domingo, 21 de septiembre de 2008

La alegre depresión de Manic Street Preachers


Puestos a desempolvar temas de antaño, quería rescatar una pequeña joya que se quedó casi olvidada debido al gran éxito de los singles que se editaron del disco en el que se publicaba.

"Black dog on my shoulder" es el corte undécimo del largo disco "This is my truth, tell me yours" con el que los Manic Street Preachers tocaron cielo.
Exitos como "If you tolerate this then your children will be next" (single que ostenta el curioso record de ser el número 1 en Inglaterra con el título más largo) o "The everlasting" hacían que la intensidad del disco fuera tanta que cuando ya habían sonado siete u ocho canciones uno no pudiera más y tuviera que dar al botón de stop, o rebobinar para volver a escuchar "Tsunami", la más comercial del disco.

El disco empezaba a volverse más negro según avanzaba, violento,lo más manic a lo que nos tienen acostumbrados y de repente el oyente paciente se encontraba una sorpresa ... ¡chas! llegaba una canción que sonaba muy diferente, con un aura algo setentera y una orquesta que se presentaba poco a poco hasta explotar excepcionalmente en la parte final del track. Fabuloso trabajo el de Mike Hedges en este corte, sobre todo la idea de sonar tan naïf, con ese toque italiano de grandes producciones orquestales y estribillos felices, ese "viva la vida" particular que desprende cada nota de esta pieza.

Eso en apariencia, porque los Manic suelen ser bastante más enrevesados de lo que parecen a simple vista. Empezamos a desgranar la letra, qué lindo lo de la perra negra lamiendo el cuello y diciendo que es su amiga... qué bonito todo, pero es que todo es una metáfora que enseguida empiezan a representar.
Resulta que la idea de "Black dog" define en inglés un modo depresivo, cuando a alguien le rodea un perro negro se refiere a que se encuentra deprimido:

"black dog - depression or sullen mood - an expression extremely old
origins; the clich was made famous in recent times by Britain's WWII
leader Sir Winston Churchill referring to his own depressions. The
1800's version of the expression was 'a black dog has walked over
him/me' to describe being in a state of mental depression (Brewer
1870), which dates back to the myth described by Horace (Roman poet
and satirist, aka Quintus Horatius Flaccus, 65-8 BC) in which the
sight of a black dog with pups was an unlucky omen. Contributing also
to the meaning of the clich , black dogs have have for centuries been
fiendish and threatening symbols in the superstitions and folklore of
various cultures."


Así que nada de sol y rayos de luz, los Manic fieles a su estado tristón por naturaleza pueden sonar como la alegría de la huerta pero cantan al melodrama que está en el fregadero de la cocina, preguntarse si se puede ser estúpido por diseño o a hacer referencias a Carlito's way y la ausencia de señales de salida.

Y todo con violines que suenan enormes y entusiamados...

Escuchar aquí:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...