sábado, 5 de diciembre de 2009

"Mad world" - Un mundo loco en diferentes bocas



TEARS FOR FEARS, LA ORIGINAL

La mágica década de los 80, la cual siempre insisto que me hubiera gustado vivir como persona adulta, nos ha dejado un legado impresionante de canciones que mayormente se caracterizaban por un surrealismo total.

La introducción del ordenador como un instrumento más, "inhumanizó" la música de tal manera que parecía que de lo único que se podía hablar en una canción electrónica era de temas vanales, sin ningún ápice de sentimientos. La electrónica usaba directrices superficiales en su concepto y los primeros grupos que se atrevieron a utilizar un sintetizador como bandera, rechazaban los temas de amor en todas sus vertientes, ni siquiera subliminalmente. La simbología era retorcida, oscura e intranscendental. Había otras muchas emociones de las que hablar, emociones más inspiradoras que presentadas al son de un beat programado encontraban su mejor enfoque. La máquina requería de una extensión verbal y así se ofrecía, ni corazón ni mente, simplemente palabras que parecían frías y despiadadas, pero que ocultaban un transfondo mucho más perturbador del que parecía a simple vista.

Depeche Mode recurría a la tenebrosidad en discos como "Black celebration", Pet Shop Boys a la austeridad en "Actually" y Tears for Fears al planteamiento psicológico, al humano expuesto en los extremos en discos como "The hurting" o "Songs from the big chair".

Roland Orzabal, principal compositor de la banda, parecía que viviera en un universo paralelo, discriminado por su entorno e incomprendido, el miembro de Tears for Fears esbozaba extraños pasos de baile en los primeros videos de la banda, como siguiendo un extraño ritual que intentara llamar la atención a extraterrestres o seres de su órbita, como lo hacía en "Change" o en este "Mad world" del que vamos a hablar.



Publicado a finales de 1982 como single, "Mad world" supuso el primer gran éxito del dúo, alcanzando el #3 en la lista de singles de UK. El tiempo se ha encargado de engrandencerla hasta convertirla en una canción referente de la década, aunque en su momento sólo significara la punta del iceberg de una banda que estaba a punto de publicar himnos como fueron "Shout" o "Everybody wants to rule the world".

El primer disco del dúo inglés dolía desde el título: "The hurting", y "Mad world", intepretado por un nasal Curt Smith, se convirtió en la canción más popular de ese album.

Intencionadamente escrita desde la perspectiva de un niño, analiza la incompresión y la inaceptación a formar parte de un conjunto. El protagonista es un ser extraño que admite que los mejores sueños que tiene son aquellos en los que muere, que le cuesta relacionarse en el colegio y que se siente fuera de un mundo organizado y con reglas.

Un texto sencillo en su planteamiento pero complejo en su mensaje. Se nos presenta un mundo gris lleno de seres infelices. Podría ser una oda futurista, por aquella época las películas de ciencia ficción hacían furor y el mundo parecía convertirse en un lugar inhóspito. "Mad world" podría formar parte de la banda sonora de una enrevesada película de Stanley Kubrick. Su letra es realmente inquietante y su ritmo casi monoacórdico en gran parte de su desarrollo influye en esa precisión.

La canción en su versión original es la que mejor ha sabido transmitir ese grado paranoico y surreal que esconden sus versos, aunque la interpretación de Curt Smith no haya sido la mejor que del tema se haya realizado.

Lo mejor: Como autores, remataron un texto "incómodo" con un sonido que acompañaba a la perfección la idea que transmitía.
Lo peor: La insulsa interpretación de Smith.


GARY JULES, LA FAMOSA




Un desconocido Gary Jules participó en la banda sonora de la película de culto "Donnie Darko", protagonizada por la estrella de "Brokeback Mountain" Jake Gyllenhaal. Roland Orzabal fue el encargado de confeccionar el soundtrack de dicho film, el cual incluía hasta canciones originales de Tears for Fears como "Head over heels", pero para "Mad world" decidieron ir más lejos y grabar una versión, cruda y somnífera, en la que un piano iba a acompañar la afligida voz de Gary Jules, un intérprete de folk americano completamente desconocido.

Esta versión triunfó 20 años después de que la original fuera editada. Fue el single más vendido en la Navidad del 2003, dos años después de que la película fuera estrenada. Inexplicablemente, el cover se hizo muy popular, el sentimiento de inadaptación que la letra reflejaba era perfecto para esta película inusual, pero dos años después la sentida voz de Jules sonaba en todas partes, en series de televisión y programas. Nunca en momentos agradables. La tristeza de su interpretación era infinita.



"Mad world" consiguió asi más popularidad de la que nunca gozó. No dejaba de ser curioso que un lamento tan sombrío y apagado con que transformó Michael Andrews (productor del tema) la pieza original de Tears for Fears, fuera el gran éxito de un periodo tan alegre como debería ser la Navidad.

Por lo que reconozcamos que en la forma de Gary Jules es como más se ha conocido "Mad world", que pocos asociarían a la electrónica industrial y aséptica con la que fue idealizada por sus creadores.

Lo mejor: La atmósfera creada gracias a la evocadora voz de Gary Jules.
Lo peor: Demasiado triste, suena catastrofista cuando debería sonar alarmante.

ELISA, LA ROCKERA



Ahora nos situamos en el 2009. Para su último disco de estudio, la italiana Elisa ha querido incorporar su particular adaptación de "Mad world". Aunque empieza siguiendo una similitud a la de Jules, deciden apropiarle una sonoridad diferente: veamos qué tal suena con guitarras. Puede ser que la primera vez que se escuche nos deje algo perplejos. Este tema no es un tema con una letra chispeante y positiva, todo lo contrario, evoca un mundo oscuro y solitario. La subida de escala de Elisa y la introducción de guitarras le hace perder algo de ese aroma inconfortable que carecían las previas.



Dota a la melodía de una fuerza que, digámoslo directamente, no era necesaria. En su delicadeza radica su poder, en su oscuridad está el acierto. No hay porqué darle vida cuando la muerte rodea todas sus palabras. Su mensaje es desolador. No, nos convence escuchar ese estribillo cargado de negatividad en clave de rock.

Se agradece el riesgo que la italiana ha corrido, ofreciendo una recreación diferente a la original y a la famosa, pero ha perdido gran parte de esa chispa que nos inquietaba en nuestras acomodadas vidas. Eso sí, como buena vocalista que es, no decepciona en ningún momento, ofreciendo tonos altísimos para alabar pero que a su vez, resultan prescindibles.

Lo mejor: La primera parte y los coros añadidos (escritos nuevos para la mezcla), es el compendio idóneo entre medias de la original y la de Jules.
Lo peor: La fastidiaron con las guitarras.


ADAM LAMBERT, LA VERSIÓN DE LA FAMOSA



El chico de moda en medio mundo, Adam Lambert, interpretó durante el American Idol una versión, no de Tears for Fears, sino de Gary Jules. No se ha contentado con repetir la melancólica interpretación de Jules sino que, por supuesto, ha querido derrochar poderío vocal, repetimos, sin razón ninguna. Cantar en notas más altas no significa ponerle más énfasis a una canción, un tema como "Mad world" sólo precisa de cierta sensibilidad para transmitir el dolor que tanto la melodía como la letra requieren.

Lambert, durante la primera parte, lo consigue excepcionalmente, pero luego no resiste la tentación de lucirse y hacer que ese mundo incomprendido y extraño en el que parece vivir el protagonista sea menos auténtico.

Lo mejor: Lambert a ratos convence, sobre todo cuando no se sale del guión.
Lo peor: Querer lucirse vocalmente y no interpretativamente.



Cuatro versiones de la misma canción que ofrecen visiones muy diferentes de la misma pieza. La original, más realista pero con una interpretación más vacía, la famosa, más sombría y espeluznante. La de Elisa algo fuera de lugar y la de Lambert acertada a ratos.

Nos quedamos con la sosegada versión de Gary Jules, sin desmerecer por supuesto a la original, pero si Curt Smith quedó relegado de la banda grabaciones después, fue por algo.

¿Con cuál te quedas tú?

LETRA:

All around me are familiar faces,
worn out places, worn out faces
Bright and early for their daily races,
going nowhere, going nowhere
Their tears are filling up their glasses,
no expression, no expression
Hide my head, I want to drown my sorrow
No tomorrow, no tomorrow

And I find it kind of funny, I find it kind of sad
The dreams in which I'm dying are the best I've ever had
I find it hard to tell you 'cause I find it hard to take
When people run in circles it's a very very

Mad world
Mad world
Mad world
Mad world

Children waiting for the day they feel good
Happy birthday, happy birthday
To feel the way that every child should,
sit and listen, sit and listen
Went to school and I was very nervous
No one knew me, no one knew me
Hello teacher, tell me what's my lesson
Look right through me, look right through me

And I find it kind of funny, I find it kind of sad
The dreams in which I'm dying are the best I've ever had
I find it hard to tell you 'cause I find it hard to take
When people run in circles it's a very very

Mad world
Mad world
Mad world
Mad world

And I find it kind of funny, I find it kind of sad
The dreams in which I'm dying are the best I've ever had
I find it hard to tell you 'cause I find it hard to take
When people run in circles it's a very very

Mad world
Mad world
Halogeon world
Mad World


Nota: La original es la única que al final menciona el término "Halogeon", que por cierto, no lo contempla el diccionario. La de Jules acaba diciendo "Enlarging your world" y Elisa y Lambert directamente se abstienen.

3 comentarios:

Milhaud dijo...

Sin duda, Gary Jules.

Nahim de Liébana dijo...

Bueno, bueno, palabras mayores. Yo viví los 80 siendo adolescente y te puedo decir (y aún hoy) que todo el mundo renegaba de dicha década. Claro, habian pasado dos decadas increibles como los 70 y los 60, y aun hoy la gente se ciega en sobremanera en sus predesoras, cuando los 80 fue una de las epocas más hermosas de la música, donde culminaron muchos movimientos que arrancaban de 30 años antes.
Esta canción trata de la inadaptación de un estudiante a los esquemas de la enseñanza, y los Tears for Fears (por algo es suya) hicieron una gran canción. Pero se ha de reconocer que Gary Jules te lanza directamente al corazón esa tristeza, pero es nada sangrante o descarnado, es como algo sereno y calmo, tranquilo y terrible al mismo tiempo.

archer dijo...

Parece que gusta decir aquello de "Cualquier tiempo pasado fue mejor", pero con la perspectiva del tiempo y siendo conocedores de todo lo que surgió en esa década, sí que me hubiera gustado haber vivido "la movida" aunque sea por unos días. No creo que veamos los '00 con la misma intensidad porque musicalmente ha aportado mucho menos y lo más representativo, lo comercial, es lo peor que podremos destacar.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...