viernes, 12 de diciembre de 2008

Bon Iver - Reflexiones en un mal invierno



La lluvia incesante, el viento gélido y ese frío incompasible es lo que llevamos padeciendo desde hace unas semanas en uno de los peores inviernos que se recuerdan. Esperemos que la atmósfera sea benevolente y nos de algo de tregua para sobrellevar los días sin estos catarros, gripes y achaques que nos toca disfrutar.

En este invierno desagradable del 2008 nos podemos reconfortar imaginando las delicias de lo que sería un "buen invierno" y como acompañamiento idóneo y para más índole, escuchar a Bon Iver (del francés "Bon Hiver", buen invierno).

Aunque los temas de Justin Vernon sean puros carámbanos en forma de notas y acordes, las calamidades de este tiempo se mitigan oyendo suaves caramelos como "Creature fear" o "Team".

Justin lleva varios años en el negocio, no es un pipiolo que acabe de aterrizar y, curiosamente con las canciones que menos confiaba le ha llegado la popularidad. Gracias a los críticos, que han alzado "For Emma, forever ago" a lo alto de todas las listas de "Lo mejor de 2008". Fueron sus amigos y oyentes de aquellas primeras grabaciones de "Skinny love" (uno de los temas del año", "Flume" o "Re: Stacks" los que le impulsaron a ser consciente de que no podían caer en el olvido, que publicara un disco, y él, no pudo hacer otra cosa que hacerles caso.



Es curioso que esta aceptación de crítica casi unánime el oyente normal la ponga en duda con un par de audiciones a este breve trabajo, pero pronto vamos descubriendo que el exceso de falsetes de Justin y la instrumentación mínima esconden verdadera magia, es la receta para una poción de exquisitez en forma melomaníaca.

No es coincidencia que el disco se grabara durante un crudo invierno en una cabaña de Wisconsin, propiedad del padre de Justin, con la única ayuda de guitarra y un ordenador. Ese fue su origen. Por lo que podemos comprender esa sensación de gelidez que transmiten los temas, ese aislamiento que Justin disfrutaba en el bosque, con la única alimentación de lo que cazaba y sollozando por la pérdida de su ex novia Emma.



Imaginémosnos perdidos en una carretera desierta, en un pueblo sin habitantes, un grano de arena en el desierto y la única compañía de estas canciones, tan solitarias como nosotros, tan frías por dentro como reconfortantes, tan melancólicas como absorventes.

Para acceder al universo de Bon Iver hay que estar preparado mental y físicamente y encontrarse casi aislado sin nada que te entretenga, en casa, viendo llover en la calle, a la gente correr y tú, protegido, sintiendo el calor pero añorando sentir el mundo que te espera.


1 comentario:

Anna dijo...

Las coincidencias a veces no son casualidad, y acabo de enviar a mis amiguetes una recomendacion del disco For Emma, forever ago de Bon Iver para pasar este buen invierno con nieve, frio y resaca navideña. Un placer

Ana
madrileña

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...