sábado, 5 de enero de 2008

NERINA PALLOT - FIRES - Cómo hacer arder un buen fuego


Nerina Pallot tomó buena nota de las faltas que se la indicaron con "Dear frustrated superstar", entre ellas evitar las sobrecargas, y supo corregirlas en lo que fue uno de los mejores discos del 2006, ¿o deberíamos decir del 2005?

"Fires" fue editado por la independiente Idaho Records en 2005 pasando desapercibidamente por las estanterías de las tiendas de discos, pero unos sagaces miembros de Chrysalis a través de la compañía 14th Floor, relanzaron el disco en el 2006 haciendo una promoción como Dios manda, comprobando así lo que alguna vez hemos dicho en este blog: sin una buena operación de marketing detrás, no hay nada que hacer.

Así, los fuegos de la señorita Pallot y el productor estrella, Eric Rosse (trabajó en el alabado "Little earthquakes" de Tori Amos), empezaron a arder con su máxima intensidad.

Al menos se hizo justicia, porque esta colección merece estar entre las destacadas de esta década.
Sonido impecable, preciosista, abrumador. Letras explosivas, imaginativas, ocurrentes. Interpretación sentida y dolorosa. Y no exagero...

Como podría ocurrir con Garrison Starr, Nerina probablemente se codearía con los grandes y los Grammys estarían a sus pies si hubiera salido a mediados de los 90, cuando salían Sheryl Crows hasta debajo de las piedras y las voces femeninas se sucedían en las ondas como plaga imparable.
Nerina, varios años después, ha demostrado con sólo dos discos, estar por encima de la media de todas esas intérpretes clonadas que se dieron y que pocas hoy sobreviven (la misma Sheryl Crow últimamente no hace más que sacar bodrio tras bodrio, aunque los Grammys la sigan nominando, inexplicablemente).

Cuando alguien es capaz de mencionar palabras como "Cumulus Nimbus" o "Phaedrus" en sus composiciones, nos damos cuenta que no nos encontramos ante una letrista al uso.
Cada canción de este "Fires" es una soberbia obra literaria y la interpretación en carne viva de Nerina no hace más que enfatizar esta impresión.

Otro de los fallos que ha podido solventar Nerina desde su primer largo, es su carencia vocal. Aquí, conocedora de sus limitaciones, se ha visto relegada a cantar sólo un tipo de melodías, sin tanta octava de más y hacerlo con el corazón, creyéndose lo que cuenta y hacérnoslo creer.

Al ser un disco de 10, creo que es justificado que lo desgrane corte por corte, ahondando más en su maravillos contenido:

1. Everybody's gone to war:

El mayor éxito de Nerina, la más cercana al gran público, nos expone un conjunto de ideas interesantes. La ceguera de la sociedad ante la importancia de una guerra, la falta de comprensión y de diálogo y el desconocimiento que existe hoy por hoy en la adolescencia, quedena perfectamente retratados en su letra. Porque ir a la guerra no te hace un héroe, por mucho que la cultura americana lo quiera vender así.
Así, Nerina comenta "Todos se han marchado a la guerrra, pero no sabemos por qué se está luchando" y arremete contra los símbolos religiosos en el extracto "Si Dios está de nuestro lado, entonces Dios es un bromista, dormido en su trabajo, sus hijos van cayendo".
La mejor frase de esta canción sin duda sería esta: "For every man who wants to rule the world, there'll be a man who just wants to be free", creo que lo dice todo.
Musicalmente es un tema poppy con pinceladas rock, que perfectamente podría haber interpretado Suzanne Vega y que juega con un estribillo contundente, brillante y un uptempo idóneo como comienzo, para esta protesta claramente referenciada a los últimos ataques a Irak y el envío de tropas, o de salvadores, como muchos de estos militares se ven a sí mismos. Nerina cuenta la historia de uno de ellos, que probablemente esté muerto para Navidades.

El genial video-recreación de una particular guerra, en un supermercado:




2. Halfway home:

La mejor canción del álbum, la más hermosa, claramente. Perfecta desde todos los puntos en que se la mire. Adictiva, bien cantada y con unos coros que harán las delicias de los fans más poperos.
Ante este segundo track, uno ya puede darse por vencido ante la genialidad de esta obra, ante la belleza que se irradia y los arreglos musicales generados por sus productores. Otra pieza literaria en toda regla; como buena escritora, Nerina nos coloca en situación para comprender un poco mejor la sensación de desolación que quiere desarrollar. Está en la esquina de la calle de su amante, con la cuarta parte de una manzana en su bolsillo y empieza a meditar sobre si acudir al encuentro o no.
"Man, I never felt so lonely", lamenta en el estribillo, en un tono... diríamos, intrascendental, no le damos importancia. Pero cuando la música se apaga y resiste un piano, Nerina repite ese estribillo y esa frase adquiere otro matiz, como una buena actriz sentimos la empatía. Sí, realmente parece muy sola.

3. Damascus:

Una letra dickensiana desde el principio: "Years ago, you said to me, "I think I'm losing the fight,o r the fight's losing me, I'm not certain," , demuestra una vez más la calidad de esta artista. "Damascus" es otro tema de desamor que pasa vapuleando al oyente, dejándolo realmente OK, "todo se acaba y ahora nada significa algo". Nos describe esa relación en la que ha intentado adquirir un papel para agradar a su pareja, pero que finalmente pudo comprobar que no le ha traído satisfaciones "I saw the light but hey it never saw me".
Como pieza musical, pertenece a la liga de temas de Natalie Merchant o Sheryl Crow, con el agravante de ser una de las letras más conmovedoras del álbum.

4. Idaho:

"Idaho" presume de piano conductor, uno de los instrumentos que toca Nerina (junto a la guitarra)y, emulando a Tori Amos, nos lleva a un viaje hacia Idaho (Tori Amos viajaba por Estados Unidos en "Scarlet's walk" también).
La idea de mutar en otra persona que ya nos presentaba "Damascus" se verifica aquí "I can't be anyone but me". "Idaho" es el final donde encontrarse a sí mismo, la salvación, el verdadero yo. Una hermosa metáfora en una melodía con fuerza, en la mejor interpretación del disco y una orquesta de cuerda que denota garra y énfasis.
La mezcla de Chris Lord-Age realmente gana en unos cuantos grados ante la original.

5. Learning to breathe:

Los amantes del "Everybody's gone to war" disfrutarán con "Learning to breathe", no en vano fue el tercer single con el que se pretendía levantar la agridulce imagen que quedó de Nerina tras "Sophia". Como todas, anotaciones que subrayar hay varias y más referencias a ese salto al vació que puede suponer romper una relación y aprender a respirar por uno mismo. Quizás el amor sólo es un requiem por el alma.
Alguna falta sí podemos indicar aquí, "Learning to breathe" es demasiado complaciente, lo que la hace fácil de radiar, pero que tampoco, musicalmente hablando, aporta nada identificable como extracto, por lo que como single es un riesgo, a veces la complacencia no es bien recibida y pasa desapercibida.

El video para el tema:



6. Mr. King:

Si "Fires" no contuviera "Mr. King" podría acusar a Nerina de no afrontar retos y ahondar en sonidos experimentales, alejado de las masas e incómodos para un oído sin pulir. Así, "Mr. King" recoge una de las instrumentaciones más ricas y aplaudibles del disco. Es el tema tranquilo del que carecía el primer largo de Nerina, y que de nuevo, nos deja atónitos ante la creatividad poética, en este caso tonteando con expresiones filosóficas y con imágenes platónicas, "I am only human and I'm always wanting more". Nos apartamos del desamor y el afán de superación de los tres anteriores tracks para ahondar en recuerdos del pasado, quizás un profesor, un mesías, una forma estentórea de sabiduría.

7. Geek love:

La ausencia de comunicación y entendimiento se explayan en "Geek love". "You say I'm not here, but I'm here, I'm not in the moon".
Otra muestra más de cómo tener una historia en la cabeza y saber expresarla en palabras, creando las figuras necesarias para que el receptor tenga la más aproximada idea de lo que intentamos retratar.
No me canso de decir que de por sí solas, las letras de este disco deberían ser publicadas en un libro como poesía pura que son.
"Geek love" es de los cortes que más tiempo uno tarda en cogerle cariño. Su música puede sonar convencional, que lo es, no digo que no, y el estribillo carece del magnetismo de "Idaho" o "Halfway home", pero es un correcto añadido al disco, que además no desentona.

8. Sophia:

Con "Sophia" tenemos aquí una discusión. El segundo single del álbum se volvió a producir por Mitchell Froom (Crowded House, Sheryl Crow, Daniel Powter), que le añadió más instrumentación y más vida al tema original, que sólo se formaba por la voz de Nerina y su piano. La pregunta es, ¿realmente hacía falta esta revisión del tema? Para que se distribuya comercialmenta claramente sí, pero el misticismo y la intimidad del corte original se entiende mejor desde su estructura iniciática.
Más paisajes en palabras, más desolación, más choques y los fuegos. El fuego de amar a alguien con toda la pasión que se propaga de tu cuerpo. Es un tema maravilloso, que yo prefiero disfrutar con únicamente el piano.

Esta es la versión de Froom, la que aparece en el video:



9. All good people:

Compartiendo el espíritu reivindicativo del "All I wanna do" de Sheryl Crow, es una punzante composición acerca del conformismo de la sociedad, que observan los problemas de la gente que los rodea ante sus ojos, pero no hacen nada para implicarse.
"Toda la buena gente sabe que el mundo está bien, "¿Por qué deberíamos preocuparnos, podemos hacer algo al respecto acaso?".
Tema que comparte espíritu con "Everybody's gone to war" y "Learning to breathe", ese pop-rock americano que cultivan Sheryl, Shawn Colvin o el que hacía Meredith Brooks. Otra pegadiza melodía lista para consumir.

10. Heart attack:

Las dos últimas piezas del "Fires" curiosamente se descuelgan por contener un elemento único, el eclecticismo que las moldea.
"Heart attack" tiene esencias árabes y un aire evocador, pletórico en ruiditos y que nos conduce ante la luz al final del túnel.
Donde antes había pesadumbre ahora encontramos esperanza. "Voy a golpear el tambor, voy a hacerlo venir, es un ataque del corazón que voy a hacer llegar hasta mí".
Parece ser que junto a "Idaho", esta canción ha sido una de las favoritas no-singles del disco.

11. Nickindia

Aquí está mi historia... así da comienzo "Nickindia", una oda a la incertidumbre y la soledad, a la más triste soledad, una oda que recomendaría evitar para la gente depresiva o que simplemente estén atravesando un mal momento sentimental en sus vidas.
Porque aquí no hay luz, lo que hay es una verdad como un puño. Nerina no tiene reparos en finiquitar su disco así, "Si me muriera hoy, si abandonara la pelea, ¿harías algo por mí?, cuéntales mi historia, diles todo lo que fui".
Todo esto con más esencias indias que ya emanaban en "Heart attack", pero con más dramatismo y una recreación de atmósferas a lo Eno, atractivas y tenebrosas.

"Fires" es una obra inconmesurable, potencialmente alzada por sus letras, ciertamente sea, pero que musicalmente dispone de los elementos precisos para que, mezclando letra y música, podamos darle el diez que se merece.

10/10

2 comentarios:

CENSI@N dijo...

Buenas archer, soy Juanma, más conocido como CENSI@N en el foro de publispain. Me ha gustado mucho leer la crónica de Fires, casualmente la semana pasada, mientras estaba en Madrid, trasteando en una tienda de discos en una calle perdida del centro, encontré 'Fires' de Nerina, y a 6 € :s
Me quedé a cuadros, tengo entendido que este disco no se ha editado en España (la verdad es que no estoy muy al tanto de Nerina, y menos comercialmente, para qué negarlo). El caso es que he vuelto a coger con ganas el disco estos días, será la cosa de tenerlo original y tal.

Me ha gustado mucho el comentario a Mr. King, la canción de la que ahora estoy enamorado, quizá porque tengo que estudiar y ésta es tan tranquila que me ayuda a ello.

Y sobre Sophia, estoy de acuerdo, creo que no hacían falta esos arreglos, pero qué remedio, había que "comercializarla".

Primero Nerina, luego Sia...me estoy empezando a preocupar, archer jajaja. Me estoy volviendo "alternativo", pero eso me gusta :P

Saludos.

archer dijo...

Hola Juanma CENSI@N.
Me alegro que te gustara la crítica y que estés enganchado con "Mr. King", de los mejores del disco.

Yo lo he podido ver en algunas tiendas especializadas, pero no en grandes almacenes, realmente.
Hiciste bien en pillarlo por 6 euros, menuda ganga para semejante obra.

Yo lo ví por unas 4 libras cuando estuve en Birmingham, y al final no lo pillé, y sinceramente, me arrepiento.

Salu2!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...