lunes, 26 de abril de 2010

Katie Melua - Versión 2.0



Quién se podría imaginar que Katie Melua, aquella dulce chica de rizos de azabache y apariencia melindrosa, que nos contaba tumbada en un parque lo de "hay nueve millones de bicicletas en Pekín", esa mujercita que toda suegra desea como nuera, quisiera reiventarse a sí misma aparcando cualquier referencia que se la pueda asociar.

Porque lo que de Melua se vislumbra en "The flood", no es que haya querido pasar página, sino que ha cambiado el libro entero. Era algo anunciado a los cuatro vientos, ella misma afirmaba haber concluído una trilogía (que compone "Call off the search", "Piece by piece" y "Pictures") y querer empezar una etapa nueva, con diferentes expectativas.

Ella, que con ese tríptico concluso despachó millones de copias por el planeta, se lo puede permitir.

Si se le antoja resucitar el espíritu de Kate Bush o la grandilocuencia de Sade, por qué no va a poder cumplir sus deseos.
Ya se veía venir, cuando se daban a conocer los nombres de sus colaboradores, Guy Chambers y Rick Nowels, a los que se ha sumado William Orbitt (El hombre detrás del "Ray of light" de Madonna), que esto pintaba, más que nada, distinto.

Escuchando ahora "The flood", el adelanto de "The house", el cuarto disco de la georgina, uno siente contradicciones perecederas. Si además tu primera audición se produce con el visionado simultáneo del video clip, el impacto es doble. No queda nada de bicicleta ni barquitos, "Here comes the flood" ( y no es la canción de Peter Gabriel), te canta Katie, poniendo esa carita de no romper un plato, pero rodeada de unos maromos impresionantes, únicamente vestidos con boxers ajustados.

"The flood" se inicia con sabor a la India, claramante influenciado por sonidos orientales, se mueve sinuosa, como una serpiente acercándose a su presa. Hombres con cuerpos tallados en gimnasios saltan y chocan entre sí, y entre todo este espectáculo filogay, Katie canta como si le hubieran puesto un foco delante de los morros. Entorna los ojos para darle énfasis a sus palabras... "La gente rota se recicla, y así espero yo hacer". Mueve sus manos, cual bruja efectuando un conjuro y aparece montada en un piano que más parece un toro mecánico, agitado por los chiquillos que durante todo el video muestran chicha y bailan al soniquete de la melodía. En el preciso momento que nos sentimos parte de la banda sonora de Aladin, llega Katie y pega un cambio de ritmo, que rompe todo el encanto de la canción, a mí me sigue sin encajar porque me parece injustificado ese acelerón a lo remix by DJ X al que se ha visto forzado.
Para que no olvidemos ese estribillo de aires exóticos, terminamos con su última reproducción, intentando pasar por alto ese cambio brusco que no se esperaban ni los chulazos en cueros que salen.

A pesar de mi tono crítico, la inundación de la cantante de "I cried for you" ha llegado hasta mi sótano, y sí, me ha convencido, aunque la mantendremos en observación por lo que pueda ser el resto del repertorio de esta Katie Melua versión renovada.

Como he comentado, esa inclusión algo forzada de la parte más movida, creo que me sobra, porque aunque siempre se agradezca un giro así, sobre todo para salir del sueño ligero en el que nos tenía asumido, no le encuentro cabida tolerada en la otra parte.

Katie ha querido explorar en nuevos sonidos y esos actos de valentía son plausibles, y hay que valorarle que ella siga tan recatada como suele, que no haya descubierto que tiene dos perolas como en su momento hicieron Jewel y Mariah Carey. La primera todavía está pagando las consecuencias de descubrir que es mujer y para la segunda no tenemos palabras, sólo sonidos guturales similares al de una arcada.

Si Katie conserva al respetable que la descubrió con sus amables tonadillas, lo sabremos en breve, en cuanto empecemos a hacer números. Y será cuando digamos si hay o no hay alguien a quien echar la culpa.

"Blaaaame.... no one is to blame...."

2 comentarios:

Husky dijo...

A mí me ha fascinado "The flood", pero por lo que se puede escuchar de su nuevo disco va a mantenerse bastante fiel a su estilo. William Orbit es un genio.

archer dijo...

No sé, con lo que me ha gustado "The flood" casi esperaba que todo el disco fuera por los mismos derroteros... :-(

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...