martes, 3 de noviembre de 2009

Cómo hemos crecido



Con qué celeridad corre el tiempo, qué rapidez la de las agujas del reloj. Mirando hacia atrás, los años que han transcurrido, las experiencias vividas; todas parecen un leve reflejo en el espejo de la vida. Allí están, perduran pero van perdiendo su nitidez.

Hace muchos, muchos años, cuando el compact disc era un objeto de lujo y sólo nos podíamos permitir unos pocos al excesivo precio de 2.500 pesetas, curiosamente, ese precio apenas ha variado quince años después, pues por aquel entonces decidí comprar ciegamente el disco de unos desconocidos 10,000 Maniacs que me habían conquistado con su canción "Candy everybody wants". Y qué acierto fue.

Entre las maravillas que escondía ese tesoro con portada barroca, estos días recuerdo con cariño este "How you've grown", una canción que habla sobre hacerse mayor, que no envejecer. Entre líneas también se intuye un amor que no fraguó, quizás por la diferencia de edad existente. Natalie Merchant solloza "Nunca seré más de lo que un extraño pueda significar para ti".

Qué prisas teníamos entonces por hacernos mayores y lo que, ahora digo entre sonrisas, era querer vivir y disfrutar nuestra vida. Pensábamos que siendo mayores seríamos más felices y antes formaríamos parte de ese selecto grupo de adultos.
Qué pensamientos más ridículos. Qué bonita es la adolescencia y qué rápido se pasa. Esas primeras sensaciones, esos amores inocentes, esas ganas de descubrir el mundo, de querer devorarlo para luego digerirlo.

Dios, cómo has crecido. Yo también recuerdo esa frase en mi juventud. Y qué difícil era ser paciente, cierto.

Sólo somos niños durante unos pocos años y adultos durante muchísimos más. Aunque dentro de mí continúe el niño que aspira a ser algo mejor y a conquistar el mundo de alguna manera, llenos de ilusión y utopía.

Para los niños dentro de cuerpos de adultos:




My, how you've grown.
I remember that phrase from my childhood days too.
Just wait and see.
I remember those words and how they chided me, when patient was the hardest thing to be.
Because we can't make up for the time that we've lost, I must let these memories provide.
No little girl can stop her world to wait for me.

I should have known.
At your age, in a string of days the year is gone.
But in that space of time, it takes so long.
Because we can't make up for the time that we've lost, I must let those memories provide.
No little girl can stop her world to wait for me.

Every time we say goodbye you're frozen in my mind as the child that you never will be, you never will be again.
I'll never be more to you than a stranger could be.

Every time we say goodbye you're frozen in my mind as a child that you never will be, will be again.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...