años se animará y grabará otro disco. Su ego no le permitirá estar en el anonimato mucho
tiempo.

Recordemos "Shiver":

2 comentarios:

paul dijo...

Pues para mí, Come to life es el mejor disco de la Imbruglia, todos los demás CDs tenían canciones horribles pero este está más estabilizado, reconozco que falta un hit potente (aunque Scars es una balada preciosa) y Want, vale que sea muy sencilla, pero el estribillo se te queda.

El problema de este disco es que se ha comercializado poco, la dirección de Natalie y ella misma no han sabido como promocionarse en un mundo donde se venden menos discos que hace 5 años, cuando sacó su último disco.

Este agosto se va a hacer Johnny English 2, espero que esto sirva para que Natalie aumente su popularidad, y si vuelve dentro de 2 años, pues mejor, lo que más me gusta de sus discos anteriores es que suena a pop fresco y agradable (que en come to life chris martin le obligó a cambiar el tono de voz :S, cosa que me parece una debilidad tonta de Natalie) pero bueno, a mi me ha encantado más de lo que me gustaba antes, pero nadie le ha gustado, o mejor, se ha enterado su existencia.

Y si, soy uno de los 4 que se han comprado este disco, el mejor de Natalie y el mejor del 2009.

Carlos Maestro dijo...

Es cierto que en una artista que ha sacado 4 discos en 12 años pues decir que se retira de forma temporal es como decir que va a seguir haciendo lo mismo que ha venido haciendo todos estos años atrás. Aún así no deja de resultar intrigante el saber porqué el disco “Como to life” no ha conseguido ni si quiera lanzarse en UK.

Natalie Imbruglia ha tomado la decisión de aparcar este disco y dedicarse a otros proyectos y pasarán 2 años, 3, 4, 5…los que sean y Natalie encontrará ánimo de lanzar otro disco, pero de momento se va a dedicar a otras cosas.

Eso no quiere decir que “abandone” la música, que es una palabra muy dura, pero si que se va a olvidar de ella durante un tiempo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...