sábado, 29 de diciembre de 2007

LANTANA - DESORDEN Y AMOR - Intentando poner orden...


Alba Gárate se embarcó en la deliciosa aventura de editar un disco, probablemente con la esperanza de cambiar, al menos un poquito, el rancio panorama español, donde Melendis varios y grupillos televisivos vomitivos, se quedan con las raciones más grandes del pastel, visto el nivel de imposición que tiene hoy por hoy el medio televisivo.

Lantana, como la película del mismo nombre, es el proyecto de Alba, proyecto que esperamos e imploramos que todavía tenga mucho que ofrecer, aunque este "Desorden y amor" haya pasado rozando y no tenga mención especial en los libros de historia.

En la maravillosa (y depresiva, todo hay que decirlo) "Azuloscurocasinegro", Lantana interpretaba su tema "Imaginarte", una preciosa composición con una letra para ovacionar, llena de imágenes sugerentes como la de "la mesa me parece una cordillera".
Entonces, llegó la nominación a los Goya a la mejor canción y la posibilidad de publicar un disco largo, nada de EPs, como el que había ya editado.

Así llegó "Desorden y amor", publicado por la desquiciante compañía EMI. Desquicia porque aunque durante muchos años haya sido la punta del iceberg en este país, en lo que a referencias queremos decir (Heroes del Silencio, Luz Casal) ahora poco se preocupan en publicitar a sus artistas, recayendo toda la promoción (y los gastos que conlleva) en el propio artista.
La web de Lantana ha estado meses parada, sin más mención que la de "Nuevo disco a la venta", y eso, amigos míos, resulta desolador para cualquier artista.



Pero bien, la historia de este "Desorden y amor" requiere que presentemos, en primer lugar, a los protagonistas.
El que para mí es el mejor productor que ha dado este país, junto al lejano Paco Trinidad, y que se quite el repetitivo Carlos Jean, es, sin duda alguna, el gran Suso Saíz.
Instigador de las atmósferas de discos de Javier Alvarez, Esclarecidos ("Dragón negro"), Duncan Dhu, Los Piratas ("Relax"), Tahúres Zurdos y un largo etcétera, encuentra su máxima expresión en este "Desorden y amor", expresado en el balance entre la producción experimental y la producción accesible para las masas.
El talentoso Suso siempre ha demostrado cómo presentar una canción, usando sabiamente las últimas tecnologías y en la vanguardia de sonidos preciosistas, buscando y hallando escenas provocadoras y ensoñadoras.

Hacía muchos años que no sabía nada de Suso y ahora, sorprendido, descubro que detrás del sonido de Lantana se encuentra él, y sinceramente, le aplaudo, porque ha sabido dar a este disco el toque y la distinción precisa que lo ha convertido en uno de los mejores discos del año.

El mejor calificativo para la voz de Alba sería elegante y suave, con expresiones similares a las que nos ofrecía Mónica Molina. Es por ello que debería evitar los temas en los que se precisa fuerza, provocar un huracán y dejarlo que arrase, porque, Alba no dispone de la suficiente potencia para que, por ejemplo, "¿Dónde estás?", resulte convincente y emotiva.
Su exquisita pronunciación, por otro lado, es laureable. Después de las últimas generaciones de cantantes femeninas, la voz de pito de Amaia Montero, la voz de cazallera de Rosa de OT o el insoportable ceceo de la de El sueño de Morfeo, que aparezca Lantana con ese timbre tan acariciador, lo recibimos con los brazos abiertos.

Ya entrando en el álbum, intentemos descifrar el sentido que el artista le ha querido otorgar, lo que al oyente se le va a presentar. Sí, es un disco variadillo que juega con varias piezas,temas que miran a la canción francesa de los 70 ("Sin palabras"), a las melodías italianas de Mina o Adamo ("Siempre"), al europop petardo ("Melancolía"), ese jugueteo con Andalucía en "Gatos pardos" y al género de cantautor ("Mi niña").
Poniendo todo esto en una coctelera, nos preguntamos... ¿todo esto, en su conjunto, funciona?. La respuesta es "A ratos".
Perdonamos los guiños a la chanson francesa, a las melodías italianas y al género de cantautor, porque pueden provocar una mezcla curiosa, pero creo que queda evidente que hay ciertos estilos que no se pueden añadir, porque al final la homogeneidad se disipa y queda un disco coleante, realmente cojo.

Curiosamente, cuando el disco encuentra su identidad, es en el tríptico final. "Mi niña" quizás sea la mejor canción del año publicada en español, acariciadora y cortante a la vez, con unos arreglos de cuerda elevadores. "Lantana", aunque sea la más sencilla en su planteamiento, supone un acierto. "Tobogán" te deja perplejo, exigiendo que aparezcan más piezas de este palo en el disco: traumáticas, complejas, inquietantes...

Hasta que aparece ese tríptico, todo son buenas intenciones y como indica el título, desorden.
Por ende, no me parecería justo que a Lantana se la recordara entre el público por canciones tan insustanciales como el nuevo single "Melancolía", que a pesar del riesgo de su letra ("habla sin tapujos sobre una relación lésbica"), musicalmente, es el "standout" del disco, la que sobra, para que nos entendamos.
Aquí, en "Melancolía", necesitaríamos darle un buen par de collejas a Suso Saíz, y decirle que no jugara más a imitar a Carlos Jean, que no le pega nada y que encima desentona.

En otros tiempos (rebobinemos a finales de los 80), canciones como "Lantana" o "En un sueño", o la misma "Siempre", hubieran sido apreciadas como se merecen, porque si bien no son melodías instantáneas, con dos o tres escuchas te hipnotizan. Ahora el público anda desesperado y no tiene paciencia, exigen que la conexión sea inmediata.

Así, desde el mirador ante un disco que lleva meses en el mercado y que no ha pasado por el top 50 en ningún momento, sólo encontramos la explicación de tal hazaña en una falta de promoción, porque el trabajo de Alba conjuntamene con el de Suso, justamente debería haber sido recompensado con algo de éxito comercial.
Yo tengo un comprobante de calidad que no falla y es mi madre. "Siempre" será la única canción de este 2007 que es capaz de tararear sin remilgos, y eso, confiad en mí, significa mucho.

7/10

"Siempre, siempre, a tu lado quiero estar..." no muy lograda líricamente, pero con un piano exquisito:

martes, 25 de diciembre de 2007

Mika - La gran revelación del 2007


Aquellos que escuchamos a principios del 2007 ese "Life in cartoon motion", que vimos fotos de Mika y que sabíamos cómo se desenvolvía en el escenario y las notas altísimas que era capaz de alcanzar cantando, sabíamos que estábamos ante el artista revelación del 2007.

No hay más que ver lo que han dado de sí temazos como "Grace Kelly", "Relax" o "Love today", contenidos en su album debut, un album irregular en su extensión pero con la suficiente dosis de buen gusto, comercialidad y cercanía al populacho para hacerse con unas ventas realmente envidiables.

Se agradecen artistas como Mika, nos ha transportado a un mundo de color, de dibujos infantiles, ilusión y magia. Su vital presencia y sus videos fantasiosos nos han dejado un estupendo sabor en el paladar.
Lo que no sabemos es hasta cuándo va a poder disfrutar de este estiramiento y no va a sufrir el efecto Scissor Sisters.

Este 2007 ha sido su año, un año repleto de éxito aunque los premios se le hayan resistido, el público se ha volcado a sus pies.
Dos visitas a nuestro país en su gira han demostrado que Mika ya es uno de los grandes, un llena recintos que con su mundo de color y diversión, ha conquistado los corazones de todo el mundo.

Os dejo el video de su último single, que es para mí el mejor video clip que ha hecho el libanés, "Happy ending":

Crowded House - Bsides de "Time on earth"

Está difícil conseguir últimamente una cara b por los medios habituales que todos conocemos. Yo no voy a ser quién propague las caras b del último album de los Crowded House, pero sí me gustaría que las escucharan, así que qué mejor que recurrir al sistema de goear para tal acción.

Stare me out:

Una ruidosa canción cercana a los Rolling Stones, fuera del concepto del album y quizás por ello definitivamente fuera. Sus arreglos de viento y su fuerte batería la hacen un tema perfecto para incluir en el album, en ese momento en que los medio tiempos saturan, después del "One sigh".
La letra suena más a paranoia metafísica, una pesadilla con insectos y lagartos que miran fijamente.

http://www.goear.com/listen.php?v=db0d836


Lost island:

Esta canción es más imperdonable que quede fuera, y que por ejemplo se quedar el "You are the one to make me cry". Es una preciosa composición, suave, paisajística y con unos coros gospelianos sugerentes. La voz de Neil parece estar flotando, levitando hacia islas perdidas, acertadamente. En su estilo, cercana a "English trees".

http://www.goear.com/listen.php?v=1d45242


So dramatic:

Otro tema lento, muy cercano al espíritu de The Feeling en ese tema escondido de su primer disco "Miss you". Aires jazzísticos, suspiros a los McCartney y una letra agonizante. "So dramatic" fue la bside de "She called up", el segundo single. Una melodía relajante que podría haber concluído el disco, aunque no mejor que "People are like suns".

http://www.goear.com/listen.php?v=9523321

THE FEELING - JOIN WITH US - Nuevo album para el 2008



Vamos conociendo más cosas sobre "Join with us", el esperado segundo largo de los ingleses The Feeling.

Esta semana se ha estrenado en la red el nuevo video para "I thought it was over", primer single que aunque ellos quieran aparejarlo a Mika, suena más a The Who versión dance, porque, efectivamente, este es un single que nos lleva a esas discotecas glam de los 70, contagioso, pegadizo y animado.

Adjunto nota de Q en español:

"Tras ese exitoso "12 stops & home" del año pasado, del cual se extrajeron 5 singles de éxito sin medida en UK y del que vendieron 1 millón de copias, vuelven con nuevo album, del cual aún no se conoce el título, pero sí muchos datos nuevos.

En la revista Q aparece un reportaje sobre la grabación del disco nuevo, grabado en Bradley House, en Wiltshire, propiedad del duque de Somerset. Ahora están ultimando los detalles del montaje final.

El grupo que revitalizó las melodías de fácil escucha de los 70, incorporará a su nuevo trabajo el sonido olvidado del saxofón, tan machacado por Kenny G, según dicen, que será el instrumento clave de su nuevo album.

Como su predecesor, el album está repleto de canciones pop felices y desvergonzadas, como en "Won't go away", evidencia clara del saxo antes mencionado. En sus momentos más reflexivos permanecen incluso más atractivos que nunca. "Without you", por ejemplo, es un dulce lamento escrito cuando se encontraban en Virginia el mismo día que la masacre de la universidad. "Connor" es una balada ascendente sobre alguien que codicia la vida de otro. Por otro lado, el primer single "I thought it was over" suena bastante a Mika.

"Me gusta pensar más en Mika más que, por ejemplo, en The Who experimentando con la música dance", Gillespie Sells dice, "Hemos creado la música que está en nuestros corazones. Haber hecho cualquier otra cosa hubiera sido pretencioso. Nosotros podemos ser muchas cosas, pero pretenciosos no es una de ellas".


Y... aquí el video de la canción:

jueves, 20 de diciembre de 2007

Madonna - Nuevo single "4 minutes to save the world"


Miedo nos da con lo que nos puede sorprender la camaleónica Madonna, la reina de las reinvenciones y más pavor nos transmite saber que se ha codeado con Timbaland (alias "Toy en toos los lados") y Justin Timberlake, pareja de hecho donde las haya.

Se ha filtrado un extracto de lo que se supone que va a ser el primer single.
Ahora la "humanitaria" Madonna no piensa más que en salvar al mundo y proteger a los más necesitados, sino acórdemonos de ese "Hey you" en el Live Earth.
No es que siempre se la haya reconocido por sus actividades filantrópicas pero a la vejez viruelas.

Esta hermosa cancioncilla que pronostica un bombazo en los barrios más alternativos de USA y en los entornos más pijines, que no está reñido, no deja claro a dónde va a apuntar esta nueva Madonna, aunque creemos que por lo que apunta todo, ahora es el turno de copiar que no innovar.

Este es el mp3 de lo que se ha filtrado. Tenemos miedorrrrr....

http://www.yousendit.com/transfer.php?action=download&ufid=742425701152FCF3

martes, 18 de diciembre de 2007

CROWDED HOUSE - TIME ON EARTH - El regreso del año


Si existe el cielo sobre la tierra, debe haber también un infierno, este podría ser el epitafio que acompañe a los neozelandeses Crowded House en estos 14 años de desaparición en los que han sufrido las consecuencias de perder a su batería, Paul Hester, que se suicidó tras sufrir una depresión.
Así la portada del album ya refleja un monstruo devorando a un hombre, el monstruo está dibujado en azul, representando la depresión, la tristeza.
Puede que este halo de pérdida vuele sobre todo este "Time on earth", pero Neil Finn, en sus composiciones, más angustiosas que nunca, ha sabido trocar los mensajes mostrados con la precisa ambigüedad para no acabar angustiando también al oyente.

Al principio, cuando todo este proyecto era el embrión de otro álbum en solitario de Neil Finn, la idea de un nuevo disco de la banda que sumar a su discografía parecía algo disparatado. Fueron las ganas de Neil de volver a tocar en un grupo las que hicieron que se volviera a unir con el bajista Nick Seymour para interpretar unas cuatro canciones juntos.
El hecho de que en el comienzo todo fuera a parar en otro nuevo disco en solitario de Neil Finn, nos ofrece la explicación de la proximidad de este "Time on earth" a las obras de Neil, sobre todo al "One nil", más que a cualquier otro trabajo de Crowded House.
Mark Hart, el que ya formara parte de la banda en la época del "Together alone" volvió a la formación que terminó culminándose con la incorporación de un nuevo batería, Matt Sherrod.

De las primeras composiciones, donde destaca el primer single "Don't stop now", en el que colaboró Johnny Marr, producidas por Ethan Johns (Kings of Leon, Ryan Adams), extraemos la cara más amable del grupo, la que por segundos nos podría devolver a esas alegres canciones que eran "Weather with you" o "Something so strong".

Así, como bien apuntaba un crítico, dentro de este disco que pide paciencia para hacerse con él, tenemos dos extremos bien definidos, aunque uno gane en presencia.
"Nobody wants to" es el referente de los medio tiempos que abundan en el disco y esa introducción "Down on the ocean floor, that's where I'm heading for", es el aviso de la pesadumbre general que florece en el contexto general.
Quizás sea excesiva esa atmósfera pesadumbrosa generada por la banda con temas como "Silent house", "A sigh" o "You are the one to make me cry", y debería haber sido contrastada más evidentemente con otros ritmos que no hagan decaer al oyente, pero en su universo particular, es una gran obra para meditar y dejarse llevar, sin artilugios y con mucho talento.

A medida que avanza el disco uno puede ir llegando al sopor derivado de esa última franja, pero el camino resulta en su mayoría placentero:

- Piensen en "Won't give up" y tendrán una idea aproximada de "Nobody wants to". Aquella pieza que abría el disco de The Finn Brothers, "Everyone is here", podría ser la primera parte de esta delicada introducción. Una melodía exquisita donde Neil modula su voz como le viene en gana y un mensaje realista pero desesperanzador, ambiguo en su fondo y apto para muchas interpretaciones, por supuesto. Un suculento entrante con un largo instrumental final donde Neil murmura palabras ininteligibles.

- A "Don't stop now" a pesar de ser la canción más comercial del disco,cuesta lo suyo hacerse con ella, pero una vez que entra su contagioso ritmo uno no podrá parar de hacerle mimos, cantarla y gritar junto a Neil en ese corte que cogió James Blunt para su "1973". Su facilidad para provocar paisajes y entornos es palpable desde que dice "Otro placentero día en el campo ha terminado en lágrimas en una noche tormentosa" o (en inglés) "There's no number on the house and the birds are heading south". Giros y piruetas en un single que no resulta muy afín para las radiofórmulas y que demuestra la capacidad y maduración de Neil, más allá de "Don't dream it's over" o "Distant sun". Hay que recordar que "Don't stop now" es la representación más fidedigna de lo que encontramos en "Time on earth". Canciones con una estrutura clásica, verso, estribillo, puente y parte instrumental, como casi nadie se atreve a hacer ya por el miedo a plagiar en cualquiera de sus partes.

- "She called up" fue el segundo single y la canción más familiar para cualquier fan de antaño de los Crowded House. Un sonido cercano a Beatles, Smiths, Supertramp, una canción limpia, pegadiza y tangentemente simplona, que incorpora un canto de "na,na, na, na, nas" interpretrado por niños que supone lo más inmediato de todo este larga duración. La canción en sí no cuajó mucho, aunque el video de la coral infantil tocando y cantando el tema no resulta nada convencional.

- "Say that again" podría haber pertenecido al "Together alone" y a ese sonido que Youth quiso reflejar en ese disco. Más paisajes creados por el amigo Neil como "There on the shore, the girl that I adore, she combs her hair on the sand" de la mano de un riff de guitarra durante el chorus y más retorcimientos en su duración.

- "Pour le monde" es el diamante del disco, se palpa en la primera escucha. "Por el mundo, no por la guerra" cuenta la incertidumbre de una relación extraña que está a punto de romperse y en donde se debaten aspectos sobre los placeres de una vida en solitario o en compañía. Esta canción acaba de editarse como tercer single, únicamente en formato digital y ya ha conseguido una nada desdeñable posición en el #51 en UK, una perfecta composición idónea para las Navidades.
"Pour le monde" tiene un estribillo que se hace esperar, que presenta un juego de voces sugerente que remata en esa secuencia final donde se expresa el dilema "He's the best you've ever had, he's so low, you'll never know". Cuando todo acaba, un violín y un piano rematan la canción endulzando la sensación de desamparo que nos transmite sin compasión.

- La canción escrita junto a Johnny Marr es la más uptempo del disco, "Even a child" recoge uno de los momentos más felices del album y más positivos, en donde nos empujan a salir adelante, encender las luces y confiar en las posibilidades de uno mismo en lo que parece claramente evidente, que incluso un crío lo vería. Ante las dudas generadas al final (otro giro en la canción, en la complejida expuesta en cada uno de los catorce temas), se formulan preguntas que se van viendo respondidas.

- "Heaven that I'm making" supone otro de los destacados del álbum, el tema más significativo del conjunto, donde se refleja la idea del cielo y el infierno, de aquellas personas que queremos llevar a un sitio o al otro. Otro medio tiempo dirigido por una mandolina en el que de nuevo, tenemos sorpresa al final, otro momento dulce donde la belleza de la voz de Neil queda constante una vez más.

- "A sigh" es un suspiro, obviamente. Es más de lo que pueda soportar... una música inquietante, emotiva, al más puro estilo Enya, que se aleja del contexto principal pero que supone un buen interludio para la parte más incómoda del disco. Eso sí, incómoda en sus primeras escuchas, poco a poco vamos encontrándonos más confortables con las canciones.

- Así "Silent house", tema que ya aparecía en el último disco de Dixie Chicks y escrito junto a ellas, ofrece otra nueva faceta de los Crowded House. Más cerca de un Springsteen exhausto o del Paul McCartney de la era "Flaming pie", Neil Finn recrea su propia versión de "Silent house". La casa abarrotada se vuelve silenciosa y en sus casi seis minutos tenemos momentos para todo. Otra melodía especial.

- "English trees" nos trae el country a la cabeza. "I must be wise somehow", otra petición para sobreponerse en una de las canciones que parece ser, yo no lo tengo tan claro, más referencias tiene al fallecido Paul Hester. Aquí, todos los Finn, Liam, Elroy y Shannon hacen los coros y tocan algún instrumento, como buena familia musical que son.

- "She walked her way down" podría haber sido interpretada perfectamente por The Feeling. Otra de las canciones con más referencias a los sesenta que podemos encontrarnos aquí. Debería haber empezado directamente con el golpe de batería, porque hasta este momento estamos pidiendo a gritos algo más movido, tenemos exceso de medios tiempos.

- La psicodélica "Transit lounge" sí que se aleja completamente ya no del concepto del disco sino de toda la carrera de los Crowded, y lo mejor de todo, es que llega a sobresalir por méritos propios. Inspirada en los largos tiempos que pasan en las salas de tránsito en los aeropuertos (suenan varias megafonías en el tema, la última en español, por cierto), Beth Rowley se apunta unos coros estupendos que marcan los cambios en su estructura. Estupenda pieza, sí señor.

- Aquí llega el momento más débil del disco, "You are the one to make me cry" es una composición pareja a aquel "All I ask" del "Woodface", pero que en la voz de Tim Finn podría dar mejor resultado. Una balada que sobra, un tanto pesada y que en su unicidad no desentonaría, por ejemplo, en cualquier recopilación variada, pero que aquí, con tanto tema lento, queda excesivo.

- Así alcanzamos el final con las personas son como soles, arden por dentro. La canción que debería haber sonado tras la magnífica "Transit lounge". Influenciada en una novela de McEwan, "Saturday", nos acaba asentando en la melancolía general que transmite este gran trabajo de los únicos Crowded House y tampoco resulta tan ñoña como la canción anterior, que deshecharía.

Un trabajo mayúscula para una vuelta que estábamos deseando que se produjera. Cumplidas las expectativas.

8,5/10

Video de "She called up":

viernes, 14 de diciembre de 2007

Seal, Alicia Keys, The Killers, Chambao....

Siguiendo con los comentarios (más que críticas) del Shangay de esta quincena, os adjunto las aparecidas de los últimos lanzamientos de artistas reputados como son los del título de este artículo.

SEAL - SYSTEM



Seal siempre ha dado lo mejor de sí mismo cuando se ha puesto en manos de productores avispados que han sabido sacarle todo el partido. Adamsky y Trevor Horn le ayudaron a ser quien es, aunque ¿quién quiere ser Seal a partir de ahora?. Pues, obviamente, el alter ego masculino de Madonna. Porque Stuart Price produce todo este System siguiendo paso a paso los patrones del famosísimo "Confessions on a dancefloor" (¡incluso hay bases calcadas!). Seal apuesta por la profesionalidad antes que por la imaginación y al menos así nadie te puede poner pegas ante el producto que presentas.

3/5 estrellas.

La autora de esta crítica, una tal Melanie Trigueros, se habrá quedado tan ancha escribiéndola. ¿Le acusa de falto de imaginación y copión y aún así le da 3 estrellas? No sé, a mí que me lo expliquen.
Creo que ni Seal ni Stuart Price son conscientes del mal casi irreversible que les puede traer a su carrera este "System".
Cuando te juntas con el productorcillo de moda, como es Stuart, esperas que los dos ahonden en un sonido conjunto que no sea ni lo que define a uno ni a otro, pero es que este disco suena tanto al "Confessions... " de Madonna que provoca bochorno.
Así, se ha demostrado que Seal se deja llevar por las modas sin ningún tipo de pudor y que Stuart Price no sabe hacer otra cosa, evidencia de su limitación.
Reitero, cuánto daño provocarán en sus currículums sin poder evitarlo.

THE KILLERS - SAWDUST



Brandon Flowers y sus chicos han decidido recopilar todas las rarezas que han encontrado, sin importar su aportación al legado musical que buscan crear. Con esa actitud, no es de extrañar que el resultado sea una carretera llena de subidas y de bajadas. El comienzo con "Tranquilize", dúo atmosférico con Lou Reed, predice una apoteosis que no acaba de llegar (sólo se ven destellos con "Show your how" o la mágica "Sweet talk"), ni con los covers que se marcan de "Shadowplay" y "Romeo and Juliet". ¡Menos mal que han incluído la fabulosa versión de "Mr. Brightside" de Jacques Lu Cont!.

3/5 estrellas

Del nuevo disco de The Killers poco puedo decir, todavía estoy saboreando el "Sam's town", pero el tema "Tranquilize" me pareció notable, realmente de sus mejores.
Aquí el video:




ALICIA KEYS - AS I AM



Iba para sucesora de Roberta Flack, aunque su tercer álbum confirma que viene a ser al soul lo que Celine Dion al pop. Su nuevo disco es un pastiche sin apenas alma que simplemente servirá para alimentar el show a lo Broadway que presentará en 2008. Y menos a Alicia Keys suena a cualquier cosa porque ¿acaso "No one" no recuerda a la Sade de "Lovers rock"? ¿No es "Like you'll never see me again" un plagio de las baladas del Prince ochentero? Lo más divertido es ponerse a buscar referentes tema por tema porque, si no, el bostezo está asegurado.

2/5 Estrellas

Vamos, que el disco es tan original como la portada (no lo dije, pero la de The Killers es cojonuda), a mí Alicia Keys ni me va ni me viene, pero me alegra como se liquidan a estos artistas del mainstream comprobando que a veces el talento está sobreestimado.


CHAMBAO - CON OTRO AIRE



La Mari se ha quedado sola al frente de Chambao y, por supuesto, ha sabido tirar del carro. Para demostrarlo, lanza este disco, que viene además acompañado por su correspondiente DVD. En "Con otro aire", el sonido de La Mari se vuelve más étnico y más personal, abandonando ya de una vez por todas la etiqueta de flamenco chill, porque ahora hay mucho más en ella. Sin embargo, su música a estas alturas suena algo manida y, aunque hay temas que llegan, el buenrollismo musical restante pasa sin que le prestes apenas atención.

2 1/2 / 5 estrellas.

El nuevo single de Chambao suena bien, pero es cierto que el buenrollismo llega a ser cansino...

SPUNKY - UN NUEVO FINAL



Por fin Spunky, conocida segunda voz de Fangoria que siempre les acompaña en los conciertos, se decide a deleitarnos con un disco en español, dejarse las extravagancias varias con esos albums en inglés intentando ser Dave Gahan y demostrando que puede llegar al público con unas letras sencillas, unas melodías chulas y unos estribillos adherentes.

Este disco, "Un nuevo final" se ha publicado a finales de Noviembre y pedimos fervorosamente que si a alguien le ha gustado el disco, se haga con una copia, que aunque no sea muy fácil encontrarlo en las tiendas, en alguna un poco más grande o un poco más independiente seguro que lo hay.

En la revista Shangay aparece una crítica del disco:

3 1/2 de 5:

En su nuevo álbum, Rafa "Spunky" se abandona por completo al tecno-pop melodramático y de poso ochentero y confirma, una vez más, que es un género en el que se mueve como pez en el agua. No faltan colaboraciones como las de Nacho Canut en algunas letras ni versiones como las que se marca de "No es el final", de Alaska y Dinarama, guiños que evidencias sus vínculos con Fangoria. Aunque aquí el protagonista es él, que se luce cantando en castellano y defendiendo temas con estribillos tan logrados como los de "No te puedo olvidar" o "Saber de ti".

El video de "Saber de ti", en donde Rafa aparece muy cambiado, aunque en el youtube sus "fans" siguen diciendo que esté como un queso. Recordemos que es un ídolo de masas en la escena "bear".




Tracklist:

1. Saber de ti
2. No te puedo olvidar
3. No es fácil
4. Más triste es ser como tú
5. Nada que perder
6. No es el final
7. Entre tú y yo
8. Digas lo que digas
9. Traición
10. Un nuevo final

miércoles, 12 de diciembre de 2007

- Los mejores 50 albums del 2007 - según la revista Q

Como todos los años a estas alturas, empiezan a salir estas interesantes listas que recopilan lo más florido y granado del año que está a puntito de acabarse.

Una serie de "expertos" sin ánimo de lucro (debería ir esto también entre comillas??) han elaborado el ranking de los rankings, los 50 mejores discos editados este año, por supuesto, ignorando los interpretados en castellano, recordemos que Q es una revista británica y bastante tienen con estar al día con lo que se publica en inglés.

Ahí va el resultado:

50. Stereophonics "Pull the pin"
49. Jamie T "Panic prevention"
48. Justice "(cross)"
47. Kate Nash "Made of bricks"
46. Sigur Rós "Hvarf-Heim"
45. Lucinda Williams "West"
44. Gogol Bordello "Super tarantal"
43. Patrick Watson "Close to paradise"
42. The Enemy "We'll live and die in these towns"
41. Keren Ann "Keren Ann"
40. Field Music "Tones of town"
39. Joni Mitchell "Shine"
38. Fall out boy "Infinity on high"
37. Robyn "Robyn"
36. Common "Finding forever"
35. Hard-Fi "Once upon a time in the west"
34. M.I.A. "Kala"
33. Neil Young "Chrome dreams II"
32. Klaxons "Myths of the near future"
31. Soulsavers "It's not how far you fall, it's the way you land"
30. The National "Boxer"
29. Roisin Murphy "Overpowered"
28. The Decemberists "The crane wife"
27. Ryan Adams "Easy tiger"
26. Beirut "The Flying Club Cup"
25. Spoon "Ga ga ga ga ga"
24. PJ Harvey "White chalk"
23. Bright Eyes "Cassadaga"
22. The Coral "Roots & Echoes"
21. Cold War Kids "Robbers & Cowards"
20. The Rumble Strips "Girls and weather"
19. Björk "Volta"
18. LCD Soundsystem "Sound of silver"
17. Rilo Kiley "Under the blacklight"
16. Manic Street Preachers "Send away the tigers"
15. Interpol "Our love to admire"
14. Cherry Ghost "Thirst for romance"
13. Kaiser Chiefs "Yours truly, angry mob"
12. Foo Fighters "Echoes, silence, patience & grace"
11. Modest Mouse "We were dead before the ship even sank"
10. Rufus Wainwright "Release the stars"
09. The Hold Steady "Boys and girls in America"
08. The Shins "Wincing the night away"
07. Kings of Leon "Because of the times"
06. Bruce Springsteen "Magic"
05. The Good, tha Bad & The Queen "The good, the bad & the Queen"
04. Radiohead "In rainbows"
03. Arctic Monkeys "Favourite worst nightmare"
02. The White Stripes "Icky thump"
01. Arcade Fire "Neon Bible"


Así, a ojo, vemos que los británicos se miran mucho al ombligo, casi el 80% de la lista son artistas del Reino Unido, aunque hayan acabado encumbrando a unos canadienses.
Con estas listas ya sabemos que todo es muy subjetivo, no estoy diciendo nada nuevo, lo sé, pero es curioso comprobar como en algunos medios han vapuleado los últimos trabajos de Damon Albarn, Rilo Kiley, Kaiser Chiefs o The Coral y aquí aparecen como las publicaciones imprescindibles del año.

Se extraña por ejemplo el disco del gran Jack Savoretti, que Q tildó de los mejores del año en números anteriores y que aquí no aparece en ningún puesto, como sí aparece el de Stereophonics, que como escaneé en su crítica, tampoco aparecía muy bien parado.

No osbtante, es un buen reflejo de la música de calidad que ha sonado este año, y que recomendamos que para un preciso "update" musical, nos vayamos a estos albums y disfrutemos de esta música, así comprobar que no siempre tiempos pasados fueron mejores.

domingo, 9 de diciembre de 2007

HOT HOT HEAT - HAPPINESS LTD.


Hot Hot Heat, que aquí en España sonaron algo con su anterior album, "Elevator" y esa canción resultona como era "Middle of nowhere" han sacado otro disco, que no parece haber conectado con la prensa especializada. No acaban de despuntar, a este paso.

Aparecido en rockdelux, David Saavedra:


Comencemos rompiendo mitos. Ni "Make up the breakdown" (2002) era tan bueno ni "Elevator" (2005) era tan malo, pero, aquí habrá un consenso. "Happiness Ltd." es el gran bajón en la trayectoria de Hot Hot Heat. Bueno, salvo para la gente que se alegre de que los canadienses hayan apostado por productores de rock ultra mainstream como Rob Cavallo, Butch Walker y el olvidado Tim Palmer para sonar a todo trapo y mirarse en el espejo de The Killers. Los dos primeros temas, "Happiness Ltd." y "Let me in", entran como un elefante en una cacharrería, con grandilocuencia, épica de MTV y, en el segundo csao, un tufo de emo superficial a lo My Chemical Romance. La chispa, en la mayoría de los temas, es la ruptura del vocalista Steve Bays con su novia, lo que se traduce en alguna balada sonrojante como "Outta heart" y un bastante tedioso catálogo de tópicos victimistas, aunque alguno tenga gracia (las primeras palabras del disco, sin ir más lejos: "La felicidad es limitada, pero la desdicha no tiene fin"). Lo más curioso es que, no sé si por no tener material suficiente en esta dirección o por miedo a romper completamente con su pasado, junto a este paso adelante dan un paso atrás y regraban "5 times out of 100", aquel tema que se parecía al "The lovecats" de The Cure e incluían en su EP de debut, "Knock knock knock" (2002), además de algún otro de nueva factura que mantiene aquel desenfado juvenil con un actualizado toque new wave (caso de "My best friend", de largo lo mejor del disco). Igual lo suyo sería decirles aquello de "No, not now". Vamos, que así ya no vale. Aunque se hagan ricos y famosos.


Video de "Let me in":

AVRIL LAVIGNE - LET GO - Cualquier cosa menos vulgar



La diminuta Avril Ramona Lavigne contaba 18 años cuando se publicó su disco "Let go". Pasar de largo, nadie pasó de largo. Fue un torbellino mediático que conectó con los adolescentes de medio mundo, gracias a su imagen punk bien definida, su carácter rebelde y su look desaliñado como mandan los cánones del grunge.

Para hablar de este disco lo mejor es dar marcha atrás en el tiempo, rebobinar hasta ese 2002 e ignorar por completo todo lo que pasó después, sobre todo con ese tercer disco publicado este año, "The best damn thing" de calidad mediocre.

Los quinceañeros de entonces, con ganas de gritarles al mundo de lo que eran capaces, vieron en la canadiense Avril un espejo en el que reflejarse.
Actitud desafiante y desvergonzada y canciones que hablan de sentimientos desde una perspectiva impropia de un chavalito rebosante de hormonas.

Así, este disco contenía las piezas imprescindibles para hacerse con su empatía. Desde el single "Complicated", un éxito automático, y sobre todo, ese video-clip quemado por la MTV en el que se observaban las fechorías de Avril y sus amigos en un centro comercial, probándose los desodorantes y asustando a los clientes, hasta esas declaraciones que la niña hacía en público que no dejaban duda de que ella era un icono y que era la mejor, comportamiento éste que se ha ido acrecentando con los años.
Avril amenazaba la estabilidad de los hogares, "escupía" a los fans y a los periodistas y era la mejor vendedora de ese sector económico importante que es el de los chavales de 13 a 20 años.

Este "Let go" dispone de "Complicated", "Sk8er boy" y "I'm with you" para arrasar por donde pase y gracias a esa imagen que vendía, más lejana del intelectualismo que ofrecía Alanis Morissette por entonces y más cercana al post-grunge que aún daba coletazos, la conexión con el público fue exacta.

Aquí nos debatimos entre verdaderos hitos comerciales de sólida calidad, como los singles mencionados y entre canciones de relleno que provocan impulsos irrefrenables de pulsar la tecla de "siguiente".

"Losing grip" es un buen tema de apertura, de influencias más alternativas y que podría asustar a los niños más pijines que luchan con sus propias personalidades adquiridas y que en un momento de esa lucha se vieron empatizados con "Complicated".
La lástima es que la dureza y consistencia que derrocha "Losing grip" no se repita en ningún otro corte.
Las canciones producidas y co-escritas por The Matrix son indudablemente, las que más gancho tienen. "Complicated", envidiablemente elaborada (de otra manera la canción no deja de ser mucho más que corriente), "Sk8er boy", todo un himno para sus fans o la preciosa y genialmente interpretada "I'm with you", toda una oda para los solitarios, como singles, se suman a las adictivas "Things I'll never say", toda una declaración de intenciones, o "Anything but ordinary" en donde anima a la gente a salirse de las líneas marcadas.

En la parte templada podemos rescatar "Tomorrow", no así su letra, o "Naked", pero no podemos evitar pensar que "Mobile", "Unwanted" o la aburrida "Too much to ask" no hacen más que rellenar los huecos que los grandes hits han dejado, a pesar de los esfuerzos vocales de Avril en sus composiciones (todos los temas tienen su granito de arena, la niña es todo un genio).

Salvando la mitad de las canciones, el resto las podemos dejar marchar, efectivamente.

6/10

Video de "I'm with you":

sábado, 8 de diciembre de 2007

RILO KILEY - UNDER THE BLACKLIGHT


Transcribo una crítica pelín negativa del nuevo disco de Rilo Kiley aparecida en Rockdelux y escrita por David S. Mordoh.

El tercer álbum de Rilo Kiley, y primero tras el divorcio con Saddle Creek, "More adventurous" (2004), perdía algo del fuelle asilvestrado country, pero, gracias a la permanencia de Mike Mogis produciendo, ganaba en prestancia. Era diverso y divertido, como una comedia bien resuelta. Tres años después aparece "Under the blacklight". Demasiada espera para tan liviano bagaje. Avisados estábamos además con la bajada de nivel de "Rabbit Fur Coat", el disco de Jenny Lewis junto a The Watson Twins, así que lo máximo que se puede decir de él en clave positiva - y a duras penas - es que "Dreamworld", "Smoke detector" y "The angels hung around" servirían como piezas de relleno en cualquier colección de Fleetwood Mac de hace treinta años, y que Jenny no canta mal: sin embargo, no basta sólo con eso. El incoveniente es que nada más empezar en "Silver lining" nos damos de morros con la tonada de "My sweet lord" de George Harrison. Que "The moneymaker" es un paradigma de rock aguerrido infumable. Que "Breakin' up" es pop sosísimo completamente desfasado del concepto de pop actualmente vigente (más o menos como Eurovisión de M.I.A.). Que la concesión hispana de "Déjalo" va a parar la fómula Gloria Estefan. Y que el arreglo de híbrido funk lento de "15" resulta ineficaz para una voz blanca, por buena que ésta sea.
De haber seguido Mogis -le han sustituido Jason Lader, más enfocado a lo digital sintético, y Mike Elizondo, de entorno rap-, otro gallo -más de granja y menos de KFC - hubiera cantado. Eso sí, ahora Rilo Kiley ya han descendido el peldaño necesario para copar las listas de Billboard.

Video para "The moneymaker", una canción que a mí sí me gusta, por cierto:

HEATHER NOVA - REDBIRD - La ilusión de volar



Tener un hijo cambia completamente a las personas, sensibilizándolas y haciéndolas más conscientes del mundo que les rodea.
Son muchas las artistas femeninas que al convertirse en madres, encuentran una motivación intensa en este hecho a la hora de escribir nuevas canciones. Mujeres como Andrea Echeverri (de Aterciopelados) hasta Madonna han sucumbido creativamente y han dedicado discos enteros o piezas concretas a sus retoños y sus nuevas vidas.
Así, Heather Nova en "Redbird" su octavo disco, reconoce que el nacimiento del pequeño Sebastian le ha otorgado nuevas perspectivas compositivas, y esto se plasma en algunas canciones, muy sutilmente, provocando que al menos no nos encontramos ante un disco pastelazo de una madre que ha escrito nanas a sus pequeños (como lo que realizó la colombiana Andrea Echeverri).

Este detalle es importante para entender el concepto de "Redbird", repleto de alegorías a la vida, a la sexualidad y a la esperanza, contando historias de personajes desaparecidos y resurgimientos personales.

El album está producido por Felix Tod, el marido de la guapa Heather Nova que por cierto ya ha cumplido los 40 años, excepto el primer corte, "Welcome", que fue el primer single.
"Welcome" es una canción producida por el conjunto The Matrix, responsables de entre otros del éxito de Avril Lavigne y escrita a medias con Danny Campbell y Dido Armstrong (sí, la misma Dido).
Su sonido y en general todo su contexto se aleja bastante del acariciante sonido del resto del disco, marcando un punto y aparte en lo que se nos quiere presentar con "Redbird".
Como primer y único triste single del album, tenía un gancho para funcionar en las ondas, sobre todo por el respaldo de los colaboradores que hay detrás, pero es una canción bastante hueca, insulsa y fría. Una bienvenida que no desagrada, pero que nos deja más bien tensos.

Menos mal que cambiamos de dirección con la preciosa "I miss my sky", tema inspirado en Amelia Earhart, una de las pioneras de la aviación a principios del siglo XX, que desapareció allá por el 1937 en una isla del centro del Pacífico mientras intentaba dar la vuelta al mundo por la línea del Ecuador y se dió por fallecida en 1939.
Las leyendas apuntan a que sobrevivió en una isla y que vivió allí un largo tiempo, pero que nadie la volvió a encontrar ni a saber nada más de ella.
Una historia interesante detrás de este nombre, que vale la pena hojear:

http://es.wikipedia.org/wiki/Amelia_Earhart

Heather quiso retratar en este tema cómo sería la vida de Amelia en esta isla, abandonada a su propia suerte, así crea imágenes detallistas en extractos como "I bury myself in the leaves to sleep" y "The sound of the ocean is not a plane".
Todo esto musicalmente aderezado con un sonido folk ligero y un violin sinuoso que acompaña la voz acariciadora de Heather.
El resto del disco acompaña este estilo folk, que es lo que mejor se le da a Heather, no el pop artificioso que suena en "Welcome". Piezas como la acústica "Singing you through" a lo Tracy Chapman, la rotunda "Redbird" a lo Sarah McLachlan o "Done drifting" a lo Shawn Colvin, demuestran que Heather está en la liga que merece estar, el de las grandes compositoras norteamericanas.

Interpretivamente, el timbre de soprano que le gusta lucir a la cantante de las Bermudas, suena mejor que nunca en "A way to live" o en "Motherland".
Es en estos cortes más folkies donde el disco sobresale, el resto del disco pretende dar variedad con más pena que gloria.
Así, cuando quiere sonar más rockera en "Overturned" no convence o cuando versiona a Chris Isaak en su "Wicked game" nos deja indiferentes.

En su concepto, entendemos que quisieran buscar un gran primer single con "Welcome", que como he dicho, no deja de ser una canción mediocre (que lleve la firma de Dido no la hace grande) pero gracias que el resto no sigue la estructura y los que la intentan simular, se hunden junto a ella.

7/10

Video para "Done drifting":

miércoles, 5 de diciembre de 2007

DAMIEN DEMPSEY - TO HELL OR BARBADOS - Un viaje de placer hacia el infierno



Damien espera a su chica en la estación, ella se acerca con una sonrisa en su cara y él rememora en "Summer's in my heart" este momento, repitiendo en su parte final una y otra vez "You and me we're always gonna be together", mientras la música se intensifica, la gaíta se retuerce y la instrumentación te devora el alma.
La pasión con la que canta Damien sus propias composiciones es desmedida, así como la gran variedad de sus registros, lo que le convierte en uno de los intérpretes más sobresalientes del panorama musical actual.
Irremediablemente, su fama se limita a las fronteras de su Irlanda natal, pero el gran Damo, como le llaman sus fans, tiene talento y capacidad para poder llegar a ser una estrella mundial, pero su aspecto campechano y su carácter introvertido le ha llevado a destacarse en Irlanda, el país donde vive, donde actúa y donde se siente agusto y no tiene necesidad de ir más lejos. Algo que le dignifica, pero repetimos, tiene talento para ser una figura enorme.

"To hell or Barbados" es su cuarto album, el título proviene del libro de su compatriota Sean O'Callaghan 'To Hell or Barbados: The Ethnic Cleansing of Ireland', que relata la historia de los 50,000 irlandeses que fueron enviados como esclavos a las Barbados durante la conquista de Oliver Cromwell.

La gran variedad de ritmos de este album es un aliciente para imaginar que estamos ante un recopilatorio variado que nos han grabado, pero que está interpretado por la misma persona. Así confirmamos lo que antes apuntaba, la gran variedad de registros del señor Dempsey.

El viaje a las Barbados comienza con "Maasai", título que ya provoca lo que nos vamos a encontrar, un canto con reminiscencias indias donde Damien se supera vocalmente, teniendo en cuenta la dificultad de la interpretación y la empresa que se ha convencido realizar. Un himno potente que nos traslada a parajes indígenas y que nos deja conmocionados, en shock.
"Killburn stroll" y "How strange" forman un dúo emocional cogidos de la mano, de matices acútiscos, la primera más delicada y la segunda una oda ante la humanidad de "algunas personas", algo que como él reconoce, resulta extraño encontrar.
"Chase the light" es una de las destacadas del álbum, con aires de folk irlandés con explosión instrumental final, una melodía acariciadora y con mucho EMO.
"Your pretty smile", que fue el primer single, vuelve a experimentar con sonidos más étnicos, esta vez viajando a Jamaica, un aire suave reggae y un estribillo pegajoso como chicle barato en un ritmo alegre y revitalizador. La mención en esta canción a varias actrices como Brigitte Bardot o Marilyn Monroe es llamativa, porque no se aprecia en absoluto . Esto es debido a que el inglés con acento irlandés de Damien a veces suena ininteligible y no sabemos si está cantando en inglés o en arameo, ciertamente.
"Serious", el tema que habla sobre el abuso de las drogas, es otra pieza curiosa, mirando más para sonidos indies británicos, donde Damien parlotea con voz grave simulando una coversación y en estribillo se realza con portentoso timbre "Seious, I'm afraid there's a devil in the shade". Sublime final acompañado con violines donde parece que pide ayuda a las fuerzas celestiales, abandonado por los recursos terrenales: "Angel, come and save me".
"Teachers" es otro homenaje al sonido de Bob Marley, donde frivoliza sobre el estado educacional en general "We've got teachers at school, some are wise and some are fool" o "Teachers are teaching or preaching to me??". Damien aquí nos enseña una nueva aptitud de sus variados registros. Profundizamos en las Barbados.
Después la balada por excelencia, "Summer's in my heart", preciosa, profunda y perfecta.
La canción que da título al disco, "To hell or Barbados", toma sus orígenes del "How strange", otra interpretación soberbia con una subida agonizante y un golpeteo final de los siete minutos que invitan a la relfexión.
"City" vuelve a explorar nuevos terrenos, esta vez africanos, una canción maravillosa, con un sonido muy rico. Otra pieza de más de siete minutos que nos recuerda a composiciones de Pink Floyd. Una vez más la voz de Damien, alcanzando notas altísimas, vuelve a ser apabullante.
El disco acaba con "I don't care", la canción más uptempo del disco, con aires de rock punk y dejándonos con buen sabor de boca.

Yo personalmente, hubiera preferido que el disco acabara con "To hell or Barbados", la disposición de las canciones no es del todo de mi agrado. Es una obra que dentro de los varios estilos que perfila, tiene un aire ensoñador triste y un mensaje profundo, así que acabar con esta pieza hubiera sido el mejor remate.

La edición especial de este disco incluye varias canciones más que no desmerecen de las del disco y que ávidamente recomiendo. Un viaje a las Barbados que en ningún momento resulta infernal, pero sí nos advierte que la vida a veces es un plato agridulce.

9,5/10

lunes, 3 de diciembre de 2007

BRUCE SPRINGSTEEN - MAGIC



De una novedad como Beirut a un dinosaurio como es El Jefe. El señor Springsteen vuelve a desplegar su arte en uno de los mejores discos de su carrera. No hay duda de que es todo un genio.

Rockdelux:

Lo ha vuelto a hacer. Cogió el toro por los cuernos y se propuso firmar de nuevo un "The River" (80), un "Born in the U.S.A" (84). Y ha repetido todos los viejos y bien conocidos trucos. Y ha puesto su cara en la portada junto a la palabra "magia". Pero en vez de caer en la versión recalentada de sí mismo, ha creado un disco dignísimo, inexplicablemente adictivo. Chapó, señor Springsteen. Por un lado están las letras. Básicamente, el hombre ama su país, pero su país se ha vuelto un lugar que no comprende, y canta con amargura incendiada y un montón de símbolos de un pueblo hipnotizado, insensible, torpe y enviado a la guerra. Así, las relaciones sentimentales, su tema por antonomasia, aparecen de refilón y si acaso para dar pie al desencanto político-social.
Y la música, ay, la música... Es la E. Street Band de los años ochenta, la más AOR. Ayuda y mucho la estructura anunciada de las composiciones, con estrofas con testosterona, estribillos de himno y puentes con los solos-de-siempre de Steven van Zandt (guitarra) y Clarence Clemons (saxo tenor). Algunas canciones del centro del CD transpiran aire fresco, aunque en general abundan las autocitas ("Livin' in the future", una nueva "Tenth avenue Freeze-Out"), que debería reducir el album a la caricatura, algo en lo que participa la producción ultraprofesional de Brendan O'Brien.
Pero, ¿qué pasa?. Pues que no, que en vez de caer en el topicazo reproduce el paradigma, que suena creíble y como recién inventado, que de repente todo funciona.
Pasa que lo ha vuelto a hacer.

El video de "Long walk home":

BEIRUT - THE FLYING CLUB CUP



Os dejo la crítica del disco de Beirut, el proyecto de Zach Condon, que me ha parecido uno de los descubrimientos del año.

Rockdelux:

Un jovencísimo Zach Condon descolocó a propios y extraños el año pasado con "Gulag orkestar", el debut de Beirut. Su imaginativo y romántico cancionero, inspirado por los sonidos de las fanfarrias balcánicas, dejaba entrever, a pesar del talante lofi de la producción, que estábamos ante un artista especial. Es una sensación que se confirma con el mucho más elaborado "The flying club cup", un disco grabado entre su ciudad natal, Alburquerque, en Nuevo México y el estudio ubicado en la iglesia que Arcade Fire poseen en Quebec. La conexión canadiense se acentúa con la participación destacada de Owen Pallet (Final Fantasy), responsable de los arreglos de cuerda y coautor del tema "Cliquot". Esta es una de las canciones que evidencia el cambio de inspiración operado por Condon. Ahora es la Francia refinada y decadente de Charles Aznavour y del belga Jacques Brel la que guía sus pasos, tal como evidencias los títulos "Nantes", "La banlieue", "Cherbourg" y "Un dernier verre (pour le route)" y las fotos que ilustran el libreto, sacadas de un viejo album encontrado en París. Chanson, vals y musette se cuelan por las rendijas de un temario trabajado minuciosamente junto a un equipo de colaboradores que incluye a su amiga Heather Trost (A Hawk and a Hacksaw).

Aqui un video de Nantes:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...