lunes, 22 de marzo de 2010

Gorillaz me aburren...



Pude leer hace tiempo la diversidad de opiniones que habían levantado el nuevo single de los Gorillaz, esa banda virtual movida por los hilos de Damon Albarn y Jamie Hewlett (dibujante).
Por lo que recuerdo, la indiferencia para algunos era mayúscula, llegando incluso a tildarlo de pretenciosa bazofia y para otros tenía un efecto hipnótico que terminaba enganchando.

A quién queremos engañar, después de varias escuchas y de contar incluso con Bruce Willis en su videoclip, "Stylo" se acerca más a la basura pestilente de los que la catalogaban en el primer grupo que a los momentos esterales de estos monigotes cuando presentaron la formidable "Feel Good INC." o "Dare".

Por más veces que se ha presentado en mi vida, no ha conseguido captar mi atención lo más mínimo y lo que me resulta más violento, es que a pesar de su evidente vulgaridad la quieran vender como algo novedoso, valiente y emocionante.

Este tipo de composiciones son las que abren el debate de la delgada línea que separa lo que es arte y lo que es una mierda, algo que se produce con mucha frecuencia en la pintura moderna, como muchos sabréis.

A mí "Stylo" no me parece una mierda, sino que la considero incluso una imitación de plástico de una cacota de esas que venden en los puestos de "artículos de coña". Su sonido aséptico, su aburrido estribillo, su soniquete repetitivo... Qué diferente sería la historia de Gorillaz si se hubieran presentado al mundo con este single y no como lo hicieron.

A mí ahora Gorillaz me aburren, y lo digo sin haber escuchado nada más de su playa de plástico, que será hasta que editen nuevo single que lo haga, porque así, a mí no me convencen. Tengo mejores planes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...