miércoles, 23 de septiembre de 2009

Mika – Quizás si que sepa demasiado



Uno de los regresos más esperados y la prueba de fuego, lo que decide que “tú sí que vales”, era el de Mika, el libanés afincado en el Reino Unido que triunfó en todo el mundo gracias a himnos contemporáneos como “Relax (take it easy)” o “Grace Kelly”.

Un par de añitos después vuelve el mundo lleno de colorido y fantasía de este estilizado intérprete con voz de castratti y aspecto melifluo.

Mika conoce la receta del éxito y como tal, sólo hay que mantener los mismos ingredientes y únicamente cambiar su orden, para volver a tener en la mano un disco millonario que le asiente donde está.



Así “Rain” nos parece un “Relax 2”, “Blame it on the girls” otro “Lollipop” y “Dr. John” otro “Billy Brown”. Todas las canciones que vamos escuchando hacen click en nuestro interior y nos rememoran alguna de aquel “Life in cartoon motion”.

Sigue practicando un pop de etiqueta que le identifica y le enorgullece y probablemente tengamo muchos singles esperando salir de la tarta para triunfar por doquier, aunque parezca que “We are golden” no sea uno de ellos. Hizo una pobre entrada al #4 en el Reino Unido y ha bajado más aún, así que con eso se quedará.

No es el primer single que nos esperábamos, es más, deja algo indiferente, bien sea por la ostentación de voces que se profusan o por la falta de ritmo del tema. De acuerdo que ha contado con un coro de niños y otro gospel, precisamente el que participó en el “Like a prayer” de Madonna y que el video se lo ha filmado el gran Jonas Akerlund, pero lo cierto es que su repercusión ha sido nimia, siquiera charteando en USA.

Pero no perdamos la esperanza, hay temas firmados con el memorable compositor Walter Afanasieff (“I see you”) o más interesantes junto a Imogen Heap (“By the time”) y también ha contado con la producción de Stuart Price, últimamente omnipresente.

Como nota curiosa, una noticia que salía estos días en los periódicos en los que Mika se quejaba de la situación en la que se encontraba cuando el financiadísimo segundo disco empezó a gestarse. Parece ser que de las enormes ganancias del primer disco, según él, poco dinero ha visto el cantante, ya que el acuerdo que firmó le hacía empezar a cobrar honorarios después de dos años de publicación. El cantante tuvo que compartir piso en Los Angeles, según comenta en modo anecdótico.

Otra pregunta incómoda, para él, que siempre le acompañará, es sobre su sexualidad, bastante evidente para el que vea el video de “We are golden”. Mika no sale del armario tan abiertamente como pudo hacer Freddie Mercury y no lo deja claro, jugando a esa ambigüedad para seguir atrayendo tanto a féminas como maromos. Algún día lo hará, se verá en la necesidad, como diría Michael Stipe.

2 comentarios:

Milhaud dijo...

No había escuchado el single, ni ningún tema del nuevo álbum... y tal y cómo dices, sigue con la misma fórmula.

No me apasiona, pero tampoco me disgusta.

archer dijo...

Sigue con la misma fórmula con doble ración de gorgoritos. Seguro que "Rain" acabará triunfando con unas buenas mezclas (la versión disco es demasiado tranquila), pero puede ser que acabemos hasta el gorro de tanto gritito del libanés.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...