viernes, 12 de septiembre de 2008

Todo lo que le duele a Mariha



Mariha, que no Marisa la vecina del quinto, ni Mariza la intérprete portuguesa de fados, es una chiquita alemana que en el 2006 sacó un excepcional disco de debut llamado "Elementary seeking" y que aparte de su familia y allegados parece que no lo compró mucha más gente.



Tenemos delante a una cantautora que ha sabido entregarnos sus entrañas, poner toda la carne en el asador, mostrarse cruda, recia, a veces desagradable y llamar las cosas por su nombre. Sabe lo que es el odio, el rechazo y el dolor. Eso lo demuestra en sus quince cortes, como laceraciones, que provoca el disco. Una pena que sólo quedará para unos pocos, porque la alemana no consiguió obtener el éxito esperado a pesar de ser un estilo comercial, cercano al de Lene Marlin, Suzanne Vega, Elleanor McEvoy y otras tantas mujeres con tantas cosas que vomitar. Quízás eso más que una pega sea una ventaja, sólo unos pocos privilegiados podremos disfrutar con su música.

Siento ser tan literal, pero cuando alguien reconoce algo como "I know that I am the problem of this catastrophe, I know that I’m playing the same music that you can’t hear no more" (Nervous) merece al menos, una escucha atenta a lo largo del disco.

Su aspecto masculino, un corte de pelo varonil y una vestimenta a lo Bimba Bosé deja que pensar en un lesbianismo no declarado, al menos en unas letras imprecisas dedicadas a "alguien". Quizás sea el maravilloso toque de las cantautoras lésbicas (tenemos el enorme trabajo de KD Lang o Garrison Starr como precedente) lo que llena a Mariha de tanta sinceridad en sus composiciones.



Gran obra que acabo de descubrir y como una buena comida, pendiente de saborear en consonancia, pero que promete, siempre que se escuche con atención y se reflexione.

Como perla, os dejo uno de los mejores temas del disco, "I say":

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...