martes, 3 de noviembre de 2009

Suficientemente bueno



Mis manos son pequeñas. Lo sé. Pero ahora mismo están calientes y podrán combatir el frío que sientes en las tuyas. Nuestras manos juntas forman una unión homogénea y simétricamente perfecta. Mis manos son diminutas y delicadas, mis dedos son regordetes y juguetones y no pueden estarse quietos. Nunca han llevado guantes y nunca los han necesitado. Quizás algún día lo hagan. Tal vez. Nunca he usado un cortauñas. Me basto con otras uñas para acabar con mis uñas. Siempre ha sido así y siempre he pensado que estaba bien. No son unas uñas perfectas, brillantes y blancas y no, nunca he ido a un manicura.
Mis uñas se agarran a tu piel de una manera natural y espontánea, sin apenas pensarlo, sin siquiera resistencia. Y mis manos forman un todo con las tuyas. Cuando tengas frío podrás sentir el calor que emana de mis manos. Podría ser parte de ti el fuego que las alimenta por dentro.

Mis brazos controlan mis manos. Sin ellos no hay fuego y sin ellos no estás tú. Mis brazos presentan autoridad, racionalidad y compostura a unas manos que a veces no saben a dónde abrazarse. Aún hoy no saben si este calor que hay en mi interior debe fundirse en ti. A un lado de la balanza la sangre calienta motores y al otro se forman carámbanos de hielo. Es una indecisión. Pero no se rinden. Aún no.

Mis manos quieren tantear, explorar, indagar en un terreno que tocan confortables pero con la señal de advertencia encendida, como bien han activado mis brazos.

Ahora mis manos no tienen dónde apoyarse y ocurrió así de repente. ¿Por qué? No lo saben. Se agitan en el viento sin encontrar una respuesta que las aclare su confusión. Simplemente, no son lo suficiente buenas.

¿Debería haber sido mejor si no hubieran encajado nuestras manos desde el primer contacto? ¿Debería haber abofeteado tu cara para después curar tus heridas y de nuevo golpearte sin compasión? ¿Debería haber pellizcado tu corazón hasta hacerlo sangrar? ¿Debería cortarme las manos y morir sin más? ¿Debería borrar todas las huellas del pasado y entregar unas yemas sin marcas sumido en una felicidad sin precedentes?

No es lo suficiente bueno y no hay más que decir. Doloridas, volverán a introducirse en los bolsillos, esperando hallar algún día otras manos en las que desvanecer, en una conjucción perfecta y armoniosa de dedos, uñas y cartílagos. Y será lo suficiente bueno esta vez.

¿Dónde vas?
Lejos



Hey your glass is empty
it's a hell of a long way home
Why don't you let me take you?
It's no good to go alone
I never would have opened up
but you seemed so real to me.
After all the bullshit I've heard
it's refreshing now to see,
I don't have to pretend
she doesn't expect it from me

Don't tell me I haven't been good to you
don't tell me I have never been there for you
Don't tell me why
nothing is good enough

Hey little girl would you like some candy
your momma said it's OK.
The door is open come on outside
no I can't come out today.
It's not the wind that cracked your shoulder
and threw you to the ground
who's there that makes you so afraid
you're shaken to the bone
and I don't understand
you deserve so much more than this

So don't tell me why
he's never been good to you
don't tell me why
he's never been there for you
don't you know that why
is simply not good enough
so just let me try
and I will be good to you
just let me try
and I will be there for you
I'll show you why
you're so much more than good enough...


Canción: Good Enough // Sarah Mclachlan.
Como si fuera una señal, esta canción formaba parte de las demás, antes incluso de saber lo que iba a pasar, en los momentos en que aún brillaba el sol.
"Just let me try, and I will be good for you..."

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...