lunes, 29 de marzo de 2010

Críticas Prestadas: Julieta Venegas



EP3 (El Pais): Julieta Venegas "Otra cosa" 4/5 Estrellas.

DIGNIDAD EN LA RADIOFÓRMULA

Las modelos del vídeo de "Bien o mal", la presentación del quinto disco de la mexicana, comen flores y expulsan mariposas. El alivio por lo escatológico que pudo ser y no es resulta análogo a la felicidad que causa escuchar cualquier canción de Julieta en las desquiciantes radiofórmulas españolas. Su exquisita comercialidad es la mayor virtud de una artista capaz de llegar al gran público ofreciendo lo que tiene: buenos discos con canciones fabulosas. Aquí el puesto de honor lo ocupan "Bien o mal", "Revolución" y "Ya conocerán", distintas fases de una relación expresadas en forma sencilla, nunca genérica. Además, es su álbum más regular. Ni rastro de los pequeños resbalones que devaluaron "Limón y sal". 100% adictivo.

¿El alivio por lo escatológico que pudo ser y no es resulta análogo a la felicidad de escuchar a Julieta? Dios Santo, qué se ha tomado el redactor de esta crítica, por lo menos un buen laxante... Por más que intento sacarle sentido a la frase no le encuentro el más mínimo significado. Se me ocurren conceptos, digámoslo, escatológicos, pensamientos en tazas de wc o caídas dolorosas, pero... no, no puede ser, estoy pensando demasiado.

Parece que la felicidad que nos vende a buen precio Julieta no es un valor en alza, visto el triste #19 del debut en las listas de ventas españolas. Vale que "Bien o mal" no es tan convincente como fuera "Me voy", pero es una hermosa tonadilla con un regusto de los que atrapan.

Achaquemos este plof en ventas a una escasa promoción del disco, porque muy pocos se han enterado de que la de Tijuana ha vuelto, tan amable como siempre, de puntillas como suele. En América ha vuelto a arrasar, pero a mí me provoca un poco de compasión hacia mis queridos compatriotras, los españoles, cuando una artista con canciones tan cojonudas como Julieta pasa tan desapercibida, dando más enfoque a artistuchos vacíos y estúpidos como son Chenoa o Bustamante. En este país vivimos, bienvenidos ...

2 comentarios:

MIDAS dijo...

Al principio nos la vendieron como un producto de calidad minoritario y para intelectuales. A mi no me gustaba entonces. Luego compartió escenario con Paulina Rubio. -Motivo suficiente para enterrarla para siempre- y ya no era tan minoritaria ni tan intelectual y luego vino ese Limón y Sal con esas canciones que sonaron hasta la extenuación para terminar de odiarla.

Resumiendo: Julieta venegas no me ha gustado, no me gusta y no me gustará jamás. Y ni pienso escuchar este último disco. A no ser que esté sonando en el ascensor, el supermercado o todos esos sitios perfectos para que suene.

archer dijo...

MIDAS, acuérdate que ella tenía un vínculo muy especial con Coti, habían hecho varios trabajos conjuntos. Que no sólo estaba Paulina Rubio.

Yo me encuentro perfectamente en mi casa con el disco de Julieta sonando a todo meter. No me podría esperar a escucharla en el supermercado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...